Vie. Mar 5th, 2021

El drop, la nueva palabra mágica.

De un tiempo a esta parte, el drop se ha convertido en la nueva palabra mágica en las tiendas de running y en los foros de zapatillas. Si bien hasta hace nada las palabras mágicas eran la pronación y la amortiguación,  ahora estas han sido desbancadas claramente por el drop. Hablar de drop es más cool, de más actualidad.

Mucha culpa de ello la tiene la corriente barefoot y minimalista, que aunque muchos siguen empeñados en tildar de moda pasajera, lo cierto es que está cambiando por completo el diseño general de las zapatillas de running. Los drops que hay ahora son de media la mitad que hace muy pocos años. Incluso abanderados del calzado amortiguado como el sujeto del que hablaremos más abajo, recomiendan ya drops de hasta 4 y 6 mm, algo totalmente impensable hace sólo 2 años.

Este nuevo término ( no es nuevo ni mucho menos, aunque para la mayoría de corredores principiantes si) supone un nuevo y amplio abanico de posibilidades a la hora de elegir qué zapatilla comprar. Incluso como muchos defienden, no hay por qué elegir, te compras 2 o 3 pares de distintos drops y las vas alternando. Así hay más diversión (y más negocio claro). Pero para otros, la mayoría, supone una nueva variable que contribuye a  marear, confundir y hacer dudar aún más al sufrido corredor a la hora de decidir qué le conviene para correr.

La otra noche  me enviaron un nuevo artículo publicado en la web foroatletismo.com. Tengo que reconocer que no suelo visitar esa web, por cuestiones de tiempo, y cuando veo que alguien me manda algún artículo me echo a temblar… Y si encima  me dice que lo ha escrito Ulrich, señor al que le he leído algunas perlas tan tremendas como esta titulada, Me encanta tener razón, ya se que no voy a tener más remedio que leerlo y procurar contenerme.

Drop: medida de la diferencia de altura entre el talón y la pare delantera.
Drop: medida de la diferencia de altura entre el talón y la parte de apoyo delantera.

El artículo en cuestión, como no, trata del drop, la última tendencia en calzado de running e intenta responder la que ahora de repente parece la pregunta del millón, qué drop elegir o la importancia del drop.  Tras leerlo (reconozco que me costó mucho avanzar porque leer sobre la tecnología que le ponen al calzado me aburre sobremanera) pensé inmediatamente en el cacao que tienen que tener muchos corredores.  Si ya era difícil dar con tu zapatilla cuando entrabas en una tienda, ahora todavía un poco más. Es el típico artículo que en lugar de aclarar confunde aún más, y logra que al final la gente vaya probando zapatillas casi al azar hasta dar con alguna que les resulte amable. Tampoco dudo que haya a quién le ayude y le aclare las cosas, de todo tiene que haber.

Para mi este artículo, a pesar de habérmelo enviado un amigo, hubiera pasado desapercibido si sólo hubiera hablado de drop. Lo habría leído por cortesía a este amigo, pero jamás lo habría compartido o comentado en Twitter. Que cada uno corra o recomiende correr como quiera y con lo que quiera, faltaría más. Pero un párrafo concreto me animó a compartirlo, llamando además ignorante a su autor. Reconozco que fue un calentón, pero es que derrocha ignorancia respecto al barefoot, a pesar de llegar a recomendar drops de 4 mm. El párrafo es este:

En ningún caso estoy hablando de barefoot ya que , me digan lo que me digan, correr sin amortiguación es una atrocidad mayúscula sin base científica alguna. Quien quiera discutir que me traiga a un podólogo, entrenador de prestigio titulado o biomecánico que lo avale (películas de indios que corren descalzos a 10.000 kilómetros de aquí no, por favor).

Y le llamo ignorante (significado: que desconoce algún asunto) porque ignora o desconoce que existe base científica, y mucha. Porque ignora o desconoce que hay podólogos, entrenadores de prestigio titulados y biomecánicos que lo avalan. Y porque ignora o desconoce que lo de los indios no son películas, si no que son de carne y hueso y llevan un mes corriendo carreras ultras por montaña en España, invitados, y siendo respetados y admirados por todos los corredores con los que coinciden. Porque ignora o desconoce que muchos españoles y europeos  también corren a diario sin amortiguación. Puede decir una opinión, todas son respetables, pero este párrafo no es una opinión, es una afirmación y no es cierta. Por lo tanto, o lo ignora o miente, y yo que soy muy bien pensado y educado, quiero pensar que lo ignora.

 

 

Lo que transmiten este tipo de artículos, en mi opinión, es que cada persona corre de una manera y ante eso nada se puede hacer.  Tu corres como corres y punto. Y como eso no lo puedes cambiar (¡donde vas con 40 años a querer aprender ahora!), busca unas zapatillas que se adapten a tu manera de correr y no se hable más. Prueba zapatillas, cuantas más mejor, y elige. Si no te encuentras cómodo, si te duele o se te sobrecarga algo, busca otra zapatilla que varíe en algo con respecto a la anterior (en este caso el drop), y déjate aconsejar por los expertos de las tiendas (ellos conocen el producto mejor que nadie).  Ya darás con la tuya. Y si no, las mezclas y las alternas.  Yo entiendo que este método le funcione a mucha gente,  es evidente que lo hace. Pero también es evidente que en muchos otros casos no funciona y acaba aburriendo hasta el punto de tener que dejar de correr.

Cada persona es ella y sus circunstancias, eso está claro,  y mucha gente irá más cómoda llevando más o menos drop y más o menos amortiguación. Esto es algo que depende de tantísimas cosas que es imposible determinarlo a priori. Una cosa está clara, nadie nace calzado y por lo tanto el calzado es extraño para el cuerpo, para nuestra anatomía e influye en nuestro movimiento. Eso nadie puede negarlo. Por lo tanto, cuanto más consigamos que pase desapercibido menos nos afectará,  para bien o para mal. Esa es la cuestión.

 

Que cada uno use lo que quiera.

A los que defendemos que para correr más y lesionarse menos es mejor aprender a usar nuestros sistemas naturales de amortiguación y aprender a movernos de manera más natural, se nos tacha muchas veces de radicales y extremistas.  Se nos acusa muy a menudo de querer imponer a todo el mundo el uso de zapatillas sin drop o el correr descalzo. Es una acusación que me cansa bastante y me recuerda a lo que suele pasar con los dos partidos políticos mayoritarios en España: si criticas a uno inmediatamente te acusan de ser del otro y querer imponerlo, y al revés. Y eso no es así. No siempre.

Lo que defendemos nosotros, o al menos yo, es muy claro: si corres, estás satisfecho con tu rendimiento y sensaciones, y no estás lesionado, NO CAMBIES NADA. Ni de drop ni de zapatillas. No te dejes liar por las tendencias, modas o lo que haga tu vecino y sigue corriendo. Tu a lo tuyo.

Pero si eres principiante, quieres empezar a correr, te lesionas a menudo o no está contento con tus sensaciones y/o rendimiento, OLVÍDATE del drop, de la amortiguación, de la  pronación, de los geles de absorción y de todo lo demás. Coge las primeras zapatillas que tengas, a ser posible las más antiguas y más usadas y presta atención a estas cosas:

Fortalece la musculatura que vas a usar al correr, antes de correr. Realiza sentadillas, salta a la comba, expande y mueve los dedos de los pies, ponte a la pata coja, salta sobre el sitio con las dos piernas, sube y baja escaleras, etc. Si tuvieras una bici guardada durante años en el trastero y de repente quisieras usarla, primero tendrías que engrasarla, ajustarla, inflarle las ruedas, regularle los cambios, los frenos, etc. A nadie se le ocurriría cogerla tal cual del trastero y salirse a la carretera a tragar kms.  Pues con  correr pasa lo mismo. Es como si llevaras en el trastero oxidándote toda tu vida, incluso aunque ya fueses deportista. Prepárate para correr antes de correr.
Mantén una postura erguida, alinea la espalda con tobillos y cadera. No inclines la cabeza, mira siempre al frente.  Intenta correr sin elevarte, como si tuvieras un techo pegado a la cabeza y no pudieras elevarte nada. No muevas los brazos de lado  a lado. Intenta ir lo más agrupado posible.
Esfuérzate en pisar debajo de ti o lo más cerca posible a ti, manteniendo la espalda recta, sin doblarte. Olvídate de cómo tienes que pisar, si de talón o metatarso. Sólo focaliza en  mantener la postura erguida y no alargar la zancada. El pie acabará pisando como tiene que pisar en cada pisada. Cada pisada es distinta a la anterior.
Aumenta la cadencia y disminuye el ruido. Sea cual sea tu cadencia habitual, esfuérzate en aumentarla. No mucho de golpe, poco a poco, semana a semana. No te obsesiones con un número, simplemente ve aumentando cada semana. Intenta correr haciendo menos ruido.
Entrena con cabeza. Dale tiempo al cuerpo a que se recupere después del estrés causado en cada entrenamiento. Si empiezas de cero tras décadas sin moverte, en pocas semanas correrás sin ahogarte porque cardiovascularmente se progresa rápido. Pero los huesos y articulaciones necesitan más tiempo, meses,  para adaptarse al estrés causado al correr.  Si haces el burro y te lesionas, no culpes al calzado, sea cual sea. La culpa es tuya, por burro.
Usa las zapatillas que te de la gana, pero a ser posible finas o no muy gordas y con espacio para los dedos. Poco a poco, si sigues esforzándote en seguir estar recomendaciones, irás quitándole importancia a las características de las zapatillas.  Te darás cuenta que eres tu el que amortigua y que es tu manera de correr la que protege o daña  a tus articulaciones, huesos y músculos, no el calzado,  sea cual sea. Quién sabe, a lo mejor hasta acabas corriendo sin el..

Esto es lo que recomendamos los fanáticos y bichos raros del minimalismo, a ver si algunos se enteran de una vez. No queremos imponer ningún calzado a nadie ni hacer que todo el mundo se deshaga de el. Tampoco decimos que esto sea una panacea y que si tienes las rodillas destrozadas o la espalda, te desaparezcan todos tus males de repente por correr descalzo o correr sin drop. O que todos tus males sean por llevar zapatillas con drop de 10 mm o de 12. Eso es mentira. Hay gente que corre con zapatillas así estupendamente y otros que corren fatal con minimalistas de 0 drop. Olvídate del tipo de zapatilla y piensa en cómo corres. Simplifica.

Sobre todo esto nos van a hablar distintos expertos este fin de semana en Barcelona, en el II Encuentro Barefoot (www.encuentrobarefoot.com).  Por eso, desde esta web y como promotores de este evento, queremos invitar al autor del post, Fernando Chacón  «Ulrich», a que participe en la mesa redonda que allí tendrá lugar. Allí podrá exponer su postura y sus argumentos, y podrá escuchar a lo expertos que el mismo reclama en su artículo: podólogos, fisioterapeutas, biomecánicos y entrenadores titulados de prestigio. Así podrá formarse una opinión sobre el barefoot basada en información y ciencia, no en creencias.

Y si el no quiere o no puede venir, la invitación incluye a cualquier representante de foroatletismo.com que así lo desee. Ya sea podólogos de los que allí escriben como Jose Antonio Guarnido o Alfonso Martínez Nova (@Podoalf), o responsables de contenidos como Raquel Pradas (@raquelpradas) o Salva Portillo (@salvaportillo) . Si realmente lo que les gusta es correr con salud, que no haya malos rollos entre corredores y ofrecer información diversa a sus lectores, es una oportunidad única para demostrarlo. Todos estaríamos encantados de poder hablar viéndonos las caras, riéndonos y con respeto. Yo el primero. Además enriquecerían mucho el debate.

Así que ya sabéis, os esperamos a todos en Sant Joan Despí el 13 y 14 de junio.

11 thoughts on “El drop, la nueva palabra mágica.

