Ternua Snow Running 2016_ por Ñusi Martos

Hace un par de años, me enfrenté a la Ternua con un temporal de viento y nieve que a punto estuvo de echarme atrás. Aquello parecía más un documental de Al Filo de lo Imposible, que una carrera de montaña. Añadimos -16º de temperatura, y es un cocktel perfecto para retirarse, o no?

Pero no, no me retiré, ni mis compañeros ni yo, y superamos una prueba que os aseguro fue bastante difícil!

Pero La Ternua Snow Running 2016 me ha dejado boquiabierta. La he vivido con un cielo raso, luna llena impresionante, sin viento ni precipitaciones, y con un frío bastante normal teniendo en cuenta que estamos en una estación de esquí a unos 3.000 metros de altura.

Todo apuntaba a que estábamos a punto de vivir una auténtica maravilla, y así fue. Una experiencia increíble y un disfrute total para nuestros 5 sentidos.

ternua snow running 2016 grupo Q
Algunos Qs preparados para tomar la salida

 

MariPuriTeam Ready!
MariPuriTeam Ready!

Después del exhaustivo control de material (has de llevar manta térmica, pilas de repuesto para el frontal, DNI y “cadenas” para las zapas), nos colocamos en el arco de salida, y entre salto y salto intentábamos calentarnos. Puntualidad inglesa para comenzar, lo cual se agradece para no pasar demasiado frío mientras esperas.

Y entonces mi súper equipo, compuesto por Paqui, la conocéis ? 😉 y una servidora, comenzó su marcha corriendo para entrar en calor, y continuó andando al comenzar el gran ascenso con un calcetín en la boca… jajaja. Esa es justo la sensación que te brinda correr en altura! La respiración se acelera más de la cuenta y el oxígeno no llega como debiera. Pero nada a lo que no te habitúes en un rato y más si lo has entrenado.

 

Al principio nos costó bastante. Coger el ritmo y controlar la respiración, sabiendo además lo que nos esperaba y que todo acababa de comenzar… “No nos queda na!” Pensé una y otra vez.

Así de contenta iba yo subiendo!
Así de contenta iba yo subiendo! Foto cortesía de nuestro amigo y compañero Gustavo!

 

Pero conforme avanzamos, el cuerpo se aclimató, la respiración se normalizó, y se controlaron nuestras pulsaciones. Por lo que cada vez nos encontrábamos más a gusto y cogimos un buen ritmo que ya nos acompañó el resto de la carrera.

El paisaje era sencillamente espectacular. Desgraciadamente, hay muy poca nieve este año en La Sierra. Pero es que Sierra Nevada es una maravilla con o sin nieve. Y disfrutamos de un anochecer increíble, y del espectáculo de ver la hilera de corredores que iluminaban con su frontal el camino que estaba por llegar. Y todo esto bajo una luna llena enorme, que hacía aún más bonito aquello que, mientras avanzábamos,  estábamos presenciando.

Las imágenes valen más que mil palabras, así que aquí os dejo algunas.

118_snow_running_2016 127_snow_running_2016

162_snow_running_2016 143_snow_running_2016

Bonitas, verdad? Pues … no todo va a ser de color de rosa! También es duro el trayecto, muy duro! Para quienes sois esquiadores y conocéis la estación, con deciros que es básicamente subir desde pradollano a los pies del Zallas ya os podéis hacer una idea, verdad?

El ascenso se hace por la pista del río y al llegar a la silla de Stadium, continúas subiendo por Montebajo hasta Borreguiles. Allí estaba el avituallamiento, junto a la silla del Veleta, y de ahí a la izquierda cogimos el carril que te lleva a la pista del Aguila, desviándonos de nuevo hacia arriba por Cauchiles hasta Stadium y finalmente la percha del Zayas, donde girábamos para comenzar a bajar por fin!

La nieve estaba perfecta, tanto para el ascenso como para el descenso. Yo tenía miedo al hielo, pues ha nevado poco y las temperaturas no han sido demasiado bajas. Pero que va, ni pizca de hielo, lo cual nos hizo andar y correr con muchas seguridad.

Paqui y yo al final de una de las interminables subidas. Nuestras caras lo dicen todo!
Paqui y yo al final de una de las interminables subidas. Nuestras caras lo dicen todo!

 

Y ya está! La bajada es un disfrute total. Corres, corres y corres, hasta escuchar al speaker recibiendo corredores en Meta. La última pala del río, se hizo un poco difícil, porque resbalaba mucho, y nuestro estilo corriendo dejaba mucho que desear 😉 Era como que tu cuerpo no iba contigo, destartaladas total! Pero lo conseguimos, y llegamos juntas a meta, bajo los aplausos de los allí presentes y con un tiempo de 2:09, muy orgullosas!

Quiero agradecer de corazón todo el esfuerzo de la Organización y voluntarios. Todo perfecto, de 10! La señalización, la iluminación, el caldo calentito y vuestros continuos ánimos lo hicieron todo facilísimo! Mil gracias de verdad!

Nos reunimos con nuestros amigos. Todos contentos. Quiros repetía también, pero igualmente disfrutó el doble. Para Antonio fue su primera vez y alucinó con la prueba. Así que creo que tanto ellos como nuestros dos Manus… repiten de nuevo seguro!

Mención especial para nuestro Arapahoe más rápido, Manu Lozano, que se hizo la carrerita en 1:30! Un máquina! Y cuando nos vió al llegar, nos dijo a las dos, que se sentía muy orgulloso de nosotras… orgulloso tú? No Manu, orgullosas nosotras!

Termino informando para quien pueda interesar, que para esta carrera me equipé en Bicha Trail Mountain con un conjunto RaidLight de ropa térmica muy muy recomendable!

Espero que os haya gustado! Ya sabéis que podéis seguirme en mi página de Facebook ” Mis dos Pasiones” y en twiter e instagram @nusimartos

Nos vemos pronto, besos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *