Marató i Mitja 2014, mi tercera MIM.

La semana pasada se celebró en Castellón la Penyagolosa Trails, que engloba a la MIM (63k 3000 m+) y a la CSP (118k 5490m+), siendo esta además por segundo año consecutivo el Campeonato de España  de Ultra Trail. Por tercer año consecutivo estuve allí corriendo la MIM en su versión  Pelegrins con mi hermano Moisés (@arapajoejefe en Sierra Nevada). Y por segundo año, acudimos el día previo a la feria del corredor en representación de  LUNA Sandals España, uno de los patrocinadores del trofeo Pelegrins junto a 5dedos.

 MIM 2014 barefoot pelegrins
Carpa de LUNA en la feria del corredor en la plaza de las Aulas. Lugar de encuentro de los participantes en la categoría Pelegrins. Y de muchos más…

 MIM 2014 barefoot pelegrins

Karim y yo.
Karim y yo.

La MIM es una carrera muy consolidada, pionera en España, ejemplo de sostenibilidad y desarrollo del turismo deportivo en la zona  que este año ha cumplido su 16ª edición batiendo todos los récords posibles, desde la inscripción (+1500 dorsales agotados en 24 horas) hasta el impacto económico repercutido en los municipios donde tiene influencia (40 municipios), que ha aumentado un 30 % respecto al año anterior. Un claro ejemplo de que se pueden hacer bien las cosas promoviendo el turismo a través del deporte y generando riqueza en la zona no sólo mediante el turismo de sol, playa y pelotazos urbanísticos. Si a esto le sumas la creación hace 3 años de la CSP y la implicación de toda una comarca, el resultado es un completo fin de semana de ultra trail con casi 2000 personas corriendo por las montañas de Castellón en busca del ermitorio de Sant Joan de Penyagolosa.

Con Arnulfo.
Con Arnulfo.

 

Fco. Mendoza (en el centro)  haciendo entrega a Silvino de un regalo para la carrera, pan de higo casero. Al lado Nano Pies Negros.
Fco. Mendoza (en el centro) haciendo entrega a Silvino de un regalo para la carrera, pan de higo casero. Al lado Nano Pies Negros.

Las cifras de la Penyagolosa Trails son mareantes. A una organización perfecta con cientos de voluntarios  (más de 400), 12 clubes deportivos implicados, nueve equipos de rescate de montaña del Consorcio Provincial de Bomberos, 15 equipos de comunicaciones con el apoyo de los voluntarios de Protección Civil de la Diputación, seis vehículos de intervención rápida con un médico y un enfermero cada uno, 30 voluntarios de Cruz Roja, siete ambulancias, 12 controles en los puntos asistenciales de la Cruz Roja, dos Unidades de Vigilancia Intensiva, 20 Guardias Civiles y Forestales, cinco equipos de fisioterapeutas en puntos intermedios y meta, y dos helicópteros (uno para operaciones de rescate y uno medicalizado), hay que sumarle la presencia de muchísimo público durante todo el recorrido y en zona de meta que hacen que los corredores sintamos que estamos formando parte de un evento muy importante y especial.

Y si a esto le sumas el trato tan exquisito y cariñoso que tienen con todos los corredores en general y con los minimalistas en particular, pues estamos ante la tormenta perfecta de las carreras por montaña, cita ineludible que todo corremontes debería hacer al menos alguna vez en su vida.

MI CARRERA

Mi carrera ha sido muy buena, la mejor de las tres que he corrido. Aunque el tiempo ha sido prácticamente calcado al del año pasado (oficialmente 3 minutos menos), mis sensaciones tanto en carrera como en los días posteriores han sido muy distintas. Si bien el año pasado ya disfruté y me divertí bastante, tuve una etapa muy crítica durante el recorrido. Desde poco antes de llegar a Les Useres (km 33) hasta casi llegar a Torrencelles (km 43), fui arrastrándome, sin dolor de pies pero agotado físicamente. No lo pasé tan mal como el año anterior, en mi primera participación (en la que fui mal durante casi toda la carrera sufriendo mucho por las piedras, el calor y con mucho dolor de pies) pero tuve ratos complicados también. En estos enlaces puedes leer lo que escribí sobre cada una de mis participaciones anteriores: MIM 2012, MIM 2013.

 MIM 2014 barefoot pelegrinsEste año llegaba mejor preparado para correr en montaña. A parte de hacer más entrenamientos en montaña, he llevado una planificación hecha por mi amigo Antonio Berrio en la que he incluido ejercicios específicos para fortalecer piernas y mejorar en las bajadas, hasta ahora mi punto más débil. Mi objetivo lo tenía claro: quería hacer cada km del recorrido sin sufrir demasiado y llegando fuerte a la segunda mitad de la carrera que es donde se concentra la mayor parte del desnivel y por lo tanto la mayor dureza (al desnivel hay que sumarle que llevas ya más de 30 km corriendo). Pensaba que si llegaba a esta parte sin necesidad de arrastrarme, a parte de disfrutarla más y de no tener que parar tanto en los avituallamientos, llegaría a meta con mejor tiempo. Por eso mi estrategia fue salir muy reservón hasta Les Useres, la parte más corrible del recorrido.

 MIM 2014 barefoot pelegrinsMe situé a mitad de pelotón con mi hermano Moisés y salimos muy tranquilos, nada que ver con mis salidas anteriores. Cuando llevábamos un par de kms corriendo, aún de noche, vemos delante nuestra a Arnulfo, corredor tarahumara protagonista de Nacidos para correr. Para mi fue como una aparición. De repente, entre toda la multitud de corredores allí estaba Arnulfo corriendo en silencio y a oscuras. Inmediatamente mi hermano y yo nos pusimos detrás de el, a cierta distancia para no molestarle. Íbamos por los laterales tres corredores con sandalias en los pies, en fila y  adelantando gente sin parar. No iba a un ritmo rápido, pero si constante. Daba igual igual que tomara una curva o que picara hacia arriba, el ritmo era exactamente igual.

Arnulfo Quimare en la CSP 2014. Correr junto ha sido muy especial.
Arnulfo Quimare en la CSP 2014. Correr junto ha sido muy especial.

Tras unos kms así, Moi decide frenar y seguir a su ritmo. Para seguir a Arnulfo había que ir dando acelerones porque había mucha gente por medio que nos dificultaban poder seguirlo. El los adelantaba con una facilidad y suavidad pasmosa. Realmente parecía que levitaba, más que correr. A esas alturas todos estábamos  frescos, eran los primeros kms, pero la gente golpeaba el suelo, hablaba, se oían las mochilas al moverse, las respiraciones,  etc. Arnulfo no hacía el más mínimo ruido. Sólo una vez me acerqué a el para decirle que al final de esa carretera de asfalto con bastante pendiente por la que subíamos se estrechaba y llegábamos a un sendero donde se formaba tapón. Me miró con expresión de gratitud aunque no tengo claro si entendió lo que le dije. Al llegar a ese punto pareció confundido, ya que el camino se bifurca y los corredores van por ambos lados, aunque ambos van al mismo sitio (esto si pareció entenderlo cuando se lo dije). Así estuve corriendo tras el al menos una hora, unos 12 kms. Luego lo perdí en alguna subida en la que no bajaba el ritmo y yo, fiel a mi propósito de no desgastarme, lo dejé ir, hasta que en el km 26 o así lo volví a encontrar. En la siguiente subida lo vi alejarse y ya no lo vi más. El hacía la CSP, pero se retiró en el km 90 con problemas de estómago. Estuvo incluso vomitando.

Disfrutando entre las piedras.
Disfrutando entre las piedras.

Llegué a Les Useres (km 33) bastante entero, nada que ver con los dos años anteriores. Paré en el avituallamiento lo justo para beber y llenar el camel back de agua ya que lo llevaba de salida vacío de líquido pero con polvos  Energy Plus de Nova Diet, preparándome así una bebida de hidratos de carbono complejos de asimilación lenta.  Esta bebida, de la que preparé 1.5 l y bebí sólo la mitad,  unos trozos de plátano y naranja en cada avituallamiento sólido, un huevo duro en el Km 33 y dos geles que tomé en la última hora de carrera, a partir de Xodos (km 53 y 58 aprox.), fue toda mi alimentación  en carrera. Además tome unas sales de la marca Isostar en casi cada avituallamiento disueltas en medio litro agua que llevaba en un bote de mano y agua sola. No sé si es mucho o poco, pero yo me encontré perfecto y por primera vez sin un sólo calambre en todo el recorrido.

Llegando a Torrencelles, km 42 de carrera.
Llegando a Torrencelles, km 42 de carrera.

La subida desde Useres a Mas de Pau la hago muy bien, andando en las zonas muy empinadas y corriendo en cuanto el terreno suavizaba, aunque fuesen unos metros nada más y volviera a empinarse y por lo tanto a tener que andar. Me sentía con fuerzas suficientes y mucho más cómodo trotando que andando. Cuando tocaba bajar, bajaba cómodo, rápido y sintiéndome fuerte también. He adelantado bajando a mucha más gente que el año pasado. Hubo momentos en los que iban 5 o 6 corredores con calzado amortiguado siguiendo el mismo trazado y yo me habría a un lado y los adelantaba a todos. Este año los comentarios sobre mi calzado han sido muchos menos y ni un sólo chiste o burla. Se nota que hay bastante más conocimiento del tema barefoot y huarachero entre los corredores, al menos entre los corredores de la MIM y CSP.

A pesar de esforzarme muchísimo en intentar ir más rápido, las continuas subidas que hay que hacer andando se me atragantan un poco. Voy cómodo subiendo pero andando no soy capaz de ir más rápido de lo que voy. Los minutos pasan volando y los km lentísimos. Los únicos corredores que me adelantan ahora lo hacen en este tipo de subidas. Supongo que esto también hay que entrenarlo y unas cuantas salidas domingueras con los Arapajoes en Sierra Nevada subiendo tresmiles me habrían ayudado mucho.

 MIM 2014 barefoot pelegrinsLa última subida, varios km por pista hasta el avituallamiento de Banyadera, la hago entera corriendo a buen ritmo y adelantando bastantes corredores que van todos andando. Aprieto todo lo que puedo porque veo por mi reloj que puedo entrar en sub 8 horas raspado. Mi objetivo inicial era más ambicioso pero ahora veo que tenía que haber ido mucho más rápido de salida para intentar lograrlo. Cuando llego al km 61 de mi reloj (hasta ahora iba clavando las señales de carrera), el cartelito marca el km 60. Veo entonces que no llego en sub 8 ni de coña y me tomo esos 3 km, todos en bajada, de manera cómoda, recuperando, para no entrar en meta sin aliento. Finalmente marco 8 h y 7 minutos, pero con la sensación de poder haber seguido corriendo así hasta haber terminado la CSP. Habrá que pensarlo seriamente para el próximo año…

Paisaje bonito pero muy seco este año.
Paisaje bonito pero muy seco este año.
La FEDME y el calzado adecuado.

Para mi este año ha sido el definitivo. Ya puedo decir que el calzado que yo uso no me supone ninguna penalización, ni bajando ni subiendo, ni al principio ni al final. El primer año me dolieron los pies gran parte del recorrido, sufriendo mucho con las piedras. El año pasado ya disfruté y no sentí ningún tipo de dolor ni sufrimiento con las piedras, pero en las bajadas aún tenía que ir con más precaución y más despacio que la mayoría. Este año he conseguido bajar a todo lo que soy capaz en mi estado físico, sin que el calzado me suponga ningún tipo de freno. Estoy seguro de que con el calzado amortiguado que usaba antes no podría bajar así y mucho más seguro de que no podría terminar esta ultra sin destrozarme los pies. Si no voy más rápido es por mi estado físico y por mis capacidades, no por el calzado. Cuando veo, después de unas cuantas horas corriendo, al resto de corredores y  les miro los pies, pienso que son unos valientes por conseguir llegar a meta con ese tipo de calzado amortiguado y cerrado, sinceramente. Al terminar tenía los pies nuevos, al día siguiente también y a las 48 horas estaba corriendo descalzo por carril bici y camino de gravilla en Almería.

Karim con  Luna Venado corriendo por las piedras.
Karim con Luna Venado corriendo por las piedras.
Mis pies justo después de entrar en meta y antes de pasar por la ducha con las sandalias puestas. (modelo OSO)
Mis pies justo después de entrar en meta y antes de pasar por la ducha con las sandalias puestas. (modelo OSO)

 

Nada más entrar en meta veo a dos jueces sentados a un lado. Les pregunto si alguno de ellos es Goio (máximo responsable federativo de carreras por montaña, el que sale en esta entrevista). Me dicen que no, que anda por ahí, y les digo que me hubiera gustado que me viera el estado de los pies al llegar y el calzado que uso, para que viera que era seguro y adecuado. En esas estoy cuando se me acerca el speaker, un clásico de las carreras por montaña, con el micro en la mano y su sombrero vaquero. Va diciendo cosas por el micro relativas a mi calzado y al barefoot, las típicas. No recuerdo exactamente todas las preguntas ni la conversación entera, pero si que le dije que me hubiese gustado que un médico de la federación comprobase  el estado de mis pies al llegar y los comparara con los de la mayoría que llegaban con calzado “adecuado” y viese quién tenía mejor los dedos, quién tenía ampollas, uñas moradas, etc. Todo esto por la megafonía, claro está. Por último me dijo que dijera algo para convencer a la gente de las ventajas de usar este tipo de calzado, a lo que contesté que además de por los motivos anteriores, al llegar a meta no sentía la necesidad de quitarme el calzado, al contrario que le ocurre a todo el que llega con zapatillas. También que podía meterme en las duchas habilitadas en zona de meta sin quitarme las sandalias y salir duchado y con los pies y las sandalias relucientes. El colega se lo tomó con bastante humor, como yo.

 MIM 2014 barefoot pelegrinsAnécdotas a parte, tuvimos la oportunidad de hablar con varios jueces y a todos les parecía poco lógica la prohibición de usar ese tipo de calzado. Aclarar que la orden que tienen respecto al reglamento es “llevar suela y el pie cubierto”, sin entrar en si es zapatilla minimalista, amortiguada, de trail o de asfalto. Nos dieron a entender que era algo que caería por su propio peso, que aceptar algo nuevo por parte de una institución lleva su tiempo y que no le diéramos mayor importancia. Por mi parte así lo haré, y espero que ellos también y no persigan a quién quiera correr así. Ya veremos qué pasa si se da el caso de que algún corredor gane una carrera corriendo con sandalias. Según su propia teoria, si llevas sandalias y calcetines cumples con el reglamento. Por ahora habrá que dejarlo estar.

Otro aspecto muy comentado ha sido la decisión de Silvino, uno de los tarahumaras y que ya corrió el año pasado la CSP, de hacerlo este año calzando estas Nike. Como el mismo ha contado, ha sido una decisión suya pensando que en las bajadas podría ir mejor que con sus tradicionales huaraches. Tras la carrera ha declarado que no notó diferencia, ni para mejor ni para peor, usando uno u otro calzado. Esto es lo que pedimos nosotros a la FEDME, normalidad. Normalidad para que un tarahumara pueda calzarse unas Nike si le apetece y un no tarahumara unas sandalias si le apetece. Es sencillo.

Para terminar, felicitar a todos los finisher, especialmente a los minimalistas (Anita, Benjamín, Juanen, Julius, Fina, Adrián, etc…)  y muy especialmente a mi hermano Moisés. No porque correr con este tipo de calzado tenga más mérito, al contrario, si no por haber tenido la paciencia de dejar de correr para poder volver a correr empezando de cero en la mayoría de los casos. Una vez adaptados, con este tipo de calzado corremos mejor que con el que corríamos antes, pero esta adaptación requiere tiempo y paciencia. Y si logras terminar la MIM con calzado minimalista, es que has hecho las cosas con tiempo y con  paciencia. Ahora somos nosotros los que valoramos el mérito que tienen los demás al correr con un tipo de calzado muy agresivo para los pies y ser capaces de estar así durante horas. Mención especial también a los tres ganadores de la categoría, unos verdaderos galgos, y  Karim, que con molestias en el pié y teniendo que bajar casi andando, tuvo el coraje de permanecer en carrera sabiendo que todos los ojos estaban puestos sobre el y acabar 4º. Podría haberse retirado.

Agradecer a Rafa Pobo su dedicación y mimo hacia los corredores en general y hacia los minimalistas en particular. A Álvaro Sánchez su apoyo durante todo el recorrido, y a mi hermano Moisés y a Karim sus risas y buen humor durante todo el fin de semana. El año que viene, más.

Entré en meta contento y sonriente, como siempre.
Entré en meta contento y sonriente, como siempre.

Clasificación MIM Pelegrins 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *