jue. Ago 22nd, 2019

Maratón Ciudad de Málaga 2012 – FINISHER Ñusi Martos

MARATÓN CIUDAD DE MÁLAGA 2012 : 

NO TE VÍ, PERO NO HUBIERAS PODIDO CONMIGO…

(IMPORTANTE… SI MIS CRÓNICAS SON LARGAS, IMAGINAR CON CASI 20 KMS MÁS….AVISADOS QUEDÁIS, QUIEN NO TENGA MUCHO TIEMPO, QUE LO DEJE!!))

La mañana siguiente a la maratón ciudad de Málaga 2012, al salir de casa para ir a trabajar, mi padre me esperaba en la calle. Aún no lo había visto desde que hablé con él minutos después de cruzar la meta. Al verme caminar hacia él, me dijo: «estás mucho mejor de lo que yo pensaba». No es que fuera yo andando muy garbosa, pero podía disimular un poquito el tremendo dolor que sufría mi cuerpo. Charlando unos minutos con él, me dijo algo con mucho acierto: «esta carrera la habéis hecho con la cabeza; físicamente estabais preparadas, aunque sinceramente pensé que no lo suficiente para afrontar una maratón. Sin embargo, mentalmente estáis fortísimas». Y eso es justo lo que más me sorprendió a lo largo de los 42 km. La capacidad que tuve de luchar hasta el final.

¡¡Te tenía muchas ganas prueba reina!!!!

La semana previa a nuestro debut, creé un grupo en whatsapp incluyendo en él a Santi Ruiz, Dani Pascual, Paqui y una servidora. Les prometí que lo borraría al finalizar la carrera (aún no lo he hecho…me da pena…). Mi Maripuri y yo teníamos mil dudas en la cabeza, lo normal en nosotras vamos, pero con más nervios que nunca. Queríamos «tener cerquita» a Santi y a Dani, para poder preguntar todo lo que se nos iba viniendo a la cabeza. Al segundo día, yo pensé que Santi nos mandaba a freír puñetas, lo estábamos bombardeando a preguntas…Pero no, se portó como un gran compañero. Añadí después a Álvaro, quien en principio nos acompañaba a Málaga. Y así, entre mensaje y mensaje, y una vez resueltas todas nuestras cuestiones (que darían para otra crónica), nos coordinamos para la recogida de dorsales, para la hora de quedada, y para todos los preparativos previos. Chicos, gracias por aguantarnos.

El primer susto me lo llevo cuando Santi nos aconseja quedar a las 5.30 de la mañana, madre mía que madrugón! Pero como somos muy obedientes, le hicimos caso. A las 4:50 de la mañana me pongo en pié con apenas tres horas de sueño, y tras vestirme y coger mis cosas ya preparadas, entré en la habitación de mis niñas, les dí un beso y me santigüé frente al niño Jesús de su mesita de noche. Me despedí de Charlie y salí de casa recordando el mensaje que Quirós nos envió el día anterior….GRACIAS. Contra todo pronóstico, el hombre con la sangre de horchata (Dani) y Javi que finalmente vino con nosotros, estuvieron casi, casi puntuales a las 5.30 en Neptuno. Alvaro nos acababa de enviar un mensaje para decirnos que no podía venir. Así que ya estábamos todos, salimos y tras 40 minutos de viaje paramos a desayunar. Justo a la hora que Santi nos había aconsejado…si es que somos buenas, buenas. Estuvimos charlando y de risas todo el camino, pero cuando estábamos llegando me empecé a poner nerviosísima. Eran las 7.15 de la mañana y para mí ya era tarde….tenía mil cosas en la cabeza que no quería olvidarme de hacer, entre ellas estirar a conciencia, y hasta que aparcamos y nos ubicamos pasaron 20 minutos más. Yo ya me hacía pipí para reventar. Mis nervios. Después de que a Paqui se le perdieran las llaves del coche, de encontrarlas, y de rogarle al de la puerta que nos dejara pasar (aún no teníamos el dorsal), entramos en el estadio directas a los vestuarios. Aquello fue para vernos. Sacamos y metimos las cosas de la mochila varias veces, nos cambiamos de ropa, preparamos nuestras riñoneras (echa esto porsi, echa esto también), hicimos pis…cuantas veces? Cambié el vendaje de mis uñas, que se me había movido un poco y no me quedaba yo tranquila. Nos echamos crema antiinflamatoria, yo en mi rodilla que venía fastidiada y Paqui, pues un poquito por todas partes! Y lo mejor lo del reflex. Como en muchas carreras veíamos a la gente echarse reflex, pues ala, nosotras también. Nos echamos reflex desde las caderas hasta los tobillos, lo que es para prevenir, y ese frescor se nos metió por todas partes, y teníamos frío hasta por dentro!!!

Y así salimos del vestuario, heladas por el frío, por los nervios y por el reflex. Temblando, vemos a Dani que nos silva y nos dice que lleva media hora buscándonos, que había dado ya tres vueltas y no nos encontraba. Ay pobre…estaba ya nervioso. Y nosotras sin querer salir a pista….Eran las 8.30 y no teníamos ni los dorsales puestos, ni habíamos estirado….ni ná! Menos mal que habíamos quedado tan pronto!

Javi no había conseguido dorsal, una lástima, por lo que nos esperaba en las gradas para vernos salir. Entonces vimos a Santi y nos dijo, «no olvidéis que una maratón es un calentamiento de 30 km y una carrera de 12». Y de repente, hubo un instante en el qué pensé «qué hacemos nosotras aquí??, pero empecé a comerme mi barrita «long energy» para entretenerme y también un iboprufeno, para prevenir otro poquito más, jajaja! Nos hicimos una foto los cuatro juntos, y ala, para la línea de salida, sin anestesia ni ná!!

Justo al salir vimos al primero que nos dijo «ey Maripuris»,  Paqui le dijo, quién eres? y él contestó, «un admirador vuestro». Creo que era Juan Carlos Aguilera, y mil disculpas si me equivoco. Me partía de risa, pero que bien nos sentó aquello.

Nos despedimos de Santi que se adelantó, y nos quedamos junto a Dani. Después de atarme las zapatillas tres o cuatro veces para encontrar el punto perfecto (eso no me pasaría descalza), suena el disparo de salida. Empezamos!!!

Dani se despide de nosotras en seguida y nos deseamos suerte. Los primeros 6 o 7 km de carrera voy muy tranquila. Como llevo gps, le voy marcando el ritmo a Paqui. Si veo que vamos a 5 minutos el km, le digo que bajemos un poco, y así hasta coger el  ritmo que ya fue constante durante los primeros 25 km (6 minutos el km de media, tal y como habíamos planeado para aguantar bien la carrera). Javi nos sorprendió echándose a correr unos minutos con nosotras y animándonos. Cuanto se agradecen estas pequeñas cosas en una carrera así. Me acordé también de Álvaro, y de que me hubiera gustado que estuviera allí,  para apoyarnos, ayudarnos…no sé, me daba cierta seguridad.

En el km 9 mi rodilla izquierda me dice hola, y ya no paró de hablar hasta que llegamos a meta. Menuda lata me dio. Entonces fue cuando comenzaron mis miedos. No quería que ocurriera nada imprevisto, yo aguantaría con el dolor, pero rezaba para que no fuera a peor, para que no me impidiera terminar. Lo malo fue, que ya en el principio, empecé a sufrir un poquito, lo cual te desanima pensando en lo mucho que aún te queda y en cuantas cosas pueden pasar.

Cuando llegué al km 12, recordé las palabras de Santi, pero al revés. Me decía a mí misma, “ya sólo quedan los 30 km que hiciste el otro día con Paqui entrenando, y no estás tan mal, puedes hacerlo hoy también”. El ánimo sube y baja en una maratón mil veces. Y ahora estaba  arriba.

Nos cruzamos a Santi y a Dani en las vueltas, y nos poníamos súper contentas de verlos. Santi pasa en menos que parpadeas, cómo corre el tío!! Y Dani con ese estilazo que tiene también…da gusto verlos. Una de estas veces, Javi iba corriendo junto a Dani, y me alegré mucho por él. Llevar compañía en un largo recorrido es muy importante.

Cuando nosotras dimos la primera vuelta, no recuerdo exactamente en qué punto de la carrera, vimos a Moi en su bici. Qué ilusión madre mía! Son sólo unos segundos que te dan fuerzas para muchos minutos…Pero pronto me sorprende un fuerte dolor en ambos glúteos, más en el derecho. Justo donde me lesioné al año pasado después de la media de Granada. El piramidal, mi punto débil. Lo había estirado a diario pero no lo hice antes de correr. Para hacerlo tengo que tumbarme en el suelo y no encontré el momento, ni el lugar…en fin, cuanto me arrepentía. Durante varios kms no le dije nada a Paqui, y seguía a su lado aguantando el tipo, no quería que se desanimara por nada del mundo. Pero creo que fue en el 18 más o menos, cuando le dije que iba dolorida. Me dijo de bajar el ritmo y yo le dije que no. No había visto al coche escoba, y llevábamos detrás nuestra al grupo de la bandera amarilla que marcaba 4:15.  Había mucha gente que nos animaba y no iba a bajar ya, tan pronto. Rotundamente NO. Un señor se acercó a hacerse una foto con nosotras, yo me partía de risa. Pero por qué nos conocían como maripuris??? En serio, a veces nos decían “cualquieras” y otras maripuris, y salvo Borja Elordi que estaba por allí, los demás de qué nos conocían? Quienes eran? El caso es que nos daba un subidón y el ánimo volvía a sobresalir. Gracias a todos, de verdad. Además viendo nuestras camisetas, también nos dijeron que cualquiera no corría una maratón. Esas palabras te hacen grande en un segundo. Y un señor le dijo a Paqui, que después de correr una maratón, ya no seríamos unas cualquieras. Ella le contestó que más que nunca. En aquellos momentos, nos sentíamos especialmente  orgullosas de lucir esas camisetas. Y así, conseguía olvidar un poquito lo que estaba padeciendo y llegué al km 21. Ya teníamos la media hecha. En 2:02, un poquito más rápido de lo que yo había previsto para estar bien los 21 siguientes. Es el trazado más pesado. Realmente te haces una media maratón en una misma avenida…ahora pallá, ahora pacá, y ahora pallá otra vez. Pero bueno, hecho estaba y nos adentrábamos ya en El Palo. La cosa cambia. Más animada intento disfrutar del paisaje. Huele a mar y escucho el ruido de las olas. Y sin darme cuenta mis piernas han bajado el ritmo sin pedirme permiso y me descuelgo de Paqui. La tengo delante a tan sólo unos metros, pero no me puedo poner a su lado. En el km 25 se acerca y le digo que estoy bien, que llevamos 2.30 de carrera y que vamos bien de tiempo, que no quiero aumentar más por si acaso. No le digo del todo la verdad porque voy regular nada más. El dolor es cada vez más agudo, y ya molestaban hasta los riñones. Para colmo la rodilla no quería perder su protagonismo y se hizo notar con creces en ese punto de la carrera. Tanto es así, que me hacía pis y no quise parar, pues si paraba no podría continuar. El grupo de 4:15 pasó casi sin darme cuenta. Pero no me agobié. Íbamos mucho mejor de lo que pensaba. Los voluntarios en patines y en bicicleta no dejaban de aparecer en todo momento, ofreciendo agua, fruta, réflex (réflex?, no, más réflex no). Bebí agua en cada uno de los avituallamientos desde el principio, para evitar calambres. También cogí un par de veces naranjas que saben a gloria. Y no parábamos de correr en ningún momento.

En uno de los avituallamientos, creo que del km 28 más o menos, justo en una pequeña subida, alguien se pone delante de mí para coger agua y tengo que parar en seco…Dios! Qué dolor! Noté crujir la rodilla y me costó la vida comenzar a correr. Pero seguí y pillé a Paqui de nuevo, que de momento me dejaba atrás otra vez. Es curioso, pero llevándola todo el rato a la vista, a mi alcance, no conseguía ponerme a su lado y mantenerme junto a ella. Así llegamos al km 30 y nos tomamos nuestra barrita  infisport  de efecto inmediato recomendada por Santi, y recordamos de nuevo sus palabras. Le dije a Paqui que ahora era ya como salir a correr 12 kilometrillos de ná, como tantas veces hemos quedado para hacerlos. Ay madre, con lo malica que yo estaba….

Entonces nos alcanza el grupo de 4:30 h. Ah no, este sí que no!!! Paqui se desenvuelve bien y los deja atrás. A mí sin embargo me pasan y por un momento me vengo abajo. De repente, el señor que llevaba la bandera amarilla, mira hacia atrás y me dice, “métete aquí entre nosotros, tienes que alcanzar a tu compañera” Yo creía que no podía, pero sin saber cómo llegué a ellos y me envolvieron literalmente. Esta experiencia es la primera vez que la vivo. Esta gente ayuda a los demás a mantener el ritmo y no imagináis cuanto animan. De repente, saqué fuerzas para adelantarlos y alcanzar a Paqui. Y el señor de la bandera me gritaba, “así me gusta, que te vengas arriba, vamooos!” Genial de verdad.  La barrita hacía su efecto. Todo seguía doliendo exactamente igual, pero estaba optimista, contenta. Y nos adentramos en el centro. Fue un momento muy especial. Pasé por la zona de La Alcazaba totalmente esperanzada y me mantuve junto a Paqui todo lo que pude. En aquel momento me acordé de nuestros queridos Arapajoes.

Realmente pienso que esa fuerza tan grande que tuve para reponerme a mis dolores y seguir moviendo mis piernas todo lo rápido que podía, me la han dado sin duda las rutas domingueras con ellos. Siempre han confiado en nosotras, en nuestras posibilidades y nos han forzado a sabiendas de que conseguiríamos llegar donde nos llevaran. Y esos kms de montaña se notan, no sabéis cuanto.

El recorrido por el centro no tenía señalizados los kms de carrera que llevábamos. Y de repente, cuando salimos de él, ví a lo lejos el km 36. ¡¡¡bien!!! La mayoría de los comentarios respecto a una maratón es que en el km 35 te quieres morir….y después si lo superas resucitas. ¡ Pues yo no te ví  km 35!! Pero no hubieras podido conmigo!

En el km 37 empecé a pensar ya en el 42, ahí ya sí creí que era posible, y que aunque se me fastidiara del todo la rodilla o me diera algún calambre en la pierna derecha, podría llegar a meta andando. En esa última y eterna recta Paqui vuelve a adelantarse, esta vez se aleja un poco más. Aprieto y me acerco, pero no consigo situarme a su lado. Un chico que va en bici delante mía junto a otro muchacho, me dice que me pegue a ellos, “no te dejes vencer ahora, ya la tienes” . No me canso de agradecer estos detalles. De nuevo me esforcé por consegurilo y lo logré. Y tras unos minutos con ellos, les paso, y el de la bici le dice al otro “que no se te escape, síguela”.

Paqui y yo nos juntamos, nos miramos y sonreímos. ES NUESTRA.

Llevo el móvil con música y el gps, y de repente no deja de sonar el “clic” del whatsapp. Nuestros arapajoes, seguro, ya están preguntando por nosotras a Moi…Mi felicidad va en aumento. Me acuerdo de la gente que habrá estado pendiente de nosotras, y en lo contentos que se van a poner.

Veo el km 41 y creo que llevábamos corriendo 4:10 aproximadamente. Pensé que podíamos conseguirlo en 4:15 pero ese fue el momento subidón. Sin pensarlo cojo el móvil, llamo a Dani y cogió Javi. A ellos les dijimos que llegaríamos en 5 horas más o menos según nuestros cálculos, por tanto quería avisarles, necesitaba verlos en meta y que no estuvieran por ahí de cervezas harticos de esperarnos. Me dijo Javi, venga, venga! Y colgamos.

Pero joder con el km 42, dónde estaba??? Vi el estadio, por fin!!! Pero…qué está pasando? Por qué no entramos? Ay madre, otra vuelta, no, no puedo!!!! Y apareció el muro. No os lo vais a creer, pero allí estaba, en ese justo momento, en el final de la carrera, cuando yo quería parar y ya no tenía energía para luchar contra mi mente. No puedo, no puedo, le decía a Paqui. Y Paqui…¿cómo qué no puedes??? Acabáramos!!!  Alguien nos hizo una foto y nos dijo Maripuris! Y me dio unos segundos de vidilla, de alegría, pero estaba lista…..

En los últimos metros, apareció como un ángel, Carmen, una amiga nuestra, guapísima y con sus tacones, que nos abrazó y nos dijo que estábamos muy guapas, que teníamos muy buena cara para lo que habíamos hecho…y cuando me vió a punto de llorar, me cogió y se puso a correr con nosotras….venga, venga, venga!! Creí que me caía…Se despidió de nosotras justo antes de entrar al estadio y Paqui tuvo que darme la mano. Vamos Ñusi!!!! Y detrás nuestra de nuevo los del 4:30, que aparecieron de la nada, por la lentitud de mi último km, pues desde que los dejamos en el 30 no los volvimos a ver…. finalmente nos alcanzaron. Por supuesto dirigiéndonos palabras de ánimos y elogios.

Allí estaba la meta, frente a nosotros, a unos metrillos de nada, miro el crono 4:30 justos, qué bien, qué bueno!! Y busco a Dani, se que está ahí….y lo veo con esa cara de emoción y su plástico azul puesto, congelado de tanto esperarnos el pobre….empecé a llorar, veo a Santi grabándonos con su móvil, sonriendo, y sin darme cuenta estoy abrazando a Paqui fuerte fuerte, tras cruzar la línea de meta.

SOMOS FINISHER!!!! Lo hemos conseguido!!! Javi en las gradas nos aplaude. Madre mía, es tan emocionante….Nunca pensé que superaría a lo que sentí tras mi primera media en Granada. Ya hemos hecho unas cuantas carreras y creí que estábamos algo acostumbradas a esa maravillosa sensación que produce terminarlas. Pero que va, una maratón es diferente. Supera con creces a todo lo que hablan de ella. Cuantas cosas pueden pasar en 42 km, cuantos imprevistos, cuantas sensaciones, cuantos cambios de humor, cuantos kms y cuanta dureza…. Y ahí estamos las Maripuris, tan cabezonas como siempre, consiguiendo una vez más el objetivo. Y a pesar de todo, mi sensación fue de haber disfrutado muchísimo de la carrera, sobre todo en los últimos kms, cuando lo veía posible.

Santi nos recibe, nos dice que hemos hecho un tiempazo, nos abraza y nos cuenta que se ha retirado, uff….nos dio mucha pena. Pero es un deportista nato, y estaba genial, con ganas de intentarlo de nuevo. Olé. Me dirijo a Dani, le abrazo y siento que está contentísimo por nosotras. Santi tuvo que coger todas mis cosas, se me caía todo de los nervios. Nos lleva a por nuestra medalla, guau!!! Y le dice a la de la tele que habían llegado dos campeonas, nosotras???, nos entrevista preguntándonos qué opinamos de los dos que han corrido descalzos y nos ponemos a hablarle del barefoot y de sus beneficios como si nada, jajaja, flipó seguro!

Llamé a mi padre y a Charlie, y entre lágrimas les contaba que estaba bien y que lo había conseguido. Nos fuimos para el vestuario, primero me llamó mi hermano mayor, me preguntó “qué tal? Le dije “muy bien, 4:30!” y me dice, “ah, pero la habéis terminado?? Joder! Qué máquinas!!. Nuestro grupo arapajoe en whatsapp arde….todos tan contentos felicitándonos  cuando Ignacio les informa de que habíamos terminado ya. Me llama Curri, qué alegría!!! Nos felicita. También nuestros queridos David y Paco, que se estaban hinchando de cerveza a nuestra salud. Paco decía que había ganado la porra de 4:30 que había hecho consigo mismo! Jajaja….En fin, súper, súper emocionante.

Nos reunimos con Santi, Dani y Javi en un bar para comernos una hamburguesa que nos supo a gloria. Comentamos la carrera. Javi nos cuenta que ha corrido finalmente junto a Dani 27 km!!! Y que han conseguido la marca prevista. Qué bien!

Llega el momento de despedirnos de Santi e irnos para Granada. Gracias por conducir Javi…nuestras piernas no respondían.

Viajé saboreando el momento y aún sigo.

Ayer fui a trabajar caminando de una forma que me avergonzaba. Pero más feliz que una perdiz. Me reía sóla.

Quiero acabar contándoos una cosa porsi puede ayudar a Qualquiera. Paqui y yo no hemos hecho esta maratón a base de entrenamientos como tal. No hemos hecho series, ni cambios de ritmo, ni hemos respetado ningún plan de entrenamiento. Al menos yo no he entrenado todos los días a la semana que se suponen son necesarios para afrontarla.

He hecho lo que he podido madrugando mucho y saliendo a correr con mi amigo David, al que agradezco enormemente su compañía a esas horas de la mañana.  Y sobre todo he disfrutado los domingos arapajoes con rutas de vértigo que tienen todo lo necesario para ponerte como un toro. Y para finalizar, dos salidas de asfalto con Paqui, de 30 y 25 km. Un gran esfuerzo, pero sin perder la cabeza y sufrir demasiado. Y sí, así también se puede afrontar una maratón con garantías. Sólo hay que echarle ganas, voluntad y sentimiento. Después de vivir la experiencia, pienso que una vez que te preparas físicamente, el día de la carrera, el 80% está en la cabeza y el resto en el físico. Y que el único objetivo de una primera maratón, debe ser llegar a meta sin importar los tiempos.

Gracias a la organización y voluntarios, un 10 para ellos. Gracias de nuevo a Moi por bajar a vernos, nos diste alas. Gracias a Juan Carlos Aguilera por la recogida de dorsales y a Borja Elordi por animarnos. Gracias a todos los que habéis estado pendientes de nosotras. A Pablo Conde por esas palabras tan bonitas que nos dedicó y a todos los que le siguieron. A  Pepe Roldán por seguirnos de cerca  y mantener vigente mi beca. A David y Paco siempre. A nuestros Arapajoes por confiar sin dudar en nosotras y por alegrarse de nuestro logro como si fuera suyo. A mi familia por no decirme en ningún momento que estaba chalá. Al Dream Team (Santi, Dani y Javi), por acompañarnos en este día tan importante para nosotras. A Charlie, por compartir conmigo todo lo que hago, por repetirme una y otra vez que lo iba a conseguir y que si no fuera así estaría igualmente orgulloso de mí. Por aguantar mis nervios y mis entrenamientos. Por quedarse con nuestras niñas y organizarles un divertido plan de domingo en mi ausencia. Por dejarme acostada el resto del día y encargarse él absolutamente de todo. Esta carrera la ha hecho él también conmigo. Y sin él, no lo hubiera conseguido.

Y a Paqui, porque sin ella, hubiera sido imposible. Esta vez te tocó a tí tirar de mí. Gracias por estar tan fuerte ese día. Tu buen estado de ánimo me contagiaba y me hacía ver que todo iba a ir bien. No quiero ni pensar qué hubiera pasado si tú te hubieras venido abajo. Yo no hubiera tenido fuerzas para tirar del carro. Aún así, no dejamos de correr y no conocimos al coche escoba, eh? Pero sobre todo gracias por creer que este reto era posible para las dos. Por estar tan ilusionada en él como yo. Por decir a todo que sí. Por entrenar conmigo. Y por ser mi amiga. Te quiero mucho Maripuri!!! (pero ya está eh?, ya ni una carrerita de estas más). 

Todos estáis en mi mente, no me olvido de nadie. GRACIAS, GRACIAS Y MIL GRACIAS A TODOS LOS QUE HABÉIS CREIDO EN NOSTRAS Y A LOS QUE HABÉIS SIDO MARIPURIS POR UN DÍA. LO HEMOS CONSEGUIDO!!!

otro video de la llegada

http://www.myvideofinish.com/home/childPages/show_videoAthlete.aspx?r=213174#.UMeQMJPm4xd

17 thoughts on “Maratón Ciudad de Málaga 2012 – FINISHER Ñusi Martos

  1. Maravillosa cronica, he vivido la carrera contigo, has expresado tan bien esos sentimientos que se viven la primera vez que corres una maraton. Por cierto, mi primera fue un año antes en ese mismo escenario con las mismas impresiones sobre el recorrido, e hice 5:00 horas asi que debeis estar muy muy pero que muy orgullosas. Tienes razon «Cualquiera puede hacerlo» pero no lo ha hecho cualquiera «lo habeis hecho vosotras». Un fuerte abrazo y sigue escribiendo con tanto sentimiento que me encanta.

    1. Muchas gracias por tus palabras Surman, la verdad que estamos contentísimas con el resultado. Y leer mensajes como el tuyo nos hacen ver una vez más que ha merecido la pena.

  2. Enhorabuena Ñusi, como ya escribí el día previo en Facebook, antes de correr ya erais unas campeonas, y ahora aún más. Me ha encantado la crónica, desde el principio hasta el final, ha sufrido, he disfrutado,.. mientras la leía!! Sois FINISHER con mayúsculas, porque sacar tiempo como lo sacais vosotras en una época como en la que vivimos, con familia, trabajo,… es muy complicado, y vosotras lo habeis hecho sacrificando horas de sueño, de estar con vuestras familias,…
    Enhorabuena otra vez Ñusi.
    Un fuerte abrazo!!
    @guilleqc

    1. Hola Guille!! Muchas gracias por tu comentario y por dejarlo aquí, para siempre…La verdad es que pasados tres días no me creo lo sucedido, es como un sueño, pero sí, es un sueño hecho realidad. Gracias por tu apoyo, por tus mensajes y por decirnos días antes que pasar lo que pasara, seriamos unas campeonas. De verdad que todos vuestros comentarios nos han ayudado mucho. Besos y…nos vemos en Motril??

  3. Ha sido muy emocionante leeros. Hablo en plural porque aunque escribes tu, corréis las dos y lo vives por las dos. Estoy muy orgulloso de haber contribuido en algo a vuestro logro, pero aunque se que os sentís mejor con nuestro apoyo (incluyo Arapajoes y demás Qs) y que pensáis que sin el no lo hubierais hecho, la verdad es que no necesitáis a nadie para conseguirlo. Bueno sí, la una a la otra, pero nada más. Sois un ejemplo de superación, de lucha, de ganas, de ilusión y de motivación para mí y para todos.
    A mi me dijo un buen amigo el día de antes de mi primer maratón, «el verdadero mérito de un maratón no está en cruzar la meta, si no en estar en la salida», así que si sólo plantearse un reto así ya os engrandece, terminarlo de la manera que lo habéis hecho es rizar el rizo. Así que enhorabuena y de ahora en adelante mucho cuidado con aquello que os planteéis porque lo vais a hacer seguro.

    !!!!Yo quiero ser una maripuri!!!!

    Un gran abrazo.

    1. Ay Santi…recuerdas el primer mel que te escribí sin apenas conocerte??? Después de la carrera de la mujer pensando en la media maratón de Granada. Nunca olvidaré el post que me dedicaste contestando una por una a cada una de mis preguntas. Siempre te has portado genial, y no te ha importado perder unos minutos de tu tiempo para prestarnos atención. Quizás sólo nos necesitamos la una a la otra, pero si puedo asegurarte, que si no fuera porque me incluiste en tu grupo Q y seguidamente yo a Paqui, ni la mitad de esto hubiera ocurrido. Tienes algo que engancha, tú y todo lo que has creado. se que lo has hecho con más amigos, pero querido Sensei, que quieres que te diga, tú eres la viva imagen de este grupo y yo estoy orgullosísima de conocerte y de contar con el apoyo de un tío mu grande. Gracias, gracias y mil gracias por contestar cada uno de mis mensajes previos a la maratón, que no han sido pocos, y lo mejor, es que ninguno, te ha parecido una tontería, y lo has contestado siempre con seriedad y sabiendo que para nosotras era importante. Mi logro es el tuyo amigo, el de uno de tus Qs. Besazos

    1. Muchas gracias Javier!!! Me alegra que te haya gustado la crónica. Es un placer poder compartir con vosotros una experiencia así. Saludos!

  4. Ñusi, Ñusi!
    …manga larga o manga corta? mochila? agua? comida? Chubasquero? Corta vientos? Hará frío? Hará calor? Zapatillas de asfalto o de montaña? Jajajaja…cuantas dudas!!! Y yo siempre…Ñusi, llévate de todo y sobre la marcha decidimos! Jajaja…me encanta!

    Creo que sois muy atrevidas y la cosa os ha salido bien. Yo nuca he corrido una maratón pero se que es muy duro y que se puede atragantar en cualquier momento.
    Ñusi, se que tuviste algunos dolores en la pierna y en el gluteo, pero creo que nada fuera de lo normal para 42 km. Tendríais que ver como llega mucha gente a meta por el hecho de terminar. Para mi es muy importante disfrutar con lo que hacemos, pasarlo bien, divertirme, conocer gente, etc… Pero no tenemos que demostrar nada a nadie. Corremos porque nos gusta correr y si lo hacemos en buena compañía…pues mejor.
    Ya os lo dije en persona, pero ahora os lo dejo por escrito para que siempre lo tengáis presente. No os dije que no os esforzarais lo suficiente, si no que podéis dar mucho más, que tenéis mucho margen de mejora, pero que aún no os lo creéis. Sólo vosotras sabéis lo que habéis entrenado para esta carrera y que si pudierais hacer un plan de entrenamiento en condiciones para una marathon seríais la ostia.
    …y si, no solamente a los Arapahoes si no a mucha gente que estamos en este gran club (Cualquierapuedehacerlo) nos habéis dado un empujoncito y mucha energía para afrontar una carrera de este tipo. Por esto y por mucho más, gracias!
    Un beso para las dos, enhorabuena por la carrera y a seguir correteando por la montaña!!!

  5. Hombreeeeee!!!!!! y un mes entero pa esto??? esta era la carta que me habías escrito???? jajajaja!!!!

    En serio, Rey Majo, amigo Moi, mil gracias por tus palabras y por todo. Lo se, se que podemos dar más. Que quizás nuestras condiciones físicas no son la pera, pero con esfuerzo y constancia, todo puede mejorar. Yo particularmente, tengo poco tiempo de momento, pero bueno, son etapas, las peques crecerán, y todo se estabilizará un poco. Hasta que así sea, seguiré disfrutando corriendo con la mejor compañía y por supuesto sin demostrar nada a nadie. Lo tengo claro.
    En Málaga, sólo queríamos demostrarnos a nosotras mismas que podíamos hacerlo y luchamos por ello. Se que mucha gente llega hecha polvo, los ví con mis propios ojos, pero Moi, también sabes que yo no soy de quejarme para nada. Que a todo digo que sí y palante. Y que por suerte, he tenido poquísimos problemas y lesiones. Y aquel día, el de la maratón, te juro que fue el primero, después de mi primera media en Granada hace un año, que sufrí mucho, mucho, y desde el principio. Por supuesto el dolor me dejó terminar sin problemas, pero te aseguro que si hubiera estado como en anteriores carreras, hubiera salido mucho mejor, eso sin duda. De hecho, ya ves, sigo sin poder correr….es decir, que no te exageré naica!!!! Y eso es lo que yo intentaba explicarte aquel día.
    En cualquier caso, estoy feliz de haber logrado hacer una maratón (aunque le falten 50 metros), y haberla preparado casi en su totalidad (sin series y sin planes), a vuestro lado. Vosotros me dáis la vida cada domingo te lo prometo!!
    Ahora muero de ganas de recuperarme y de no perder lo conseguido, porque si no, me vais a echar del grupo por requetelenta!! (y eso me preocupa mucho, lo sabes verdad?)
    Confío en tus palabras y pondré todo de mi parte por darlo todo y lograr mejorar cada vez más. Es todo un honor, que el Gran Jefe Arapajoe, confíe en mis posibilidades.

    Gracias Moi, un beso enorme!

  6. Se me han saltado las lágrimas!! Cómo lo narras… casi se pueden sentir los calambres en carne propia… Me parece increíble que hayas podido estar 4 horas y media corriendo a buen ritmo, pero lo que más me impresiona y me motiva es cómo has sabido organizarte para conseguir alcanzar esta meta, teniendo en cuenta lo ‘apretá’ que eres, como tú dices, con el tema familiar. Porque si nos parecemos en algo, y creo que sí, correr es sólo una pasión más a encajar en la vida entre los momentos compartidos con los peques, la pareja, los amigos, el trabajo fuera y dentro de casa… Porque queremos hacerlo todo y queremos hacerlo bien, (o al menos intentarlo, jajajaja). Y yo dudaba seriamente de que pudiera conseguirse pero… tras tu crónica… ya veo que sí. Muchas gracias por compartirlo.
    (por cierto, soy esther, la mamá de Claudia, jajajajajaja. Me encanta el blog, gracias por dármelo a conocer, llevo 3 horas leyéndolo)

    1. ay Esther! No había visto este comentario! Claro que nos parecemos y mucho. Pero sobre todo en que creemos que podemos con todo y con esa actitud, al menos lo intentaremos, siempre! Justo hoy hemos venido las dos juntas de correr y ya estás hecha una campeona! Y yo tan contenta de haberte enganchado y hacerte ver que Cualquiera Puede HAcerlo. Un beso guapa, nos vemos el jueves1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.