ultra-sierra-nevada-2017-3863504-47969-370-node




Quién no ha hecho esto no puede imaginarse la sensación que es llegar a un riachuelo y poder meterse así para refrescar los pies. Los que llevaban zapatillas tenían que tener cuidado de mojarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *