jue. Feb 21st, 2019

Discovery Underground Barcelona 2014 con sandalias, una carrera distinta.

La pasada madrugada del 28 al 29 de agosto tuvo lugar en Barcelona la original carrera promovida por el canal Discovery Max consistente en correr 10 km por los túneles del metro de Barcelona. La carrera estaba limitada a 300 personas, las cuales debían ser seleccionadas de entre todas las solicitudes recibidas, más de 15.000, una prueba más del boom del running popular que se vive en España. A mi me avisó un amigo, el cual también me avisó el año pasado, pero si bien el año pasado no le hice caso y no rellené la solicitud, este año si la rellené y mira por donde me escogieron.

La idea de correr por los túneles del metro me atrajo por ser algo diferente, original y difícil de volver a repetir, no porque me pareciera bonito correr por ahí. Correr de madrugada por túneles oscuros, llenos de humedad y obstáculos de todo tipo no es algo bonito, sinceramente, pero si tenía un componente de aventura, desafío y exclusividad que lo hacía atractivo. Así que como las fechas me venían bien, allí me presenté el jueves a medio día, aprovechando el viaje a Barcelona para verme con unas personas que tenía pendiente y por supuesto, para hacer un poco de turismo.

la foto (2)

Espectacular vista de Barcelona desde el Park Güell con mensaje para todos los turistas: okupa y resiste.
Okupa y Resiste. mensaje que ven todos los visitantes del Park Güell.

La carrera en sí tampoco es una carrera, es decir, ni había toma de tiempos ni orden de llegada. Nos explicaron mediante unas normas y requisitos bastantes estrictos que tuvimos que firmar que no había carácter competitivo, que saldríamos en 7 grupos con 2 minutos de diferencia entre cada uno y que la formación y orden de los grupos era totalmente aleatoria. También nos advirtieron de que no se podía adelantar, ya que podía ser peligroso, ni usar cámaras de grabación ni teléfonos para tomar fotos o vídeos, todo por escrito y por megáfono. También nos hicieron firmar unas normas de seguridad y un descargo de responsabilidad en caso de accidente o lesión. Además nos obligaban a correr con casco como se puede ver en las fotos. Todo esto puede parecer exagerado, y así me lo pareció a mi cuando nos lo explicaron, pero luego me di cuenta durante el recorrido que ninguna de las recomendaciones estuvo de más y que era bastante fácil caerse o sufrir algún tipo accidente o lesión durante el recorrido.

Momento justo antes de la salida.
Momento justo antes de la salida.

A la vista de la obsesión que había con la seguridad, intenté pasar lo más desapercibido posible, ya que iba a correr con sandalias y los pies al aire llamaban mucho la atención. Por si me decían algo me había llevado el modelo OSO de LUNA Sandals, una sandalia muy bestia con una suela muy rígida y resistente, pero con unas VENADO me hubiera sobrado y hubiera corrido mucho más ligero y cómodo. Incluso se podía haber hecho descalzo, aunque yo personalmente y una vez visto el recorrido no lo habría hecho descalzo.

Detalle de algunos de los tramos por donde debíamos correr.
Detalle de algunos de los tramos por donde debíamos correr.

Accedimos al metro a las 12.30 horas en Plaza Universidad, una vez hubo cerrado, pero no tomamos la salida hasta las 1h 55 m, y mi grupo fue el último en salir. El calor allí abajo con todos esperando era sofocante, con una humedad altísima y sudando como pollos sin haber empezado a correr. Cola para el ropero, muchas cámaras, focos, entrevistas a mucha gente micrófono en mano (a mi me hicieron una para La Vanguardia, un corredor y con papel y boli,  pero intentaba ocultarme de las cámaras de la carrera por si me ponían pegas al verme con las sandalias).

Era inevitable que los demás corredores no me vieran y unos se extrañaban, otros conocían el tema y me decían que genial, y otros directamente se pensaban que no estaba bien de la cabeza, pero ya estoy acostumbrado. En general noté mucho interés y como teníamos tiempo mientras esperábamos, pude ponerle la cabeza como un bombo a más de uno, conocer  a mucha gente y hacerme fotos con todos.

Sudando la gota gorda mientras esperamos en el ropero.
Sudando la gota gorda mientras esperamos en el ropero.

Nada más salir, con todos en fila, empiezan algunos a salirse del carril para adelantar. Las vías son muy altas y hay otros obstáculos, por lo que hay que dar un buen salto para salirte de tu carril y poder adelantar. Yo voy muy frenado y también me salgo de la fila, buscando sobre todo espacio suficiente para poder ver bien el suelo. En uno de esos saltos de vía nada más comenzar, una chica no mira y me arrolla, ya que era mucho más grande que yo. Doy un buen tropezón y no me caigo de milagro, pero le doy una buena patada a la vía y noto el golpe en el lateral del dedo gordo. Con la oscuridad y la suciedad no veo bien, pero rezo para no haberme hecho ninguna herida (me la hice, pero fue un pequeño rasguño justo debajo debajo del dedo gordo, en el lateral)  y me pego un buen susto porque una caída me podría haber hecho bastante daño. Eso me hace pensar que las medidas de seguridad no están por estar y que tengo que tener mucho cuidado, ya que me puedo caer o me pueden tirar.

Algunos de los muchos obstáculos que nos dijeron que nos íbamos a encontrar.
Algunos de los muchos obstáculos que nos dijeron que nos íbamos a encontrar.

En la salida me decían algunos que “con eso en los pies” podía caerme. Yo les decía que te podías caer con cualquier cosa en los pies, pero que con lo que yo llevaba estaba mucho más acostumbrado a levantar los pies y a mirar donde y cómo pisaba, mucho más que los que llevan zapatillones que les protegen los pies. Luego en meta veo a mucha gente (con zapatillas) con manchas de grasa por todo el cuerpo señal de que se han caído, algunos con pequeñas heridas en rodillas y manos.

En la llegada con dos hermanos barceloneses de origen sirio que se interesaron muchísimo por el barefoot.
En la llegada con dos hermanos barceloneses de origen sirio que se interesaron muchísimo por el barefoot.

El recorrido no es fácil. A pesar de ser sólo 10 km se hacen bastantes duros por la humedad, el calor, el ir siempre en línea recta y no dar tregua ni un sólo segundo, ya que tienes que ir con mil ojos porque los obstáculos son muchos y muy variados. Te obliga a ir muy concentrado en el terreno. Durante el recorrido se oyen los ruidos de las máquinas extractoras, de la gente gritando y avisando a los de detrás  y a veces tienes la sensación de que va a aparecer un tren por detrás a toda velocidad.

Estoy a punto de caerme otras dos veces, ya que me pesan bastante las sandalias. Además me noto las piernas pesadas, todo el día andando sin parar con la mochila a la espalda por todo Barcelona y sudando como un pollo (tuve que cambiarme tres veces de camiseta), se nota. Además la noche anterior fue el trail nocturno en Almería y me acosté a las tantas.

Con el mítico Julio Salinas en la llegada.
Con el mítico Julio Salinas en la llegada.

Hay algunos tramos que son fáciles pero los 3 últimos kms son muy complicados, teniendo que estar continuamente cambiando de trayectoria, saltando traviesas y vías, pisando alcantarillas y piedras que no están fijadas al suelo y que se mueven y hacen mucho ruido, viendo a gente que va ya arrastrándose y algunos atendidos por las asistencias (probablemente por golpe de calor o deshidratación, a pesar de haber 3 avituallamientos durante el recorrido, que yo no usé por cierto, y quizá por eso llegué también como si hubiera corrido 30 km en vez de 10). Luego esperar a que llegue el último y volver en autobús hasta la zona de salida, entre unas cosas y otras a las 5 a.m. De ahí directo al aeropuerto a esperar el vuelo, que salía a las 10.

En definitiva una experiencia muy chula pero bastante agotadora por el viaje, las horas andando haciendo turismo, la carrera y sus peculiaridades y después sin dormir al aeropuerto a esperar unas cuantas horas. Aún así, la recomiendo y la volvería a repetir, por supuesto con mis sandalias, ya que con ellas voy con ventaja;)

la foto

2 thoughts on “Discovery Underground Barcelona 2014 con sandalias, una carrera distinta.

  1. Ay Santi me he agobiado un poco! Que calor me ha dado leyendo la crónica, casi me falta el aire! Pero una vez más demuestras que puedes con todo, otra experiencia a tus espaldas!
    Espero que descansaras a la vuelta y que ya estés recuperado de tanto ajetreo. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.