mar. Oct 23rd, 2018

Los bebés, mucho mejor descalzos Gerard Piqué.

 

Hace unos días me enviaban por Twitter los amigos de la Clínica del Pie La Malagueta (si, aunque corra descalzo tengo amigos podólogos deportivos que no sólo no se llevan las manos a la cabeza, sino que lo ven totalmente lógico y hasta saludable para los pies) un interesantísimo artículo publicado en la Revista Internacional de Ciencias Podológicas  de la Universidad Complutense de Madrid titulado “Podología preventiva: niños descalzos igual a niños más inteligentes” .  En dicho artículo su autora, Isabel Gentil García, profesora titular de la Escuela Universitaria de la Complutense, intenta justificar con argumentos científicos la necesidad de dejar descalzos los pies de los bebés no andantes. El artículo es completísimo y muy interesante, y en el nos dice entre otras cosas que el movimiento físico y el estimulo sensorial del bebé a través de los pies descalzos es factor de aceleración de maduración, del desarrollo propioceptivo y del desarrollo intelectual del niño.

Justo el día después de leer este artículo, veo de rebote una foto que publica en las redes sociales el futbolista del Barça Gerard Piqué de los pies de su hijo recién nacido, que incluso lleva todavía puesta la pulsera identificativa del hospital en el pie. La foto no tiene desperdicio, el pobre chaval con unos zapatillones puestos, naturalmente y como no podía ser de otra forma, de la marca que lo sponsoriza, la todopoderosa Nike.

Probablemente es una foto inocente de un papi orgulloso, y espero que se los haya puesto sólo para la foto, pero por favor, que alguien de su entorno le diga que ponerle eso a un niño en los pies, aunque sean muy monas, de Nike y con su nombre, es una auténtica barbaridad. Espero que la mami, a la que le gusta estar descalza en los escenarios, tenga algo más de sentido común y deje al pobre bebé pasar tiempo descalzo. Mientras tanto, una foto que a las pocas horas tenía 115.000  “me gusta” en Facebook y más de 12.000 retuits en Twitter, habrá dado la vuelta al mundo varias veces transmitiendo a millones de personas la idea de que calzar a un bebé con unos ladrillos es una monada.

El que tenga interés (ya se que ni Piqué ni Shakira lo van a leer), aquí tiene el artículo completo. Y para el que no quiera leerse el artículo completo, aquí dejo las conclusiones que nos da la autora al final del mismo. Son un verdadero manifiesto barefoot.

 

“En el niño preandante, la  característica principal de esta etapa de desarrollo cognitivo es la superioridad de lo sensorial y lo motor sobre cualquier otro aspecto. A los 7-8 meses, que es cuando los niños manipulan sus pies con las manos o con la boca están aportando un importante estímulo para el desarrollo sensorial. No debemos reprimir la sensibilidad táctil de los pies calzándoles, pues informan del mundo exterior, transmitiendo sensaciones de temperatura, texturas… que favorecen el desarrollo psicomotor del niño, sino cuidar y potenciar la libertad de los movimientos de los dedos y de los pies; a estas edades los dedos, como órgano táctil, se mueven mucho.

 En la primera infancia el juego que predomina es un juego motor, jugando con su cuerpo e individual. Juega con sus pies y ello es estimulante del desarrollo, pues permite la maduración del sistema nervioso estimulando la mielinización de las dendritas y favorece el control neuromuscular, el desarrollo intelectual y las habilidades sociales. El movimiento físico del bebé es factor de aceleración de ciertas formas de maduración por el estímulo de mielinización.

Es necesario que la planta del pie en el niño se ponga en contacto con superficies irregulares a fin de estimular las sensaciones cinestésicas y los reflejos posturales. El niño necesita el estímulo táctil, de presiones, de irregularidades del terreno para des- arrollar la propiocepción, mejorar la posición de articulaciones, reforzar la musculatura.

El calzado denominado preandante o el calzado para el gateo, no tiene justificación para su uso, impide recibir sensaciones, además añade un peso excesivo a los pies impidiendo hacer lo que necesitan, esto es, moverse y además el niño se lesiona al golpearse las piernas con ese calzado. El movimiento de autodefensa que utilizan los niños de descalzarse en cuanto pueden tiene mayor significado que el que aparentemente interpretábamos.

No debemos poner impedimentos al desarrollo propioceptivo, neuromuscular e intelectual del niño encerrando sus pies en un calzado que no necesita, al contrario se deberá estimular a los niños a disfrutar de su cuerpo y de su motricidad con los pies descalzos.”

 

Revista Internacional de Ciencias Podológicas. Universidad Complutense de Madrid. 

Vol. 1, Núm. 1, 2007, 27-34

2 thoughts on “Los bebés, mucho mejor descalzos Gerard Piqué.

  1. Como siempre, es bueno visitar este blog, para encontrar contenidos interesantes y novedosos.
    Como padre de una niña de dos meses me ha sido muy útil el artículo de la dra. Gentil
    Aunque ya me imaginaba que esto de ir con el pie desnudo era lo mejor para un bebé precaminante, siempre ayuda ver que estudios serios apoyan nuestras sospechas…
    Suerte que para cuando más le haga falta llevar los pies al aire a mi niña, va hacer una buena temperatura y madres y abuelas no se pondrán tan pesadas con lo del frío.
    Salud

    1. Hola Miquel, me alegro de que te haya podido servir este artículo para comprobar tus sospechas. Con lo de las abuelas, lo vas a tener regular, y eso sin frío. Con frío ya te digo que está todo perdido, así que ve buscando o fabricando calzado adecuado para tu bebé. Y por cierto, enhorabuena por tu niña. En el Decathlon encuentras cosas interesantes y baratas vendidas como calzado para interiores para bebés, de la marca Domyos.

      Saludos y disfruta de tu niña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.