¿Para qué sirve calentar?

Podríamos responder rápida y brevemente a esta importantísima cuestión de la propia práctica deportiva (profesional o no profesional), pero antes debemos prestar atención a qué ocurre en nuestras articulaciones y músculos mientras practicamos ejercicio físico.

Mientras hacemos deporte nuestras articulaciones (sobretodo las articulaciones inferiores) se mueven rápidamente, aguantando todo nuestro peso mientras que las forzamos a avanzar y seguir durante al menos 30 minutos. Si por ejemplo nuestro ejercicio es correr, tendemos a utilizar las articulaciones inferiores para poder desplazarnos constantemente sin parar. Si éstas y los músculos no se encuentran predispuestas a soportar la práctica de deporte es probable que terminemos lesionándonos, porque al estirar nuestros músculos éstos no están “preparados” para aguantarlo.

Por ello es fundamental calentar, y hacerlo –sobretodo- el tiempo mínimo recomendado por deportistas profesionales y especialistas.

Ventajas de calentar: ¿para qué sirve?

Observando el ejemplo breve que te hemos indicado en las líneas anteriores, es evidente que el calentamiento antes de empezar a practicar deporte o ejercicio físico es algo sumamente fundamental.

Si no calentamos bien, y el tiempo debido, aumenta el riesgo y la probabilidad de que suframos lesiones, lo que a la larga puede impedirnos practicar nuestro deporte favorito, y dependiendo del tipo de lesión sus consecuencias pueden ser muchísimo más graves.

El calentamiento no solo nos ayuda a evitar o reducir el riesgo de lesiones. También es útil para predisponer a nuestro organismo a la práctica deportiva, no solo de manera física sino también psicológica.

Si quieres saber más sobre el calentamiento, puedes leer las siguientes notas:

Imagen | Elvert Barnes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *