mar. Oct 23rd, 2018

Poquito a poco

Hace ya poco más de un año desde que empecé a correr, y hoy día no puedo estar más contento de haber dado tal pisada.

Empecé a correr no porque fuera algo que me entusiasmara. De hecho, detestaba correr. Siempre he detestado correr. Me parecía algo realmente aburrido, monótono, incluso molesto. Antes ya había corrido, si eso se le podía llamar correr. Me obligaba un poco a mi mismo por hacer algo de deporte, ya que siempre me ha hecho falta hacer un poco de ejercicio, aunque creo que a todos nos hace falta hacer algo de deporte en mi modesta opinión, y más en una sociedad que cada vez se torna más y más sedentaria, pero no es el tema. El caso es que no duraba ni un par de semanas de rutina corriendo. Me cansaba, lo veía absurdo. “¿Porqué sufrir de esa manera?”.

No conseguía pasar el umbral. No veía más allá de mi próxima  zancada.

El año pasado comencé a correr a consecuencia de una lesión que me diagnosticaron en la columna vertebral denominada “Retrolistesis” (desplazamiento hacia atrás de una vertebra sobre otra y que, por tanto, afecta a la médula espinal). Padezco la lesión a nivel de la vértebra L5-S1, grado I. Normalmente, la lesión en grado I no da sintomatología alguna, suele ser un hallazgo radiológico.No era mi caso, yo iba buscando la razón del dolor que meses antes sufría. Produce, o mejor dicho, me producía un dolor semejante a un calambre eléctrico pero que a la vez quema y arde. El dolor comenzaba desde el glúteo y se irradiaba a muslo, pierna, incluso en las peores ocasiones hasta la punta del dedo gordo como solía decir. El exceso de peso es uno de los factores que agrava sus efectos. Es  capaz de incordiar de forma exagerada. Me dijeron que adelgazar sería lo mejor para remitir el dolor, aconsejándome que el mejor deporte que podía practicar es la natación, deporte en que  se trabaja mucho la musculatura retrosomática. No me recomendaron correr, ya que algunos médicos creían que el impacto del talón contra el suelo podía ser perjudicial para la espalda… En cierto modo, tenía su lógica.

Pues bien, después de perder peso durante el año pasado, los dolores remitieron como me dijeron. Me encontraba bien, animado, pero necesitaba algo más. Debido a mis estudios (medicina) es mucho el tiempo que paso sentado en una silla leyendo y leyendo. Tenía que buscar algún deporte que no dependa de nadie ni de nada (practicaba un poco el baloncesto y voleibol, y la natación durante unos meses). Pensé rápidamente en correr, a pesar de que me lo desaconsejaron. Me abordaron muchas dudas acerca de las repercusiones que podía tener en mi espalda.

Consulté a una rehabilitadora  acerca de lo que suponía correr para mí, esperando que me dijera que no había ningún problema. Y fue lo que me dijo. Me dio vía libre para correr. Me aconsejo que comenzará poco a poco, para ir viendo como me sentía.

Me sentía genial.

Cogí mis Nike Air y me puse a correr. Está vez por que yo quería, porque me apetecía. Poco a poco fui evolucionando, y poco a poco me iba entusiasmando más y más. Me ponía metas de mayor longitud. Y así fue como me fui sumergiendo en este mundo del que no espero salir nunca.

Con esto únicamente quiero decir que, a pesar de la lesión vertebral que padezco, conseguí “vencerla” en cierto modo y superarme a mi mismo corriendo. Es cierto que en mi situación echaba en falta un apoyo o una experiencia de alguna otra persona que sufriera la misma o semejante patología (hernia de disco, por ejemplo), una persona que pudiera aconsejarme y un poco servirme de guía sobre como empezar a correr, que tipo de zapatilla comprar para evitar un mayor impacto contra mi columna… Sin embargo no encontré a nadie que me aportara el punto de vista que buscaba.

Por ello, y gracias a Santi Ruiz, quién me invito a formar parte de Cualquiera Puede Hacerlo al preguntarle sobre como podía empezar a relatar mis experiencias,  escribo este blog, porque yo mismo busqué personas como yo para ver que sí, que se podía correr o que había alguna posibilidad remota, y en definitiva mejorar. No quiero decir que correr sea bueno para todas las patologías de espalda. Es aconsejable en muchos casos por los diferentes sistemas neuromusculares que se trabajan.

Espero que este blog sirva para muchas personas que, como yo en su día, buscan ese punto de vista tan necesario para dar el paso.

Un abrazo!

@Rafa_rmg

6 thoughts on “Poquito a poco

  1. Gran trabajo Rafa, me ha inspirado mucho el leer este artículo.
    Da gusto encontrar hoy en día un rinconcito web como este. La red está llena de basura escrita por pseudo-deportistas-filósofos de palo que solo hacen desorientarte. En cambio se ve que tú sabes de lo que hablas, tanto por lo que dices que estudias como por tus experiencias personales. Sin duda puedes ayudar a mucha gente con lo que estas haciendo (entre las que me incluyo).

    ¡Sigue así chaval! Espero ansioso tu siguiente actualización.

  2. Me encanta Rafa ,ya lo sabes.Un gran paso para ayudar a mucha gente que lo necesite.Sigue así!Un beso muy grande

  3. Hola, he leído tu artículo inicial sobre las bare acces 2 . ¿Qué te parecen comparadas con las mr00? Estoy empezando la transición con unas nb 110 por caminos pero me gustaría algo de asfalto y leo muchos comentarios que dicen que aunque estés empezando en asfalto hay que llevar lo mínimo, algo así como unas bare x 180, entonces no se bien lo que hacer.

  4. Excelente post Rafa, una pregunta a mi me diagnosticaron de igual manera hace un par de meses retrolistesis grado 1, igual sufría de esos choques eléctricos en la pantorrilla. Baje de peso un poco e hice terapia y el dolor ah desaparecido, pero como tu me hace falta algo mas. Tengo un par de semanas que empezé a hacer ejercicio y apenas ayer me anime a correr (con el miedo de lastimarme).

    Te quisiera preguntar que tipo de tenis recomiendas o te sirvieron y con que distancias empezaste a correr y hasta donde llegaste?

    Gracias por tu post, me dio ánimos !

    1. ¡Muy buenas Hector! Pues mira yo empecé con unas Nike Vomero me parece que eran, y corría pues de la forma que me salía, supongo que taloneando, ya que sinceramente, en el pasado no fui un apasionado del atletismo (y deportes en general), así que tampoco presté mucha atención a ello. Empecé poco a poco distancias más o menos de 3 y 4 km. Luego fui alargando a 6 y 7 km, hasta que sin darme cuenta un dia hice 10 km (el mismo día en que conocí el mundo del minimalismo y Barefoot running, hice una entrada de aquel día también, por si te apetece leerla). Todo eso transcurrió en unos 4 o 5 meses aproximadamente. No tuve, que yo recuerde, ninguna molestia desagradable por la retrolistesis. Quizá algunos días, después de correr quemaba un poco la zona de la pantorrila. Pero con bajar de peso desaparecieron los dolores casi por arte de magia.

      Después de aquel día por curiosidad comencé lo que llamamos transición, empecé a correr con las newfeel de Decathlon (las de 10 euros) alternando con correr completamente descalzo, repitiendo el recorrido que hacía de 3 o 4 km. Y en un par de meses ya estaba corriendo de nuevo 10 km. Luego vinieron algunos problemillas (alguna tendinitis del flexor del dedo gordo..) que fui puliendo poco a poco con la técnica, corriendo descalzo la mayoría de días y fortaleciendo la musculatura involucrada poco a poco. Pero la transición no se me hizo muy larga.

      Viendo que me iba a meter de lleno en el minimalismo me compré las Vibram Fivefingers Bikila. He corrido con otras muchas pero bueno, ya las irás descubriendo poco a poco. Entre ellas las que mas me han gustado son las Vivobarefoot Evo II.

      Cualquier zapatilla es buena, y más empezando. Poco a poco te irás metiendo en el mundillo dependiendo de como te aficiones. No te fijes en el tema del descalcismo o no. Mas bien diría que tengas en cuenta el tema de la técnica minimalista o natural, ya que, aunque es verdad que yo no tuve problema con la espalda en esa primera etapa que corrí taloneando, si evitas el taloneo mejor que mejor, ya que no creo que beneficie a la columna vertebral en nada, mientras que la otra forma de correr estoy seguro de que sí.

      Cualquier otra duda que tengas no dudes en preguntar.

  5. Sabes lo muchoq deseaba oir algo como lo q relatas. te platico que tengo 10 años coriendo yd esde hace mucho me daba de vez en vez un dolor lumbar despues de mi 2do maraton y durante fuertes entrenamientos fue q descubir q mi dolor agravaba y era cada vez peor y solo soportable con pastillas, fui a varios medicos unos me decias queera hernia d edisco, otros q retrolistesis y fui a q me acomodaran la vertebra un quiropráctico lo q me ayudo mucho, em han sugerido colgar de un pasamanos por lo menos 6 veces al di y he mejorado mucho, pero de plano me han dicho q no crorra mas y para mi ha sido muy dolorosa primero me lo tome como descanso temporal hoy llevo 5 meses sin corre ry la incertidumbre d eno saber si lo realizare d enuevo sufriendolo porq al contrario q tu yo inicie desde siempre con una pasión por correr y hoy esa misma pasion me hace sentir tan mal pero leerte hoy me ha dado esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.