jue. Ene 24th, 2019

Jarapalos 2011: on the way to…

Grupo de salida en Jarapalos 2011
Grupo de salida en Jarapalos 2011

Con el tiempo he aprendido que en las carreras no es tan importante “terminar” como “terminarlas bien”. Como dice Murakami cuando habla de running, mientras que el dolor es inevitable, el sufrimiento es una opción y, como tal, elegible por el corredor.

Yo, como casi todo el mundo, prefiero no pillarme un dedo con el cajón al cerrarlo: prefiero no sufrir.

Por eso mi primera experiencia en carreras de montaña, en Benaoján, fue un pelín traumática. Sin experiencia previa, el estado final en el que acabaron mis piernas y, con la inscripción de Jarapalos ya hecha, me hizo analizar la ejecución de aquélla y llevarme a plantear ésta de otra forma y es que quería acabar, claro, pero quería acabar bien.

La marca no era importante en este caso, aunque con el referente previo de la Cueva del Gato, el tiempo objetivo lo situé en torno a las 6:30 horas. Me parecía incluso ambicioso, como deben ser los objetivos.

La ejecución desastrosa de Benaoján se basó en el ansia de querer correr toda la carrera, independientemente de su trazado: corrí hacía arriba, corrí hacia abajo, corrí en llano, corrí en senderos, sobre piedras y sobre todos los carriles; mientras que veía a gente andar a buen ritmo que eran sobrepasados por mi ignorante arrogancia. Todos, o casi todos, me pasaron en los últimos cinco kilómetros.

Lesson 1 aprendida: no hay que intentar correr todo el tiempo en carreras de montaña.

Mis destrozados cuádriceps casi colapsaron en Benaoján, así que decidí que había que entrenar de manera distinta para esta vez, cosa que hice. En lugar de largas tiradas, decidí repetir cargas medias y meter un par de pruebas exigentes tratadas como entrenamientos. En 9 días, de sábado a domingo, hice unos 90 kilómetros repartidos en dos salidas de media maratón, una prueba de ascenso exigente a la que añadí por mi cuenta unos cuantos kilómetros para completar otra media maratón, series de kilómetro al día siguiente, natación más running el jueves para probar las Cascadia que usaría en Jarapalos y, por fin, la media maratón de Granada el domingo estrenando también calzado, todo trufado de unos cuantos kilómetros de fondo en piscina. Esa carga continuada en la semana previa a la prueba me dio una terrible confianza en mis piernas que, aun así, se quejaron dolorosamente a dos kilómetros de la llegada.

De esta forma, la carrera la planteé de forma muy conservadora, muy conservadora, lo que no me evitó las penitencias del ascenso a “La bola”, en el kilómetro 23 y el bucle anterior al kilómetro 30, también de extrema dureza ascendente tras una bajada técnica que, como las anteriores, no supe hacer en condiciones.

Alcancé el pantagruélico avituallamiento del kilómetro 30 en 4:30 horas, lo que me ponía el final de la carrera muy cerca de las 5:30 horas para mi sorpresa pero, sobre todo, con una magnífica sensación de que podría correr, sí correr, los últimos doce kilómetros: me acercaba al cumplimiento íntegro del objetivo.
Me lancé cuesta abajo a este último tramo por carriles muy anchos aunque algo incómodos, con mucha piedra suelta y adelantando a varios corredores con mi minimalista técnica del paso corto y cadencia máxima, fuese subiendo o bajando. Muy efectiva, aunque tengo hoy los metatarsos bastante doloridos.

Conforme me acercaba al final de la carrera y veía que podía seguir corriendo, me alegraba más de haber hecho el planteamiento de esta manera y en los últimos 500 metros, con un menos seis horas asegurado, el sentimiento era de euforia: cosas de la droga endórfica.

La Lesson 2 es: aprende a bajar y sigue mejorando la fuerza en la piernas, te harán falta para la siguiente carrera.

En el plano social, fue una alegría volver a encontrarme con Andrés y Kay Puentes que, pasando un duro momento, decidieron hacer también esta carrera. Allí estaban, además, unos CualQuieras, gente de Granada principalmente a la que he conocido en Facebook y con la que cada vez me encuentro más a gusto dentro y fuera de la red.

Todo esto es parte de un objetivo más ambicioso de acercamiento al ultra-running, porque tanto Benaoján como Jarapalos lo que querían ser eran entrenamientos para los 101 km de Ronda y todo junto para la desértica de Los Monegros allá por julio de 2012. Así que no hemos hecho más que empezar.

