Sáb. Sep 19th, 2020

Maratón de Málaga 2011, mi primer maratón descalzo.

Ya han pasado unos días desde que terminé mi primer maratón corriendo descalzo. Fué en Málaga el martes 6 de diciembre, en mitad del macropuente.

El hecho de estar en mitad de un puente tan largo y el anuncio de  la suspensión de la carrera en septiembre para después anunciar que sí se celebraba finalmente, hizo que tanto el número de participantes como el público que se acercó a ver la carrera fuera bastante reducido con respecto al año anterior, cuando se agotaron todas las plazas disponibles.  Vamos, que este año estábamos en familia.

El recorrido tampoco es que invite demasiado a la afluencia del público, ya que es un recorrido que en gran parte no es urbano, pero para mí lo más importante es que el maratón ha sobrevivido y espero que dure muchos años más.

La decisión de correrlo descalzo la tomé sin darme cuenta cuando terminé la media maratón de Granada también descalzo. Terminé esa carrera con tan buenas sensaciones que supe que se podía seguir corriendo durante mucho más tiempo así, descalzo. Y como para cualquier persona que corre en asfalto, el  maratón es la carrera reina que todos queremos hacer, y así me lo planteé. 15 días antes de la carrera hice una prueba definitiva. Hice una salida de dos horas descalzo y al día siguiente una hora, para ver cómo respondían los pies. A pesar de hacerme una pequeña quemadura en el dedo gordo del pie izquierdo el día de las dos horas por la elevada temperatura del asfalto (corrí  a medio día en un día muy caluroso en Almería), los pies me respondieron muy bien. Prueba superada.

Esto fue un miércoles (dos horas) y un jueves (una hora). Viernes y sábado descansé y el domingo participé en la carrera por montaña de Laujar, en Almería, con las NB MT100. Esto fué un buen entrenamiento final 9 días antes del maratón. Al menos eso era lo que yo pensaba.

El lunes y el martes posterior estaba bastante cansado y con las piernas (los cuádriceps) bastante tocados, pero nada fuera de lo normal. Lo importante era que los pies y los gemelos me los notaba fuertes y sin rastro de dolor, sobrecarga o algo parecido. Tenía ganas de correr pero mi intuición me decía que debía descansar, y así lo hice.

El miércoles por la tarde empecé a encontrarme mal. Seguía débil y empezó a dolerme la garganta. No pasa nada, pensé, aún quedan unos días para el maratón y sólo es cuestión de descansar.

El jueves fué el peor día. El dolor de garganta fué a más y me encontraba fatal, de mal humor  y  cansado. No podía comer ni beber porque notaba cuchillos en la garganta. Ni siquiera podía toser, veía las estrellas.

Este maratón iba a ser bastante especial. Cuatro buenos amigos, Roberto, Álvaro, el Gato Pardo y Dani Tavora iban a correr un maratón por primera vez y yo quería correr con ellos como fuera. Además, Roberto, Álvaro y el Gato lo tenían planeado hacía tiempo, pero a Dani lo lié yo dos semanas antes para que me acompañara. Le dije que lo haríamos juntos ya que en la media de Granada no pudimos hacerlo. A el no le venía muy bien por diversos motivos, pero no lo dudó un momento y se apuntó. Se lo agradezco muchísimo.

Cuando hablaba con ellos durante la semana les decía que estaba regular, pero que para el martes estaría bien, que todo seguía en pie. Pero el viernes amanecí fatal. Yo no recuerdo ponerme malo nunca, así que ni puedo comparar ni puedo valorar bien cómo estaba, pero mi estado era muy lamentable. La garanta estaba muy mal, me dolía muchísimo y seguía sin poder casi comer. Fuí al médico y empecé a tomar antibióticos (tratamiento de tres días) y prednisona. Hablé con Álvaro y me dijo que me tomara esencia de tomillo y propóleo, que a el le había ido bien para afecciones de garganta.

Por primera vez en mi vida me tomé en serio un tratamiento y lo cumplí a rajatabla. Lo peor era tomarse la esencia de tomillo 3 veces al día.  No he probado una cosa más mala de sabor en mi vida, HORROROSO, pero me sentaba bien.

Este día, viernes, pensé de verdad que no iba a poder correr el martes muy a pesar mío. Le dije a mi mujer que si el sábado no amanecía mejor, definitivamente no corría. Pero esa misma noche ya empecé a encontrame algo mejor, aunque no mucho, y el sábado amanecí bastante mejor. El tratamiento estaba funcionando. Ya podía comer con normalidad y además tenía bastante apetito. Me animé mucho, porque aún tenía el domingo y el lunes por delante paa recuperarme del todo. Eso sí, de correr nada de nada, iba a llegar sin hacer nada desde la carrera del domingo anterior.

Y así llegué al día de la carrera. Recuperado totalmente pero con una semana previa bastante complicada.

Nos fuimos la misma mañana de la carrera Dani, mis hermanos  Moi y Fran,  y yo en mi coche. Álvaro, el Gato y Roberto se fueron el día de  antes, para concentrarse y recoger nuestros dorsales;)

No se aprecia pero había bastantes nervios

Llegamos con no mucho tiempo y rápidamente nos fuimos a cambiar al interior del estadio. Los cuatro estaban bastante nerviosos, se les notaba. El que hubiera tan poca gente creo que les vino muy bien. Si aquello hubiese estado abarrotado y con colas para dejar las mochilas, para ir al servicio, etc., creo que se hubiesen puestos aún más nerviosos.

En la salida nos colocamos todos juntos. Al haber tan poca gente les insistí en colocarnos algo adelante, ya que se podía adelantar con comodidad y no íbamos a estorbar a nadie. Yo llevo el teléfono y nos distraemos haciéndonos fotos. La gente me mira los pies y empiezan con las bromas y con la cara de sorpresa: estás chalao, qué cojones tienes, qué zapatillas más baratas, etc., etc., etc.

Los sigo viendo bastante nerviosos y les digo que en cuanto suene el disparo se pasa todo. Y así fue. Disparo y a correr. Nos decimos adiós y suerte y Dani y yo nos separamos de ellos, ya que tenemos pensados distintos ritmos de carrera.

Dani y yo habíamos quedado en ir a 5.15 o así para rondar las 3h45m. Le dije que ese ritmo era muy cómodo y que si luego podíamos pues apretaríamos algo, que la verdadera carrera empezaba en el km 30 más o menos.

Los primeros km trascurren por los alredores de Málaga, por unas rectas feísimas que tienen un asfalto horroroso. Es un asfalto muy rugoso que molesta bastante en los pies. No me preocupo mucho porque esa misma sensación tuve en Granada en los primeros km, en los que el asfalto era igual y los pies estaban todavía muy fríos.

Por la zona de asfalto rugoso.

Pasan los km y los pies siguen fríos, pero ya nos acercamos a la zona del puerto y el asfalto se vuelve más suave. Pero justo en ese momento, hay que dar la vuelta y volver hasta el estadio para hacer otra vez el mismo recorrido. Menudo coñazo. Rectas enormes, vacías de gente, con viento y con el asfalto horroroso. Pero bueno, es lo que hay, haberte puesto zapatillas pedazo de gilipollas, pensaba.

Poco a poco van pasando los km y cada vez me voy encontrando mejor. Al pasar cerca del estadio hay más ambiente y además está la batucada, que anima bastante. Dani va bien pero desde el principio lleva una molestia en la pierna que le va y viene y que no le deja ir cómodo del todo. A pesar de esto mantiene siempre el ritmo y no se queja. Sólo se lamenta del hecho de que nunca le duele nada y tiene que ser precisamente hoy, el día de su primer maratón.

Llegamos otra vez a la zona del puerto y ya hemos superado la media maratón. Justo ahí vemos a nuestra gente animando y eso junto al hecho de ya meternos en la zona urbana de Málaga nos da bastantes ánimos. Vamos manteniendo un ritmo constante y no paramos de adelantar gente. Le digo a Dani que estamos a punto de empezar la verdadera carrera y que pronto veremos los primeros cadáveres.

Recibiendo ánimos de Érika, mi mejicana preferida.
Todavía no habíamos llegado a la mitad

Yo voy cada vez mejor y más animado. El asfalto es suave, los pies están ya totalmente adaptados y me concentro en mi pisada, postura y cadencia. Esto hace que poco a poco me vaya embalando casi sin darme cuenta y que Dani tenga que decirme que afloje un poco. Vamos por el km 26 o así.

La zona de El Palo se hace larga. Legamos al punto donde se da la vuelta, km 28 creo. Cojo agua y preparo una botella con sales, Recuperation. Empieza la parte crítica. No paramos de adelantar gente, algunos van ya muy tocados. Ya sólo queda volver hasta el estadio.

En algunos momentos se nos juntan corredores de los que cogemos y hay un rato en el que vamos un buen grupillo. Durante toda la carrera llevamos por detrás al globo con el Pacemaker que marca el ritmo de 3h45. Lo vamos manteniendo más o menos a la misma distancia siempre. Le digo a Dani que no puede cogernos y nos lo ponemos de objetivo. A estas alturas los pies van fenomenal, mucho mejor que en los primeros km. Creo que llega un momento que los pies entran como en un estado de anestesia o algo así. En Granada me pasó igual en los km finales. Hay momentos en los que se me olvida totalmente que voy descalzo, es una sensación súper curiosa y difícil de explicar. Vamos por el km treintaytantos y veo el paso cansino de los corredores, con la sensación de que los pies les pesan cada vez más. 350 gramos por zapatilla, por dos pies, son 700 gramos en los pies, que a esas alturas se notan muchísimo. Yo sin embargo siento una ligereza total. Dani va justito pero se mantiene firme. Se le va a hacer largo el final.

Dani y yo en solitario, aún bastante frescos

De repente llegamos al centro de Málaga. Al ir tan pocos corredores la gente ni se da cuenta que hay una carrera. Hay coches por todos lados y por momentos nos sentimos que vamos casi molestando a todo el mundo. Pasamos por una plaza peatonal abarrotada de gente paseando (hacía un magnífico día soleado) y me adelanto un poco para ver si hay algún voluntario o señal porque estoy convencido de que nos hemos equivocado.

Alcanzo a otro corredor y le pregunto. Resulta que es de Málaga y me dice que sí, que es por ahí. Menos mal. Y eso que yo la corrí el año anterior, pero no recordaba esa plaza.

Después de callejear un buen rato volvemos a la zona del puerto, que ya conocemos. Ya vamos por el km 37, pero queda lo peor. Otra vez esa recta inerminable con el asfalto rugoso y esta vez con viento en contra. La gente va muy justa y Dani también. Intento ir animándolo como puedo pero sé que no le sirve de mucho. Nos coge el grupo del globo, que va roto totalmente con cada uno intentando aguantar como puede. Hasta el globo va pinchado colgando de la camiseta del colega. Tiro de Dani para que no se nos escape y vamos un par de km con ellos pero finalmente tenemos que dejarlos irse un poco. Yo voy muy animado porque se que ya llegamos los dos y voy hablando con todo el que pregunta por los pies descalzos. La mayoría no da crédito y alguno me pregunta que si llevo así desde el principio, que no puede ser. Yo les cuento un poco los argumentos del barefoot pero la verdad es que ninguno me toma muy en serio. De reojo voy viendo a Dani luchando consigo mismo y echándole muchos huevos.

Zona donde más corredores había

Vamos por el 40. El estadio ya se ve y si apretamos un poco llegamos por debajo de 3h45 con el grupo. Aprieto pero Dani no puede más, bastante tiene con llegar así que no le aprieto más.

Por fin llegamos a la parte exterior del estadio  y ya se palpa la emoción entre los corredores que van a nuestro lado. Dani me pregunta si hay que dar la vuelta dentro del estadio. Me adelanto un poco y veo que no. Se lo digo y eso le da alas. Lo que es la mente humana. Llevas corriendo 42km y ves que tienes que hacer 200 o 300 metros menos de lo que pensabas y te da alas.

Entramos juntos, muy contentos y satisfechos, en 3h46minutos. Dani ha hecho su primer maratón y yo mi primer maratón descalzo.

Una vez en el césped nos quedamos allí esperando a el Gato (4h38 creo) y a Roberto y Álvaro, los hermanos Sánchez (5h y algo). Fué muy emocionante verlos entrar, a ellos y todos los que entraron entre medias. Gente cualquiera que me hacía reafirmarme con cada uno de ellos en lo de que Cualquiera Puede Hacerlo, sólo hace falta querer hacerlo.

Recién entrados. Foto por cortesía de la organización. (@maratonmalaga)
Dani y yo muy felices…y descalzos.
Los 5 magníficos.

Anécdotas: Dani llegó con sangre en los calcetines por culpa de las zapatillas. El Gato llegó co unas ampollas tremendas por culpa de las zapatillas. Hubo un corredor que entró descalzo con las zapatillas en las manos. Supongo que le irían matando y no tuvo más remedio que quitárselas para poder llegar. Mis pies llegaron sucios pero sin el más mínimo roce. Las piernas las tenía 100×100 recuperadas al día siguiente, algo que nunca me había pasado hasta ahora después de correr un maratón en asfalto.

 

25 thoughts on “Maratón de Málaga 2011, mi primer maratón descalzo.

  1. Muy gráfico. O sea que pronto podrás mejorar ese tiempo… increible… lo malo es que cucuzella tiene el record del mundo barefoot y ese va ser dificil de batir pero el de España ya lo tienes. El de Europa… mmm no se sabe… jajaja… llamamos al Guiness??

  2. Enhorabuena Santi, estoy flipando!!, me ha encantado tu crónica, y me tienes en ascuas con tu próximo Reto.
    Informanos!

  3. Gracias Guille!
    Álvaro, el tiempo que conozco de Cucuzella es ‘barefoot’, pero con zapatillas, unas Newton. Me gustaría saber su mejor tiempo descalzo. Seguro que es también estratosférico.
    No es algo que me preocupe mucho, pero es cierto que este tiempo lo puedo rebajar bastante. Ya lo veremos.

    Ya mismo estamos organizando un maratón barefoot, aunque sólo participemos tu y yo:)
    Y por cierto, ¿Cual será el récord del mundo de la doble maratón barefoot (descalzo)? A ver si investigas…

  4. Enhorabuena hermano, me alegro mucho por vosotros (Dani, Alvaro, Roberto, Gato Pardo y tu) pero…no me sorprendo, tenía totalmente claro que todo saldría según lo previsto, estabais preparados para este reto física y mentalmente. Como decía el gran Muhamed Alí “La pelea es ganada en un lugar lejano y perdido, lejos de testigos. Detrás de las líneas, en el gimnasio y fuera del camino. Mucho antes de que yo brillara bajo esas luces.” Tenía tan claro lo que pasaría que días antes de la carrera le dije a Dani, «que sepas que a partir del km 30 a Santi le tendrás que tirar de la camiseta para que no se embale»
    Solo deciros que faltaba yo y que para el siguiente (Madrid) mucho se tienen que torcer las cosas para que yo falte. Saludos y a por mas retos!

  5. Gracias Moi! claro que faltabas tu, no hemos podido completar el pódium categoría barefoot. Pero no te preocupes, no se puede estar en todas! Te recuerdo que antes de Madrid está Sevilla, que además nos pilla más cerca…

    Gracias por tu confianza y apoyo infinito.

  6. Enhorabuena otra vez! la verda que me parece increible yo que corro 10 miseros km barefoot, tengo que seguir, pero esque hay tantas cosas que hacer.
    Sigue así, eres un referente para el grupo y no son solo tus logros deportivos.

    1. Gracias Antonio! 10km barefoot está muy muy bien, no tengas prisa.
      La verdad es que entre todos nos motivamos y eso nos hace progresar. Es una gozada.
      Ya mismo estamos un buen grupo corriendo descalzos por ahí.

  7. Cuando me agregaste al grupo, Alvaro comentó que el grupo estaba apunto de llegar a los 100 miembros. Ahora vamos por 177. Realmente eres un referente para todos nosotros. He leído estos comentarios y no puedo evitar felicitarte de nuevo. Porque eres un atleta como la copa de un pino, y porque mueves masas. No todo el mundo cuenta con el apoyo incondicional de amigos y familiares en todos sus sueños y retos. Realmente no se que te hará sentir mas feliz en una carrera, si llegar a meta, o llegar a ella tan acompañado antes, durante y después. El abrazo de tu hermano Moi al terminar el ironman de Lanzarote, refleja perfectamente esto. Todos se ilusionan contigo, se preocupan por ti en los entrenamientos, viajan contigo, sufren por ti y se emocionan con tus logros. Eso Santi, es una suerte tremenda. Imagino que estarás súper orgulloso de ellos. Y también dice mucho de ti como persona. Enhorabuena de nuevo.

    1. Muchas gracias Ñusi. La verdad es que tengo mucha suerte por tener tantos hermanos y tantos amigos. Siempre digo lo mismo, a mí no me supone mucho esfuerzo ni sacrificio porque disfruto entrenando y participando en carreras, y si encima tengo la suerte de que se impliquen conmigo mis amigos, pues no sé que más se puede pedir!

      Un beso y gracias de nuevo.

  8. Hola Álvaro! por gravilla aún no he probado yo, ¿qué tal es? Baeza no pilla tan lejos de Granada. Para la próxima quedada barefoot podrías acercarte.

    Un saludo!

  9. santi formidable sin habla de verdada yo no digo que no haga alguna seguro que me engancho haber si este año 2012 coincidimos en alguna carrera sera una gra alegria para mi verdad un abrazo muy grande de tu primo jesus

  10. Enhorabuena!!!
    Yo sigo en transición a correr descalza, ahora en invierno corro con unas nike 3.0 que me han quitado los dolores brutales de sóleos, pero en cinta sigo descalza. Cuando llegue el buen tiempo volveré a quitarme las zapas al aire libre.
    Me da muchos ánimos leer historias como la tuya.
    Gracias por compartida!!

  11. Gracias a ti Tallulah. Es un placer saber que nuestras experiencias le sirven a alguien para motivarse y animarse a seguir corriendo descalzo. Está claro que ahora con el frío la cosa cuesta, pero pada eso están las zapatillas. Ya llegará el buen tiempo otra vez. Mientras tanto lo de la cinta es una buena solución, además de andar por casa en calcetines.

    Mucho ánimo, a seguir corriendo descalza y a ver si te animas y nos cuentas tus progresos en esto del barefoot, porque si somos pocos aún en total yo creo que chicas hay muy, muy poquitas. Si te animas nos dejas un mensaje en el formulario de contacto. Seguro que tu experiencia, por poca que sea, anima a otros corredores y sobre todo a corredoras.

    Un saludo.

  12. Fenomenal, sos un fiera querido!!
    Me voy a animar con esto de correr a pelo, no creo que solucione mis problemas de lesiones pero por lo menos no voy a gastar el sueldo del mes en zapatillas. Siempre entrené y corrí con zapatillas caras de Adidas y Nike por la famosa amortiguación que ofrecen, aún asi tengo toda la pierna izquierda hecha un lamento por las lesiones que me dejó el atletismo de aficionado: tendinitis aquilea, rodilla de corredor y un esguince de tobillo que nunca sano del todo.
    Esto de correr descalzo no se ve en mi pais, si alguien corre a pelo es porque no tiene dinero para comprar zapatos y por falta de dinero/zapatillas no corren ¡Que ridicules a la hemos llegado por ignorancia y seguirle el juego a las grandes marcas!

    Que tipo de pie y pisada tenes?? Yo uso zapatillas con buena amortiguación porque la region del metatarso es la siempre me duele primero al caminar largas distancias (mas de 1hora), y cuando era joven empece a talonear para evitar el dolor, tal ves lo que me faltó es mayor paciencia y entrenamiento, sacarle ampollas y cuero al pie hasta que aprenda a protejerse solo.

    que buen post, da gusto leer…

    1. Gracias Luis, pero no es para tanto. Todos estamos hechos para recorrer largas distancias descalzos o casi descalzos, lo que pasa es que lo hemos olvidado. Si te apetece leete esta entrada, aqui me explico un poco más con lo de ir descalzo o con otro tipo de zapatillas (que son igual de caras pero que duran muchísimo más)
      http://www.cualquierapuedehacerlo.es/correr-descalzo-minimalista-nuestra-vision/

      Yo tampoco se si ir descalzo mejorará tus dolencias, pero no pierdes nada probando. Muchos amigos míos están probando y todos han eliminado sus dolencias. En cualquier caso no te va a hacer mal, porque te a reforzar la musculatura del pie, corregir la postura y eliminar zonas de tensión. ¿Alguna vez has visto a algún niño correr descalzo y pararse porque le duela algo? Yo tampoco.
      Eso sí, te recomiendo que no seas cafre y vayas muy poco a poco, máx. 500m-1km el primer día. Un día si otro no, y siempre que no haya molestias. Te en cuenta que el pie lleva muchos años encerrado en esas súper zapatillas y está muy debilitado y atontado. Es como quitarse una escayola de un brazo y pretender irse al gym a coger peso el primer día. Poco a poco.

      Mi pie es normal, al menos eso creía yo. Nunca tuve dolores ni molestias corriendo con zapas amortiguadas. Compraba las que me gustaban. Un día decidí ir al podólogo a ver mi pisada porque iba a comprarme unas nuevas y el de la tienda me preguntaba por mi tipo de pisada y yo no tenía ni idea. El podólogo me dijo que era hiperpronador y que necesitaba plantillas porque si no me iba a lesionar tarde o temprano. Le hice caso y me gasté 240€ en las plantillas más 120€ en unas zapatillas. Así estuve un año hasta que me quité las plantillas porque me notaba sensaciones raras en los pies. Seguí un año más sin plantillas y sin lesiones, y después descubrí el barefoot running. Ahora corro descalzo o con zapatillas minimalistas (zero drop, sin amortiguación, sin control de pronación, sin sujeción del arco, etc.). Una simple suela plana y algo de tela por encima. Sigo sin lesionarme, pero ahora recupero mucho antes después de una paliza y noto que mis piernas está más fuertes y sufren menos.

      Si tienes Facebook busca Cualquiera Puede Hacerlo y pides unirte. Ahí estamos muchos barefoot runners intercambiando nuestras experiencias y aprendiendo unos de otros.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.