mar. Abr 7th, 2020

Media maratón minimalista

Hace ya unos días que corrí la media maratón de Almería. Llevo 6 ediciones seguidas corriéndola, desde el 2007. Cada año he ido mejorando marca con respecto al anterior. Mi mejor marca es del año pasado. Me salió un día perfecto. Tuve unos compañeros de carrera estupendos que fueron tirando todo el rato y conseguí hacer 1h 21m 4o seg., un tiempo que me hubiera permitido obtener dorsal para correr el maratón más famoso del mundo. Lo conté en su momento de esta manera.

Este año ha sido todo muy distinto. Desde mitad de verano estoy sin entrenar como antes. No digo que no corra, porque estoy haciendo muchos km, pero los hago de otra manera. No llevo ninguna planificación ni hago cambios de ritmo, series, o cosas por el estilo. Series no he hecho nunca, ni antes ni ahora, pero sí solía hacer bastantes cambios de ritmo y alguna salida corta y rápida. Pero desde este verano estoy aprendiendo a correr. Me he centrado en tema del barefoot running y correr descalzo y para eso he tenido que olvidarme de llevar un entrenamiento más o menos planificado. He corrido cuando me ha apetecido y he parado cuando me han dicho los pies o los gemelos que pare. He tenido incluso una pequeña lesión que me tuvo unos días parado. Mi objetivo ha sido, y sigue siéndolo, hacer una transición correcta a la nueva forma de correr minimalista.

Recogida e dorsales con otros Cualquieras y Santi júnior

En este proceso, como muchos sabéis, he corrido la media maratón de Granada y el maratón de Málaga descalzo. Ya he conseguido asimilar la técnica de carrera más o menos y me sale de una forma bastante natural, sin tener que pensar mucho. Pero una cosa es hacerlo a 5 minutos/km o por encima, como en Granada o Málaga,  y otra cosa es hacerlo por debajo de 4 minutos/km, aunque sea con zapatillas minimalistas en vez de descalzo.

Por eso tenía muchas ganas de correr la media maratón de Almería con zapatillas minimalistas, porque quería ver si podía correr más rápido de esos 5 min/km de esta manera. Las zapatillas que uso en esta ocasión son las Saucony Hattori, totalmente planas (zero drop) y que pesan 124 gramos. Una pluma.

En montaña si había hecho ya alguna carrera con zapatillas minimalistas, pero más larga que una media y con zapatillas que no son minimalistas 100×100. Además en montaña las carreras se afrontan de otra manera, al menos yo. No digo que no vayas esforzándote, porque me esfuerzo mucho, pero es distinto. Te paras en los avituallamientos, haces muchas subidas andando, en las las bajadas técnicas te vas frenando por la dificultad del terreno, las distancias no están bien medidas, etc.

Sin embargo, una media maratón en asfalto es otra cosa. Es salir a un ritmo lo más alto posible e intentar mantenerlo hasta el final. No hay más historia. Los km están marcados exatamente y puedes ir midiendo tu ritmo exactamente.

Y eso es lo que hice este día en Almería. Llegué con muchas dudas, sabiéndome lento y dudando de poder bajar incluso de 1h30m. Llegaba con dudas pero con muchas ganas, muy motivado y encontrándome muy bien físicamente. No tenía ninguna molestia y pude entrenar y descansar muy bien toda la semana previa.

Me coloqué en la salida lo más adelante que pude. Saludé a algunos conocidos y todos me miraron los pies con cara de sorpresa al verme zapatillas y preguntándome que cómo es que no iba descalzo. Es lo que pasa por correr descalzo  alguna vez.

Dan la salida y mi estrategia está clara. Correr todo lo que pueda, buscar mi sitio y mantener el ritmo todo lo que pueda. Y eso hago. No miro atrás ni una sola vez en todo el recorrido y tampoco me fijo en nadie de los que van por delante. Hago todo el recorrido en solitario, como si sólo estuviera corriendo yo pero con gente animando.

Nada más salir y el reloj sin funcionar (soy el de la visera)

Los km pasan bastante rápido y realmente cómodo no consigo ir hasta el final. Como he dicho antes no es lo mismo correr por encima de 5 min el km que por debajo de 4. A este ritmo tengo que ir muy pendiente de la técnica, de la postura, de la cadencia, de cómo apoyo el pie, etc., lo que hace que no pueda abstraerme y pensar sólo en correr, en fluir…, algo que sí he conseguido yendo más lento.

Creo que voy manteniendo un ritmo más o menos constante pero no estoy muy seguro. Por si fuera poco tener que ir pensando en todo lo que he dicho, mi reloj (prestado por mi mujer porque mi pulsómetro lo vendí hace varias semanas y aún no me he pillado otro) se quedó en blanco en la salida y tuve que ponerlo en marcha en el km 1, por lo que tuve que ir calculando todo el rato el tiempo total que llevaba y el ritmo por km.

Voy a tope todo el rato. No me guardo nada. Más rápido no podía ir en esas condiciones (me refiero en solitario). Quizás corriendo con alguien que tirara de mi a ratos podría haber ido más rápido, no lo sé, pero lo que si sé es que podría haber corrido así más km. Los 4 últimos km me encuentro fenomenal. Ya tengo más asumido el correr de manera minimalista a ese ritmo y me olvido un poco de la técnica. Son los que más disfruto. Me siento fuerte, ligero y con un paso eficiente. En los dos últimos sopla el viento y a mi ni me molesta, incluso me gusta. Adelanto a unos cuantos corredores que van ya bastante tocados y yo voy cada vez mejor.

Al final entro en meta en 1h 24minutos 6 segundos, puesto 105 de la general. No consigo mejorar mi marca del año anterior pero estoy súper contento con mi resultado y con mis sensaciones corriendo. Me quedo a poco más de 2 minutos de mi mejor tiempo con zapatillas amortiguadas estando todavía en plena transición.

Al día siguiente tengo las piernas fenomenal, con los gemelos un poco cargados pero nada relevante. Incluso salgo a correr por la noche, algo que jamás había podido hacer el día después de una carrera en la que hubiera ido a tope. Y a los dos días (el mirécoles) estaba haciendo una salida de 20 km.

Sobre la carrera añadir que la organización podría hacerlo un poco mejor. A mi el recorrido no me disgusta, al contrario que a la mayoría de la gente con la que he hablado, pero los avituallamientos (aunque sólo sea agua) son bastante escasos. Yo pondría más agua y menos esponjas, que a final de enero creo que no son tan necesarias porque no hace tanto calor. Y la llegada es un caos. Nos ponen a todos en fila en un espacio muy reducido y no hay sitio ni para quedarse a ver llegar a los amigos, con la cantidad de césped y sitio que hay en el campo, no creo que se vaya a estropear.

En fin, una carrera que repetiremos cada año y que este año ha sido especial por poder compartirla con tantos Cualquieras que han venido a correrla, algunos de ellos con calzado minimalista también.

Enhorabuena a todos!

Tercer tiempo con los otros Cualquieras y la familia

2 thoughts on “Media maratón minimalista

  1. Como ya te he dicho muchas veces, gracias a ti, llevo ya casi un año corriendo.
    Eres un maquina Santi, gracias por haber creado este «universo» y hacerme participe de ello.
    Un abrazo
    Guilleqc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.