Ultra Sierra Nevada 73 k, una mala experiencia. Por Jorge Barranco.

Soy Jorge, el primero por la izquierda en la foto.

La verdad es que no sé por donde empezar , tengo muchas cosas que decir después de haber acabado la carrera hace apenas 24 horas. Sólo me sale decir que he sufrido muchísimo más de lo que he disfrutado y que creo que no es nada bueno el que tenga estas sensaciones. Yo no voy a vivir de esto y no puede ser que me lleve a límites que hagan que me arrepienta. Haré una crónica de la carrera y me irán fluyendo los pensamientos y reflexiones.

 Llevo ya casi dos años corriendo más seriamente y de continuo, ahora 7 meses corriendo por montaña. Comencé para bajar peso, sentirme mejor y que me ayudase en mi separación como una de las vías para liberar tensiones y encauzar de nuevo mi vida. Además de los entrenos por mi cuenta desde noviembre 2012 he corrido oficialmente 3 maratones, un par de carreras de montaña y con mis compañeros Arapahoe hice en junio el gran reto Granada-Almuñecar con 95 kms. en 15,5 horas.

 Después surgió el reto de la Ultra trail de Sierra Nevada y yo estaba reticente porque venía el verano y pensaba que era un reto demasiado exigente. Al final me animaron y me apunté. Ocurrió que no me lo podido preparar bien o que no estoy yo para esto pero el caso es que llegó el día.

 

Salida de Ultra Sierra Nevada en pleno centro de Granada.
Salida de Ultra Sierra Nevada en pleno centro de Granada. 3 a.m.

En primer lugar es un descontrol de horarios desde a qué hora te acuestas, qué comes, como desayunas y demás. Esto cada uno lo hace por su cuenta y pones el oído de lo que dice uno u otro y al final terminas haciendo lo que mejor se te ocurre. Yo el día de antes cené a las 7,30 de la tarde un plato de macarrones y me metí en la cama a las 9,30 de la noche. No sé a qué hora me quedé dormido pero no antes de las 10,30 horas. Dormiría menos de 2 horas e intranquilo despertándome entre medias. A las 12,30 horas suena el despertador porque la carrera comienza a las 3 de la mañana.

El ambiente en línea de salida espectacular, allí estoy con mis compañeros Curri y Quirós porque se supone que hacemos la carrera juntos pero luego se verá que no. También está Santi, Manu y Francis además conozco a Gustavo y es una grata sorpresa encontrar a Juanma Correa y a Moi. Todo esto da ánimos y es un chute de adrenalina.

 A las 3 comienza la carrera y la gente sale muy fuerte,… como yo me temía mis sensaciones no son buenas. Es la segunda vez que comienzo a correr tan temprano y voy en ayunas. Me empiezo a quedar descolgado, Quirós y Curri se preocupan por mi y a voces nos llamamos y en la avituallamientos nos encontramos. De por sí que no voy bien tengo la preocupación adicional de que me están esperando y esto me agobia cada vez más porque Curri y Quirós van bien y yo no les puedo frenar. En el avituallamento de Quentar (22,5 kms.) les digo que por favor no me esperen más que yo tengo que ir a mi ritmo. Ya se que estoy solo y comienza el viacrucis. Como dice Curri la montaña a cada uno lo pone en su sitio, y a mi vaya que si me puso. Por mucho que quieras correr en equipo hay un momento que eres tu solo y yo a partir de ese km. Ya estaba sólo hasta el final.

 Cada vez voy con menos fuerzas, las piernas no me van, me doblo el tobillo varias veces y piso con inseguridad. Madre mía y ni tan siquiera había llegado a Güejar Sierra que eran los primeros 43 kms.

Desde el km. 30 empiezan a asaltarme los pensamientos negativos pero lucho contra ellos e intento que no me invadan…pero como gota malaya se van abriendo paso en mi mente y se hacen hueco para quedarse. Son del tipo… que necesidad tengo yo de esto, estás tonto, el fin de semana es para descansar, bastante tienes con los problemas del trabajo, esto no te relaja y te estresa más todavía, Yolanda tiene razón, esto tiene que ser para disfrutar y que me ayude a relajarme y no para añadir más tensión en mi vida porque justo estoy consiguiendo el efecto contrario tiene que ser suficiente con los jueves y cuando pueda salir los domingos con ellos.

Voy como sonámbulo y corriendo por inercia, ya he decidido que sí que me retiro en Güejar Sierra y ya planeo bajarme en autobús; no tengo que demostrarle nada a nadie. Me he demostrado a mí mismo que lo puedo hacer pero que ahora mis objetivos tienen que ser otros. También pienso como será la crónica de la retirada que publicaré en Facebook y la escribo mentalmente.

Subiendo al Llano de la perdiz, primeros kms.
Subiendo al Llano de la perdiz, primeros kms.

 De esta manera consigo llegar al pabellón de Güejar donde están todos y encuentro también a Tite y Jose que harán la de 30 kms., todos me preguntan que como estoy, que me pasa,… no puedo hablar, no recuerdo bien lo que dije, sólo que no podía seguir, que iba reventado, exhausto, se me saltaron las lágrimas y lloré un poco de sufrimiento, dolor, rabia y coraje. Quirós me presenta a su mujer y no soy capaz de saludarla en condiciones. Le digo a Curri que no voy a continuar y que me recoja la mochila en Pradollano o que hagan lo que quieran con la mochila que me da igual. Ellos se iban ya.

 Juanma Correa y la mujer de Quirós (Inma) se quedan conmigo y no se separan un instante. Me siento y me tumbo. Me traen algo de comer y beber. Inma llama a un enfermero y me toma la tensión la tengo alta a 14/9. Yo tengo problemas de tensión y me dice que con el estimulante 5 hs. Que me había tomado y teniendo que seguir con el esfuerzo y cogiendo más altitud que me recomienda no continuar. Que va a llamar al médico para que me vea. Juanma e Inma están pensando por mi como me sacan de allí o que hacen conmigo. Entre tanto me como medio bocata que llevaba y el médico tarda en venir. No sé que tiempo pasó si 20 min. O 25 min. Y me incorporo. Le pido al enfermero que me tome la tensión de nuevo y ya la tengo bien a 12/9. Inma me dice que llegué blanco pero que ya tengo mejor cara. No os puedo explicar porqué pero decidí continuar aún a sabiendas que me podía venir abajo de nuevo. Me sentí mejor y por pundonor quería acabar esta carrera pero me prometí a mi mismo sacar conclusiones de lo que me estaba ocurriendo.

 Los siguientes 30 kms. Los hice sólo y hablaba con algún corredor que me encontraba por el camino. Apenas podía correr ni tan siquiera por la pista de San Jerónimo que se puede correr perfectamente. Mi objetivo era ya sólo llegar y lo hice a las 17,35 de la tarde después de 14 horas 35 min. Mis compañeros estaban preocupados por mi porque cuando finalizaron les dijeron que me puse en camino de nuevo, ellos me habían dejado bastante mal.

Nos dimos un abrazo… son unos campeones y mejores personas. Gracias a Curri, Quirós, Juanma, Tite, Santi, Jose…. Fue reconfortante encontrarlos, no tiene precio.

 Después de esta lección he decidido volver a disfrutar. Eso pasa por salir a correr 3 o 4 veces por semana, incluyendo mis salidas nocturnas de los jueves con nuestro posterior tercer tiempo de cervecitas y los domingos que pueda. Si me apunto a alguna carrera no será ninguna bestialidad de estas. Será algo que pueda hacer dentro de lo que corro habitualmente y que me permita disfrutar más que sufrir y que no me añada ni genere más ansiedad.

Cada uno tiene que conocer sus límites y yo ayer estuve en el borde de los míos, no me gustó lo que ví al otro lado.

 

Los datos fueron:

 

73 kms.

4370 mts. desnivel positivo

3043 mts desnivel negativo

Salida: 15 horas

Llegada: 17,35 horas

Tiempo: 14hs. 35 min.

Jorge Barranco
Diploma Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *