Media Maratón Granada 2011 – Por Ñusi Martos

Cuando hace un par de meses creo, me puse en contacto con Santi Ruiz, no podía ni imaginar, que finalmente correría la media maratón de Granada. Contacté con él para pedirle consejo sobre como debía entrenar para la carrera. Cuantos entrenamientos semanales, cuantas tiradas largas, de cuantos kilómetros, uff, le hice miles de preguntas, hasta de la ropa que debía llevar, Lo que me sorprendió gratamente, es que Santi, sin apenas conocerme, me trató como a una buena amiga, tomó muy en serio todas mis dudas y preguntas, y empleó su tiempo en contestarlas una a una de forma detallada. Y lo que no se me olvidará nunca, es que confió en mí, y en mis posibilidades. Esto, viniendo de un GRANDE en el mundo del deporte, es lo que me motivó a abordar el reto.

Entonces me agregó al grupo de Facebook “cualquiera puede hacerlo”. Y todo empezó cuando comencé a ser una “cualquiera”. Agregué a mis amigos, Paqui, David y Paco. Ya habíamos hablado sobre la media del 6 de noviembre, y siendo miembros del grupo, todo parecía más cierto, más posible. Comenzamos a leer consejos, experiencias, retos, y en definitiva a aprender de los demás. Comenzamos a encontrarnos con gente conocida con nuestra misma ilusión. Y con gente, no conocida, que ya parecía de la familia. Esta sensación es súper bonita.

Y continuamos con nuestros entrenamientos tal cual nos habían dicho. Y los domingos, poco a poco, fuimos haciendo más kilómetros, hasta llegar a los 17, eso fue lo máximo antes de la carrera. Y aquí, tengo que mencionar obligadamente a Charlie. Tengo un marido que es la pera. Quienes lo conocéis, lo sabéis, no se puede ser más buena gente. Y lo digo, entre otras muchas cosas, porque entrenar lleva mucho tiempo, horas!. Y eso significa que él se queda en casita con mis

dos terremotos. Sobre todo, los domingos, su único día de descanso, y en pié desde las 7.30 con la pequeña madrugadora, mientras que yo salgo a correr. Todo lo que hago, lo apoya, sin peros, animándome y sin importarle que eso le impida el descanso. Gracias por estar siempre a mi lado.

Lo siguiente, fue “obligar” a mi hermano Ignacio a hacer la media. Jajaja, él sabe que soy de ideas fijas, y vamos, que no le di tiempo a pensarlo. Fui a pagar su inscripción directamente.

Y así, llegó el día de la carrera. La noche de antes, como ya sabéis, muy nerviosa. Simplemente, por la ilusión de querer acabarla, por querer conseguir mi reto personal, y no saber si podría hacerlo. Necesitaba sentirme orgullosa de mí misma, tan sólo era eso.

Llegué al BBVA con Ignacio. Encontrarme con las Q, fue genial. Santi, Alvaro, Erika, Moisés, Fran, Roberto, el keniata Esteban, Dani Moreno, Javier, Dani Távora, Fran Quiros, Josraki, Raquel, uff! y como no los felinos, Er león y el Gato Pardo, éramos muchos y a algunos los conocí allí mismo. Un placer. En ese momento tenía mucho frío y algunos nervios. Y llegó el momento de quitarse la ropa (bueno, no toda!), calentar y ponerse en el lugar de salida. Ni siquiera escuché el disparo. De repente la gente comenzó a moverse y cuando miré al otro lado de la calle!..ya había un montón de gente corriendo!!!

Empecé muy tranquilita. Delante mía, mi hermano (desde el principio dolorido), David y Paco. Los perdí en seguida. A mi lado Paqui, que a los pocos metros de la salida necesitaba aligerar su ritmo, y preocupada me preguntó si me importaba?, para nada!!! Ella lleva más tiempo que yo y entrena casi a diario, así que contaba con que se me escapara! y lo que está claro, que una carrera así, cada uno la tiene que hacer al ritmo que le haga sentir cómodo. Me quedé sin mi compi habitual pero con mi musicón que me iba a llevar más que corriendo, volando!!! (por cierto, me lo había grabado Charlie, con algún temilla prestado de Paqui también).

No fue así exactamente, mi ritmo fue muy modesto, pero el que me permitió ir cómoda más de la mitad de la carrera. Estuve muy pegada a Alvaro, Erika, Roberto y Dani. Conforme avanzaba, continuaba junto a Roberto y Dani.

En el parque García Lorca fue la primera vez que vi a mi padre. En ese momento iba fenomenal. En realidad, los primeros 12 kil—metros fueron genial. Entonces, ya íbamos Dani y yo solos. Que bueno que finalmente se animara a hacer la media, porque si no, hubiera ido todo el camino solita. Y cuando comenzó el dolor tan agudo que tengo en el lado derecho de la cadera (sabe Dios qué es?), verlo a él, con su rodilla resentida y aguantando el tipo, me animaba a continuar. Nos decíamos, “ya llevamos más de la mitad, venga piensa en otra cosa, concéntrate en la música, ya hemos pasado lo peor!”, y así fuimos avanzando, pero ya tengo que decir, que sufriendo.

Media Maratón Granada 2011 - por Ñusi 2Al llegar a Gran Vía se hizo de nuevo la luz. Bajando Reyes Católicos, vi de nuevo a mi padre y a mi hermano mayor, y no se por qué, me emocionó muchísimo. Pensé, “ya tengo que aguantar”. Pero todavía quedaba un trago!! El dolor cada vez era más fuerte.

En el paseo del salón, ví a lo lejos a Paco, andando. Me sentí fatal. Al pasar a su lado, le toqué, y comenzó a correr a nuestro lado. Pero tuvo que volver a parar, y le perdí de nuevo.

Entonces vimos a Rosa, la mujer de Santi, con otras dos amigas, Belén y Mariví, y sólo decían ” Dani, Dani, Dani”, joder y yo qué???? Yo saludando, mano arriba, mano abajo y nada! jajaja, no veían mucho de lejos, y no tenían ni idea de que yo corría, entonces Rosa dijo, “que es Ñusi”! y empezaron “ay Ñusi!! vamos campeona!!! me reí un montón.

Pero después me vine abajo de nuevo. En el camino bajo de huétor le pregunté a un policía ¿pero cuánto queda??? Estaba hecha polvo. Y bebí agua por última vez, bueno la verdad, que se me caía más que entraba!

Por fin, llegó la recta final (y el final de mi crónica, que no veas que larga, no?). Creo que fue en ese momento cuando Dani y yo, nos distanciamos un poco. Entonces!…Mi tío Fernando, subidón!…Esteban, calentito, en su coche, observando!, bajón (jajaja).¡Santi, descansando ya también, pero eso era más que de esperar!!!

Y finalmente Charlie, mis niñas, mi sobrina y mi cuñada ¡subidón! Qué alegría! y qué bonitas las niñas gritándome ¡”mami campeona”!

Por fin entré al estadio. Muy sóla. Y en seguida apareció mi hermano. Qué alegría verle! por dos motivos. Primero por saber que él, a pesar de todo, la había terminado, qué voluntad y coraje! Y segundo, por esperarme y recibirme, me emocionó mucho y me dijo” venga, venga, el último sprint”! Y lo hice, eh???

Y junto al crono, Javier y Dani Tavora, aplaudiéndome, de verdad, que ilusión, gracias de nuevo!!! Se acabó el sufrimiento. 2 horas y 11 minutos corriendo!.

Reencuentro Con Paqui, David, mi hermano, los emocionados abrazos, y las experiencias compartidas con ellos y otros muchos conocidos. Y llegó Dani, y fui a abrazarle, que campeón. Y llegó Paco, y otro abrazo sentido, vaya dos fieras, de verdad. Y terminé. Ni estiré, ni ná, así estoy! Pero estaba tremendamente feliz. Reto conseguido, CUALQUIERA PUEDE HACERLO.

Por último, pedir disculpas por mi súper crónica, pero entenderlo, es mi primera media!!! y estoy emocionada!!. Prometo ser más breve, o no escribir nada! jeje, para las próximas.

Y dar gracias de nuevo a Dani Távora (y Alvaro por la gran parte que le toca), por la organización del tercer tiempo y lo genial que estuvo todo. Y a todos vosotros, cualquieras, por el rato tan bueno que pasé en vuestra compañía.

VA POR ELLA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *