Nadando en el mar

Esta mañana he podido sacar un poco de tiempo y me he ido a nadar al mar. Había quedado con David, un runner convencido y aspirante a triatleta, como el mismo se define, para conocernos y nadar un rato.

Sólo nos conocíamos por internet. Yo dí con su blog y el con el mío y desde entonces nos leemos y nos seguimos la pista. Hemos estado poco rato pero suficiente. Ya tendremos ocasiones para charlar más y compartir experiencias.

El mar estaba espectacular. El agua cristalina y totalmente plato. Nos hemos puesto a hacer largos entre dos espigones y parecía que estábamos en una piscina gigante. Y el agua estaba buenísima. Yo la esperaba mucho más fría y a lo mejor por eso me ha resultado tan agradable. Me hubiese quedado nadando toda la mañana.

Hemos dado 14 vueltas entre los espigones. Según el google earth la distancia entre ambos es de 130m, aunque yo apostaría a que era un poco más. En total unos 1800-2000m de toma de contacto con el mar y con el traje de neopreno de cara a Lanzarote.

Esta semana y la que viene intentaré repetirlo algunas veces más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *