jue. Dic 12th, 2019

Se acaba febrero

Cada vez tengo menos tiempo para escribir esto, pero estoy bastante satisfecho porque voy sacando los entrenamientos previstos más o menos.

El lunes antes de nadar estuve haciendo mi sesión semanal de pesas. No es mucho pero menos es nada. Cada vez que estoy en el gimnasio no puedo evitar observar a la gente. Supongo que será por el aburrimiento que me supone estar levantando hierros. Lo que más me aburre es el tiempo de espera entre serie y serie, menudo coñazo.
Hay algunos especímenes gastaespejos pululando por allí con los que se podría hacer una serie documental para la 2. Gente muy joven levantando una barbaridad de peso que no es normal. Teniéndose que ayudar unos a otros desde la primera repetición. Me duelen los tendones de verlos. Y entre serie y serie a levantarse las camisetas y a hacer posturitas en los espejos. En fin, cada cual se divierte como quiere, ¿no?. Lo peor es que muchos, y lo sé de primera mano, incluso siendo menores de edad, comienzan a ciclarse con un montón de sustancias muy peligrosas con tal de lucir músculo. Es muy triste.

Después de una hora de pesas me metí en el agua y nadé 3000 m, haciendo 1000 m de técnica y 2000 m contínuos. A mi nadar me gusta mucho. Hay días que te sientes deslizar un montón, casi sin hacer esfuerzo. Pues el lunes fué un día de esos. Hubiese estado nadando varias horas.

El martes corrí por la noche, mientras el madrid jugaba la eliminatoria de champions. 13 km en una hora y poco con 20 minutos a ritmo de 4 minutos/km. Me crucé por el paseo marítimo con Rafa Lao, un triatleta almeriense que va también este año a Lanzarote. No lo conozco mucho pero parece un tío apañao, y además anda como un mulo.

Y ayer y hoy bici. 5 horas en total y 140 km, haciendo muchos de ellos acoplado. La ventaja de estar tan verde en algo como yo con la bici es que en cuanto haces ese algo con un poco de regularidad, aunque no sea mucho, lo notas bastante. Y eso me está pasando con la bici, que me noto progresar cada día.
Ayer, curiosamente, me volví a cruzar con Rafa Lao cuando iba con la bici.

Ya casi se acaba febrero, y la cuenta atrás continúa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.