Qué pasa si salgo a correr en ayunas: beneficios y riesgos

Descubre los beneficios y riesgos de salir a correr en ayunas. Aprende cómo puede afectar tu rendimiento y salud. ¡No te pierdas esta información!

Si eres un apasionado del deporte y te gusta correr, es posible que te hayas planteado alguna vez salir a correr en ayunas. Esta práctica, conocida como running en ayunas, ha ganado popularidad en los últimos años debido a los posibles beneficios que se le atribuyen. Sin embargo, también existen riesgos asociados a correr sin haber ingerido alimentos previamente. En este artículo, exploraremos tanto los beneficios como los riesgos de correr en ayunas, para que puedas tomar una decisión informada sobre si esta práctica es adecuada para ti.

Beneficios de correr en ayunas

Correr en ayunas puede tener algunos beneficios para ciertas personas. A continuación, se detallan algunos de ellos:

Mejoras en el metabolismo y aumento de reservas de glucógeno

Algunos estudios han mostrado que correr en ayunas puede mejorar el metabolismo y aumentar las reservas de glucógeno en deportistas entrenados. El glucógeno es la forma en la que el cuerpo almacena la energía de los carbohidratos, y tener unas reservas adecuadas de glucógeno puede mejorar el rendimiento durante el ejercicio.

Practicidad para personas con poco tiempo o apetito por la mañana

Para aquellas personas que tienen una agenda apretada o simplemente no tienen apetito por la mañana, correr en ayunas puede ser una opción práctica. Al no tener que dedicar tiempo a desayunar antes de salir a correr, se puede aprovechar ese tiempo extra para hacer ejercicio y empezar el día con energía.

Riesgos de correr en ayunas

Aunque correr en ayunas puede tener sus beneficios, también existen riesgos asociados a esta práctica. A continuación, se detallan algunos de ellos:

Fatiga, mareos o desmayos

Correr en ayunas puede llevar a una disminución de los niveles de glucosa en sangre, lo que puede provocar fatiga, mareos o incluso desmayos durante el ejercicio. Esto es especialmente importante tenerlo en cuenta si tienes alguna condición médica que afecte a tus niveles de glucosa.

Mayor riesgo de sufrir una caída, especialmente en solitario

Correr en ayunas puede afectar a tu concentración y coordinación, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir una caída durante el ejercicio. Este riesgo se incrementa aún más si corres en solitario, ya que no habrá nadie cerca para ayudarte en caso de accidente.

Necesidad de una mínima cantidad de carbohidratos para quemar grasas

Contrariamente a la creencia popular, la quema de grasas no actúa en solitario. Para que el cuerpo empiece a utilizar las reservas de grasas como fuente de energía, se necesita una mínima cantidad de carbohidratos. Si corres en ayunas, es posible que no tengas suficientes carbohidratos disponibles para que el cuerpo empiece a quemar grasas de manera eficiente.

No demostrado que ayude a perder peso de manera efectiva

Aunque se ha sugerido que correr en ayunas puede ayudar a perder peso de manera más efectiva, no hay evidencia científica sólida que respalde esta afirmación. La pérdida de peso está determinada por una combinación de factores, incluyendo la ingesta calórica y el gasto energético total, y no solo por correr en ayunas.

Correr en ayunas puede tener algunos beneficios, como mejoras en el metabolismo y la practicidad para personas con poco tiempo o apetito por la mañana. Sin embargo, también existen riesgos asociados, como fatiga, mareos o desmayos, mayor riesgo de sufrir una caída, necesidad de una mínima cantidad de carbohidratos para quemar grasas y la falta de evidencia de que ayude a perder peso de manera efectiva. Antes de decidir correr en ayunas, es importante evaluar tu estado de salud y consultar con un profesional si tienes alguna preocupación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *