mié. Feb 19th, 2020

Una semanita más (o menos)

Hoy, como todos los sábados es mi día de descanso deportivo.

Anoche me fuí a la cama bastante agotado, ya que desde el domingo son 6 días seguidos entrenando. Y si a eso le sumo que el fin de semana estuvimos fuera toda la familia con todo lo que eso implica: no dormir en tu cama, cargar coche, descargar, viajar, volver a cargar, descargar, etc…, la verdad es que aunque mentalmente desconectes físicamente es más cansado que quedarte en tu casa. Dónde va a parar.

Ayer terminé mi semana de entrenos con una transición de bici a carrera. No podia disponer de mucho tiempo así que sólo estuve una hora de bici en la que me salieron 30 km clavados y a continuación 10 km de carrera en 50 minutos.
En total esta semana de domingo a viernes: 210 km de bici, 52 de carrera y 2300m de agua. Suficiente para mí.

A pesar de llevar toda la semana dándome caña me encontré bastante bien. Los primeros km de carrera iba un poco cansado pero alrededor del km 7 o así me empecé a encontrar muy bien, con la sensación de que comiendo y bebiendo podría estar así bastante tiempo. Al menos esa es mi sensación. Por lo menos, lo que es mentalizarme, me estoy mentalizando, algo que creo que es súper importante.

Por mucho que uno entrene, durante una carrera de muchas horas llega un momento el que el cuerpo quiere parar. Pero si tu mente dice que no y pasas ese momento, luego vuleves a encontrarte bien y puedes seguir incluso con mejores sensaciones que antes del bache. Yo lo he experimentado, aunque no en carreras tan largas como un ironman. Hasta ahora lo más largo que he hecho fué la Sierra Nevada Límite Road 2009 (202 km 5000+) en la que estuve 8 horas montado en la bicicleta. Pero también ocurre en carreras más cortas. Por ejemplo, el tan famoso «muro» alrededor del km 30-35 del maratón.

En una de las carreras ciclistas más duras que existen, la RAAM, en la que se atraviesa EE.UU. de costa a costa non stop, es decir, sin etapas ni parada (se da la salida y el que primero llegue ha ganado) el 80% de la gente que se retira lo hace antes de la mitad de la carrera. Según Julián Sanz, un ciclista español que participa todos los años, llega un momento en los primeros días que tienes tal cansancio y tanta falta de sueño que si lo superas, ya vas mucho mejor, que el cansancio y el sueño casi desaparecen. En fin, cuesta creerlo pero es así.

Ahora que termina esta semana tan ventosa (ayer hizo menos viento pero también soplaba), ver vídeos cómo este te hace pensar que somos unos privilegiados en España, al menos en Almería, porque el viento (y el frío) que sufren en otros sitios es bastante peor, y si no que se lo digan a estos ciclistas holandeses.

Se me olvidaba! mucha suerte a toda la gente del club, el Triatlón Granada, que mañana participan en el triatlón de Elche. También para los Almerienses.

¡Mucha suerte a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.