  1. Buen articulo Santi, para mi desgracia yo fui otro de los que no tuvo mas remedio que enzarzarse en la discusion que se monto en el articulo de ullrich, espero que lea este articulo y que si pudiese acuda a la mesa redonda. Saludos desde Irlanda.

  2. Buen artículo!! Es así de fácil, nada de dogmas judeomasonicos. Correr es libertad y cada uno que lo haga como mejor vaya, y si tienes molestias, dolores, crees que puedes mejorar y no sabes como, te aburres de hacer siempre lo mismo, etc etc….. hay más alternativas.

  3. Aqui dejo mi comentario en el muro de un amigo que compartio dicho articulo:

    Yo estaba bastante de acuerdo, pero cuando empece a leer la parte que habla de una tribu y los califica como indios me dejo de gustar, que pasa que los Keniatas corren con zapatillas amortiguadas cuando son pequeños? pues no. ¿ cuanto tiempo hace desde que aparecieron las zapatillas amortiguadas? pues en los 60 ni se conocían y mucho menos había tantos especialistas que intentan ganarse la vida con ello. si que es verdad que hay que tener cuidado y dependiendo del nivel de pronación habría que tratar el problema, pero la pronación es un elemento natural del cuerdo para amortiguar la pisada y no una malformación. Recomiendo las zapatillas minimal pero claro que depende del peso, tecnica de carrera etccc, los KM que le podemos hacer.

  4. No me canso de decir siempre lo mismo. És tan fácil como probarlo! Luego haz lo que te dé la gana, pero antes de opinar, prueba.

    Buen artículo @ssantiruizg!

  5. Estupenda entrada Santi. El movimiento se demuestra andando, y para mí, la mejor prueba a favor del minimalismo es haber recorrido 5.129 km en los últimos 12 meses sin una sola lesión.

    Respaldo tu iniciativa de invitar a quienes quieran conocer de cerca el minimalismo, a partir de la experiencia de quienes lo hemos probado de verdad.

    Mañana estaremos en Sant Joan Despí para compartir con todos vosotros este esperado II Encuentro Barefoot 2014.

    Un abrazo,
    Teodoro

  6. Buenos dias a todos,

    Tras varios artículos leídos en esta página me has animado finalmente a comentarte algo, dada la tolerancia y coherencia de tus comentarios en este artículo y en anteriores.
    Totalmente de acuerdo con tus argumentos sobre las múltiples discusiones que se dan el la webs a favor o en contra del barefood.
    Enhorabuena y espero seguir «recibiendo» tus consejos sobre el barefood; eres toda una inspiración para aquellos que comenzamos hace poco en el barefood.

    Un saludo a ti y a los demás lectores de tu web.

  7. Hola a Santi y a todos los lectores.

    Por alusión, y para que veáis que leo info «amortiguada» y «minimalista» estaría encantado de asistir, participar o lo que se crea oportuno.

    Eso sí, siempre que los debates se inicien con respeto y educación. Si desde un principio se tachan mis ideas, comentarios o aportaciones como «ridículas», y la conversación acaba en alguna mala palabra (yo he pedido perdón a Daniel @dehifisio, como aludido), por supuesto que no participaré en nada.

    Si hay propósito de enmienda, aquí estoy para lo que haga falta.

    Saludos

    1. Hola Alfonso, muchas gracias por contestar y por el ofrecimiento. El evento donde iba hubiera tenido lugar ese debate ya se celebró. Fue el pasado 14 de junio en Sant Joan Despí, cerca de Barcelona.

      Por supuesto que hubieras sido bien recibido y respetado, fueran cuales fuesen tus aportaciones. Por tu comentario te noto aún bastante molesto o resentido por aquella alusión a un post tuyo en foroatletismo el cual califiqué de ridículo. Ya te dije en su momoento que ese adjetivo no tenía nada que ver con tu trabajo ni con tu persona, a la que ni tenía entonces ni tengo aún el gusto de conocer, si no con la tecnología del calzado analizada y los intentos de la misma en dirigir y mejorar la forma de correr. Siento que te lo tomarás como algo personal o dirigido a tu trabajo y esfuerzo. Así te lo dije en su momento por Twitter y te lo repito ahora. También te ofrecí en su momento la posibilidad de escribir en este blog para hablar del tema, ya que los 140 caracteres de twitter dan para lo que dan.

      Te pido disculpas por haberte ofendido, pero te repito y te aseguro que no era a ti ni a tu trabajo. Sin embargo, ese tipo de tecnología usada en el calzado (control de pronación, drop elevados, distintos componentes de las distintas parte de la suela, control de estabilidad, sujeción para el arco, puntera estrecha y elevada, etc.) me parece algo ridículo y contraproducente en la inmensa mayoría de los casos.

      Gracias de nuevo por tu ofrecimiento y ya sabes que tienes este blog a tu disposición cuando lo desees.

      Saludos y seguro que en futuro tendremos alguna ocasión para conocernos y charlar un rato.

      1. Hola a tod@s

        Siento haber contestado tan tarde, no encontré la entrada para hacerlo. Pues si, si de manera pública se califica de ridículo un estudio, no se si lo que se espera es algo bueno o no. Yo creo que es de esperar que la gente se moleste.

        Si lo que se quería criticar es la tecnología de la zapatilla, adelante, pero no se hizo así. Dicho artículo era un resumen de una tesis doctoral, que está disponible para leer, y que conllevó mas de un año de estudio, análisis, encuestas, variables biomecánicas, etc. Que haya una tendencia en correr descalzo, o con sandalias, o zapas minimalistas no quiere decir que el resto de deba acabar, o dejar de estudiar,¿ no ?

        Insto al que quiera a leer la tesis, no desde el punto de «soy un corredor descalzo y todo lo demás no vale», sino desde la comprensión de lo que se lee, en el contexto en el que se lee, etc.

        En el próximo congreso nacional, estaré en una mesa redonda, coincidiendo con Victor Hidalgo, donde cada uno aportaremos nuestra visión del tema y de todo lo que se dice de ello.

        Ya os podrá decir el, que la visión que tengo no es alejada de las cosas buenas de correr descalzo, ni con zapas minimalistas, pero no me creo todo lo que se dice de ello (sería malo si fuera así)

        Conozco pocas cosas en la vida que tengan LA VERDAD, sino diferentes verdades. Yo me hago preguntas sobre todas estas cosas, pero parece, y digo solo parece, que ya tenéis todas las respuestas, y que no se necesita saber nada más …. y eso no casa con la ciencia ni con lo cotidiano.

        Sigo dispuesto a lo que queráis, pero sin la impresión que debo comulgar con ruedas de molino, y por la otra parte no se varía ni un milímetro la posición.

        Salu2

  8. Muy buen artículo.
    Todos cuando comenzamos en esto de correr, pensamos que es lo más fácil del mundo. Yo lo hice y tuve que desistir por periostitis. Se lo achaqué al calzado inadecuado o a algún defecto de mi cuerpo. Nunca se me ocurrió que no sabía correr.
    Años después lo volví a intentar. Compré las mejores Adidas y al poco tiempo lo mismo. Periostitis. Otro abandono.
    Otros años más tarde, hace unos meses, me vuelve a picar el bichito por correr. Busco planes de entrenamiento para sedentarios estrictos, análisis de zapatillas, pronación, supinación, drop y cuanta cosa relacionada. Elegí unas skechers gorun 5 que tienen drop de 8 mm. Al cuarto día de entrenamiento empecé a sentir un poco la tibia.
    Empecé a buscar información de cómo correr, cómo hay que pisar, etc.
    Luego de una pausa de un par de semanas volví al plan de entrenamiento, cuidando mucho la técnica, entrando con el metatarso, pisando debajo y no delante, aumentando la cadencia, acortando la zancada, levantando los talones y elevando la rodilla. Nada de talonear. Obviamente los gemelos sufren, los pies también, pero es cuestión de empezar lentamente.
    El dolor en la zona baja de la tibia no volvió a aparecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.