Previa a la salida de Jarapalos
Previa a la salida de Jarapalos, con la gente de Granada Trail

16 thoughts on “Jarapalos 2011: on the way to…

    1. Antonio, qué majo eres por pasar, muchas gracias.
      Esto de comentar en los blogs se ha quedado para los clásicos de la web, ¿verdad?.
      Después de probar la distancia en su dos versiones, asfáltica y montañera, creo que ésta es la verdadera, la que nos acerca más a lo que alguna vez fuímos. Pero son incomparables las versiones, no tiene nada que ver una y otra. Has de probar la dos.

  1. Despues de leer detenidamente tu entrada al blog, me pregunto que la media maratón es un simple peldañito pequeñito para ti … desde aqui te estaremos apoyando … y en la media maraton de Córdoba mucho me temo que desde la distancia tambien. Tus metas son impresionantes, mucho animo para conseguirlas…

    1. Todo suma Juan, pero no es pequeño. Son escalones que hay que subir y el segundo es imposible sin haber subido el primero. Hay que estar ahí corriéndola y si no puede ser este año, será el que viene. Te agradeceré el apoyo y el pasar por aquí más. Un abrazo

  2. Mi devoción a tu forma de escribir y transmitir. Enhorabuena por tu reto, sobresaliente. Ya tengo ganas de estar a vuestro nivel para poder ir al lado. Sigue así Pepe

    1. Exageras!!! Lo que pasa es que tú también eres adicto al sistema métrico decimal y por eso te mola leer sobre esto 🙂
      La vida sin pasión no es vida.

    1. Gracias Santi. Para mí es puro lujo poder tener este espacio a vuestra altura para compartir y debatir. He aprendido más en estos dos últimos meses que en años de carrera en solitario.
      Nos veremos en Ronda, claro que sí. Es paso obligado hacia Aragón, aunque haya que dar algo de vuelta. Seguiré aprendiendo de ti en cada rato que pueda.
      Un abrazo

  3. Un pasote de crónica! Murakami estaría orgulloso en ambos aspectos, literario y deportivo. Los beginers que soñamos con trotar montañas te damos las gracias por la parte instructiva, aunque nos conocimos en la media de Granada me encantaria poder correr algún dia unos km pedregosos contigo, seguro de no aburrirme. Enhorabuena por vivirlo y contarlo.

    1. Gracias Marrón :-). Con esto de los nicks, nunca acaba uno de ponerle cara a todos los cualquieras. A mí me flipan vuestras salidas granadinas. Si alguna vez pudiese, no dudaría en engancharme a alguna de ellas con CualQuiera de vosotros. Eso sí que tiene que dar para una crónica!!!
      Contar el viaje es volver a vivirlo, me decía un amigo y los humanos somos los únicos que tenemos esta capacidad de disfrutar (o sufrir) en la evocación, así que es un placer contarlo. Que encima la gente te lea y les guste es ya un vício pecaminoso.
      La comparación con Murakami es ya para nota, pero tengo mejor marca que él en maratón, jejeje.

  4. Enhorabuena Pepe, me ha encantado leer tu crónica, hasta me dan ganas de empezar a darle cañita al “running”, pero como te dije en Twitter, creo que nunca hemos sido buenos compañeros de viaje. Lo dicho, felicidades por las buenas sensaciones en la prueba y a seguir machacando objetivos. Un saludo!!!!!!!!! 🙂

    1. Muchas gracias Javi. Sobre todo por pasar y comentar, que esto ya es un clásico. Seguiré intentado cumplir objetivos, es lo que toca.
      Anímate. Aquí en el blog tienes ejemplos de sobra de que Cualquiera puede hacerlo
      Un abrazo

  5. Me parece una pasada lo que has hecho, lo que ya hiciste y lo que te propones hacer…
    Me alegro mucho por ti y sobre todo sigue con ese ánimo y esa forma de ver las cosas, te llevará muy lejos… no… ya estás muy lejos

    1. Muchas gracias Pachi. Nos tendremos que encontrar pronto en una de éstas. Espero tu mejoría con ansia para que por fin puedas retomar donde dejaste tus objetivos, que también eran ambiciosos.
      Un abrazo y a tope, como dice nuestro amigo David.

  6. Enhorabuena Pepe por tu carrera y por la gran manera de contarla, de analizar tus experiencias para aprender de ellas, tu y nosotros, o eso espero porque al final los burros como yo solo aprendemos cuando sufrimos los errores en carne propia.
    Lo dicho, dais mucha envidia y espero algún día acompañaros a los Q’s más fuertes en carreras de este tipo, aunque sea “cubriendo la retaguardia”.

    1. Los burros somos “asín”, Dominguero: sólo aprendemos a palazos. Ni leer ni que nos aconsejen nos sirve de nada. A ver si es verdad que podemos echar una parrafada y tirada de monte cuanto antes.
      Gracias por pasar y un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.