mar. Nov 19th, 2019

Mi hermano Moi


Está claro que sin la ayuda de mi hermano lo del otro día no podría haberlo hecho. Me acompañó todo el camino dándome, comida y agua. Preparándome el agua con las sales, dándome geles, plátanos, naranjas, etc. Me dió conversación, compañía y ánimo.

Le dije que cada media hora quería comer y beber y se las ingenió para que así fuera aunque tuviera que matarse en las subidas tirando del pesado carro que llevábamos o dándole el gel y el agua a un coche que pasaba porque veía que llegaba la hora y no me alcanzaba.

Sudando para arriba y pasando frío para abajo. Contestando al teléfono a todos los que llamaban para ver cómo íbamos. Y aunque el ritmo no fuera muy alto, son casi 7 horas encima de la bici, y eso para alguien que no coge la bici casi nunca es duro. Sobretodo para su culo.


Por todo eso, por estar siempre ahí, por nunca decir que no a nada, ¡gracias hermano!

Lo que más me a sorprendido de todo ha sido mi recuperación. El viernes tenía las piernas algo tocadas, no voy a negarlo, pero mucho menos de lo esperado. Podía andar y bajar escaleras con normalidad. Y el sábado ya estaba totalmente recuperado y con ganas de volver a correr.

Así que el domingo por la mañana quedé otra vez con Moi y nos fuimos al Llano de la Perdiz para correr 2 horas por el monte. Volviendo nos paramos en este sitio y un japonés que estaba haciendo fotos nos hizo esta, con la Alhambra y Granada al fondo. Mi hermano está preparando una dura carrera para el domingo próximo, el 1 de mayo. Esta vez me tocará a mí darle apoyo desde fuera.

Esta se la hice yo en la subida.

Y esta mañana, ya de vuelta en Almería, he ido a la piscina. Llevaba sin nadar desde hace 10 días, y al principio me ha costado bastante. Iba sin fuerza, sin deslizar, sin posición, etc. A partir de los 1500m la cosa ha cambiado y me he encontrado mucho mejor. En total 3000m.

Ya queda menos de un mes para Lanzarote. Los participantes ya van ultimando su preparaciónfísica y mental. Sobretodo mental. A través de mi amigo Antonio el pejigueras, di con este blog y me encantó esta entrada que se titula Humildad:

«Llegó el momento, para muchos de nosotros. El momento de la humildad.

De darnos cuenta que sintiéndonos pequeños, podremos llegar a ser grandes.

De sentir que somos dramáticamente frágiles; Pero llenos de fuerza a la vez.

De que sólo respetando las distancias, se nos otorgará la meta.

De que tan solo viendo cada día amanecer y pedaleando rayando el ocaso seremos dignos de culminar los 226 kms.

Esforzarnos. Ser humanos. Amar la libertad, el esfuerzo y soñar con ser mejores. Terminar con el sol torturándonos, ó tal vez antes de que anochezca… quizás un poco antes de que el reloj agote las 17 horas; de cualquier manera seremos dignos si lo sentimos genuino, intransferible, nuestro.

Humildad, orgullo, fe en nosotros. Ya queda menos.

Puerto del Carmen, allá vamos!»

2 thoughts on “Mi hermano Moi

  1. Grande, Santi. Enhorabuena!!A Pablo Cabeza lo conocí en Talavera de la Reina sin saber lo grande que es en el triatlón español. La humildad es requisito indispensable en nuestra "carrera"…SALUD!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.