jue. Dic 12th, 2019

Conociendo mis Five Fingers

Por fin he podido estrenar mis Vibram FiveFingers. Las compré por internet y me han tardado en llegar demasiado. Y cuando llegaron por fin, yo estaba fuera. Así que con más de una semana de retraso hoy he podido disfrutar de mi regalo de cumpleaños (fué el 4 de agosto).

Ayer las probé andando, pero al igual que andar descalzo es muy distinto a correr descalzo, con las FiveFinger pasa lo mismo.

Ponérmelas me ha resultado bastante sencillo. Quizás sea porque he usado muchas veces los calcetines Injinji de dedos, pero el caso es que los dedos me entran bien a la primera, sin problema.

El número que he elegido ha sido un  42, el mismo que utilizo con zapatillas normales. Al ponérmelas pensé que quizás me hubiese venido mejor uno menos, pero después de correr con ellas creo que he acertado. Además, como el modelo que he elegido son las Bikila LS y llevan un sistema de cierre parecido al que llevan las Salomon, se pueden ajustar mucho una vez puestas.

Tengo que decir que la sensación inicial no me ha resultado nada rara. Llevo ya unos meses corriendo con zapatillas minimalistas (NB MT100) y el cambio es mucho menos brusco. También he corrido unas cuantas veces descalzo totalmente, la primera en el mes de abril y  la última la semana pasada, en la que hice 11km en dos sesiones. Creo que pasar de pronto de las zapatillas clásicas súper-amortiguadas a las FiveFingers puede resultar muy raro, incómodo e incluso peligroso.

He corrido una hora, y habré hecho unos 13km. No he podido medir la distancia exacta ni el ritmo porque el Suunto Pod no puedo engancharlo a la zapatilla, así que sólo llevaba pulsómetro.

He empezado muy tranquilo y poco a poco me he ido calentando y aumentando el ritmo. Durante un buen rato me he olvidado de todo. Del ritmo, de la distancia, del calor  (he salido a las 1 del medio día de un 14 de agosto en Almería), de la sed, de todo. Sólo iba pendiente de mis pisadas, notando cada relieve del terreno: los dibujos de las aceras, las tapas de las alcantarillas, los distintos asfaltos, los escalones, etc. Cuando he mirado el reloj he visto que iba a 150 pulsaciones por lo que sé que iba bastante rápido  y llevaba ya 45 minutos, pero no me he dado ni cuenta. Me ha recordado mucho a las zapatillas de clavos que usaba para correr cross y los 3000m en pista cuando era cadete. En realidad la forma de correr es casi igual. Tengo que reconocer que he disfrutado un montón corriendo, mucho más que otras veces en iguales condiciones.

Justo en ese momento he empezado a notar dolor en un gemelo, y he tenido que bajar mucho el ritmo, incluso me he tenido que parar y andar un poquito. Creo que me he flipado demasiado. He llegado bien, pero cuando me he enfriado me ha empezado a doler otra vez. Creo que es una pequeña contractura. Esto me sirve para aprender. No he tenido en cuenta que aunque lleve un tiempo corriendo con zapatillas minimalistas y descalzo, llevaba sin correr 10 días y quizás he forzado demasiado. Tengo que tener paciencia e ir poco a poco. Esto no es cuestión de dos días.

A parte de esto todo ha sido bueno. Las zapatillas se me ajustan como un guante, nunca mejor dicho. Mis maltrechas uñas de los pies, que siempre tengo amoratadas por la presión de las zapatillas, van mucho mejor. A pesar del calor que hacía no lo he notado en los pies (no llevaba calcetines). Con cualquiera de las otras zapatillas que tengo,  los pies se me ponen hinchados por el calor. Creo que me va a costar mucho trabajo ponerme otra vez zapatillas normales, y lo que tengo súper claro es que la media maratón de Granada, en noviembre, la corro con ellas.

Se que es un tema que le interesa a mucha gente, así que iré relatando mi adaptación y mi evolución con las FiveFingers y con el barefootrunning. Y si alguno se decide a probar, que vaya poco a poco y con mucho cuidado. Y que nos lo cuente.

7 thoughts on “Conociendo mis Five Fingers

  1. Gracias por compartir la experiencia.
    Por supuesto, hacer la transición sin emplear el suficiente tiempo y la suficiente paciencia puede ocasionar dolores, molestias o lesiones.
    Ánimo.

    Salud!

  2. Gracias a ti Gustavo por leerla! Me ha podido la emoción de ver lo bien que iba con ellas. Ahora estoy deseando probarlas en tierra.

    Un saludo!

  3. Muchas gracias por enviarme el enlace al artículo Santi, me ha parecido genial y como bien dices somos muchos los que nos pica el gusanillo de probar. Yo soy más bien pesado pero quizá en pequeñas sesiones distanciadas pueda beneficiarme en puntos concretos. Seguiré atento de tus evoluciones y te animo a que con tiempo, si tienes, compartas un poco más de tu experiencia guiando a los posible novatos con donde informarse más, que leer o que recomendaciones das para comenzar a probar a correr descalzos. Saludos.

  4. Curioseando por la red buscando información del SNTri, he visto tu web y tu acercamiento a esto del Barefoot. Me alegra ver gente que ya se anima a correr media maraton con zapatillas minimalistas.

    Supongo que los conocerás, pero por si las moscas te pongo una página en la que escriben cosas interesantes sobre barefoot. http://www.mybestchallenge.com

    Espero ansioso tus sensaciones. Yo aún estoy en la fase de acondicionamiento e intentando superar la fatiga de la gente cuando me ve por la calle.

    Saludos y a darle duro!

  5. Hola David y Jorge! Gracias a vosotros por leerlo y por vuestro interés. Ahora estoy fuera de casa y me conecto con el móvil, por lo que no puedo actualizar el blog. Deciros que esta semana ya he hecho 45km con ellas (contando los 13 del primer día) y cada vez me encuentro mejor. Las molestias han desaparecido totalmente y me noto los pies y las piernas más fuertes cada día. He hecho tres días seguidos (8+12+12) y los gemelos ya se me están adaptando muy bien. Os iré contando más sobre mi experiencia y dando más información.

    Un saludo!

    Pd: Jorge, gracias por el enlace. Los sigo desde hace más de 1 año, desde que eran slooping.net. He aprendido un montón de cosas con ellos (paleodieta, entrenamiento en ayunas, etc). Los artículos de Pau y Albert son buenísimos. Se la recomiendo a todo el mundo.

  6. Buenas Santi, es un avance importante el que estas haciendo. A mi creo que esto del barefoot me va a costar mas trabajo de la cuenta. Tengo una técnica pésima y la verdad es que no me pongo a mejorarla.
    Las veces que he salido descalzo luego me vienen los demonios xD, ampollas y alguna que otra inflamación de algún metatarso. Pero bueno, habrá que probarlo mas a fondo a ver si consigo quitarme las molestias.

    Saludos.

    PD: Hoy hablando con mi primo Jose Tallón, he descubierto vuestra relación xD.

    1. Hola Jorge, ya llevo unos 70 km corridos con ellas. Cuando lleve 100 escribiré la contiuación. El cambio es muy radical, por lo que tiene que ser muy progresivo. Aunque no he sido constante hast a este verano llevo probando desde el mes de abril. Por esas fechas me puse un día de repente a correr descalzo por el LLano de la Perdiz en Granada y estuve 40 minutos. El dolor que tuve en los metatarsos me duró varios meses. Fue un mes antes del Ironman de Lanzarote y corrí allí con esa molestia. Después de eso lo abandoné un tiempo y luego lo retomé con zapatillas pero intentando correr con la parte delantera del pie, levantando mucho las rodillas, acortando la zancada y aumentando la cadencia. Te recomiendo que hagas eso, y si vas al gimnasio corre descalzo en la cinta. Paciencia y ánimo!
      Ya nos irás contando.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.