MAJ 2014, Sympathy For The Devil _ Por Ñusi Martos

No he tenido muy difícil elegir foto como portada de esta crónica. Lo que quiero reflejar con ella, es la gran fiesta que fue para mí la Maratón Alpina de Jarapalos celebrada el sábado pasado.  Y realmente, todas las fotografías que tengo, son claro ejemplo de ello. Por tanto….cualquiera es válida!

Que fui con ciertos miedos, todos lo sabéis. Una lesión en el aductor que no va ni “palante” ni patrás” me tuvo con dudas hasta el final. Tenía claro que no me impediría correr, pero me asustaba que la cosa empeorara demasiado dada la dificultad y dureza de esta carrera.  Parar mucho tiempo y alejarme de la montaña no es una idea que me guste ni pensarla. Escuché cada uno de los consejos que me distéis. Absolutamente todos. Pero al final me quedé con uno. Seguramente con lo que mis oídos querían escuchar. Pero también es cierto que la persona que me lo dio, es alguien a quien yo respeto mucho. Porque tiene gran experiencia como corredor de montaña, porque un día hace ya mucho tiempo nos paró los pies a Paqui y a mí, y porque poco tiempo después nos dio alas…. él sabe a lo que me refiero. Muchas gracias Antonio Er León, porque creo que llevabas razón. Las lesiones se curan olvidándote de ellas y disfrutando. Eso hice yo el sábado y créeme que no me siento peor!

Así que allí estaba yo, después de una noche horrible, con apenas dos horas de sueño, dispuesta a afrontar los casi 44 kms de un recorrido espectacular. Estando toda la familia Q, todo es más fácil. Los miedos se van y la energía empieza a invadir tu cuerpo.

familia Q

Pero cuando fui a recoger el dorsal, hubo algo que me hizo volver a dudar….mi número!! el 666, el mismitico diablo!! Uyuyuy…esto no podía ir bien! Miré a Paqui y le dije entre risas, “amiga, hoy no va a ser mi día, lo sabes no?” Y cambiando el chip rápidamente, no me lo tomé como una señal sino como un desafío! Yo llevaba algo en mi mochila mucho más fuerte que todo eso. Algo que me iba a dar más fuerza que todas las barritas energéticas!

Y después de los abrazos y desearnos suerte entre todos, comenzamos a correr. Paqui y yo juntas desde el primer momento cogiendo nuestro ritmo y absorbiendo todo el buen rollo que la gente que estaba allí animando nos transmitía. Y ver en seguida a nuestro amigo Juanma fue una alegría. En dos puntos de la carrera estuvo. Esperando a vernos a cada uno de nosotros. Dándonos ánimo y demostrando una vez más que es un tío muy GRANDE. Un gran Qualquiera.

ñusijarapalosCuando comenzamos a subir, es decir, desde el minuto uno, comencé a recordar la carrera del año pasado. Pensaba que la gran parte de aquellos 10 primeros kilómetros, los hice andando y ya sufriendo. Ahora no paraba de correr y con unas ganas tremendas de afrontar la distancia que me esperaba. Juanjo iba cerca de nosotras. Mi hermano Tite ya se despegó un poco pero aún lo veíamos enfilando aquellas cuestas. En mi mente el primer tramo de carrera. El corte en el km 10. A por él. Lo que tiene Jarapalos es que te crees que vas genial de tiempo, que te quedan pocos kms para alcanzar ese avituallamiento, y de repente, la montaña te pone en tu sitio y recorres apenas 2 kms en casi una hora. Así son las subidas, de vértigo!

10Pero al llegar arriba, la primera prueba estaba superada. Así que me sentí tranquila. Me encontré allí con mi hermano Tite. Era su primera Maratón Alpina. Iba muy bien. Y mientras charlábamos, llegaron Rocío Y Jovi. Creí que las habíamos perdido porque desde el principio miraba atrás y no las veía. Así que al verlas llegar me dio mucha alegría.

Lo que no sabía es que a partir de ese momento Jarapalos se iba a convertir en una fiesta. Si contenta iba yo de por sí,  el equipazo que formamos las 4 sin haberlo planeado, creo que nos benefició a todas y cada una de nosotras. Niñas que descubrimiento!

Mantener un ritmo exacto entre cuatro es complicado pero para eso llegó Rocío. Creo que ni Quirós nos ha chillao tanto en montaña….Era como habernos encontrado a su gemela… “la tía de la vara!” Quiros me grita para que aligere y Rocío para que frene….¡me van a volver loca! En cada subida, cuando la montaña nos tragaba entre sus zis zas rodeados de frondoso verde, en medio de aquel paisaje tan espectacular, sólo escuchaba un dulce sonido de fondo… qué maravilla oye… “Ñussiiiiiii!!!!! Dónde estás??? quieres parar ya?? Ñusiiiiiii!!!!” jajaja, yo me partía de risa, escuché a alguno hasta preguntarle “¿qué gritas tanto de Ñusi? Eso qué es??” Y ella decía, si se llama Mercedes! y ya el tío gritándome… Mercedes!!!! Si a esto le añado que conforme me iban viendo subir,algunos de los voluntarios en carrera gritaban: “corre que por ahí viene el mismo demonio!”, yo ya iba pensando… esto no puede ser! 😉 Me partía de la risa.

También nos pedía Rocío de vez en cuando, que miráramos atrás mientras corríamos, que nos iba a hacer una foto. Madre mía hacer eso en Jarapalos es muerte segura! Estábamos como para mirar!  Pero no nos pudimos reir más con ella. Se convirtió en la alegría de la huerta.

Y poniéndome un poquito seria, y es mi humilde opinión, creo que su actitud nos ayudó mucho a todas. A mí me dio mucha seguridad tenerla a mi lado, es mi fisio! A Paqui, que últimamente ha estado bajita de ánimo, creo que se lo subió hasta no alcanzarlo, y a Jovi, que iba fastidiada con la rodilla, le hizo hasta olvidarlo. Lo que yo digo, un equipazo.

Os dejo un vídeo que hice yo en el km 20. Era una pista y no había peligro. Lo veís? Pues así todo, de verdad. Nos lo pasamos GENIAL!

El segundo y último corte estaba cerca. Daban 5 horas para llegar al km 27. Y después de una de esas subidas interminables en las que es mucho mejor no mirar hacia arriba, lo alcanzamos en 4:20! Todo esto teniendo en cuenta las paradas necesarias que tiene que hacer una chica cuando está con “el mes”, las fotos y selfies de Rocío, y las paraditas para comer, está muy bien! Yo estaba súper orgullosa de lo que juntas estábamos consiguiendo.

Quiero compartir con vosotros algunas de esas fotos, para que podaís imaginar un poco, como vivimos esta carrera las cuatro juntas.

4 6 8 97 12  15 1714

Pues bien, una vez alcanzado este punto, falta aún un último gran esfuerzo. Llegar a las Antenas de nuevo. Aproximadamente el km 32, creo. Esa subida es muy, muy dura, y se hace más aún por todo lo que ya llevas en el cuerpo. Ahí ya hay que estar fuerte mentalmente, para pensar “si ya he llegado hasta aquí, puedo volver a subir lo que me echen”. Pero al terminar y comenzar a correr por una verea que ya te deja escuchar los ánimos de los voluntarios, el subidón que sientes es brutal. Realmente ya has alcanzado lo más duro de Jarapalos. El trabajo está hecho. En la imagen que adjunto a continuación del perfil de la carrera, podéis ver que así es. Cuando ya estás en el km 32, es cuando puedes empezar a pensar, que terminas con éxito la Maratón.

1380749_939600492734836_5971371557102795770_n

Además es justo en ese avituallamiento, cuando los voluntarios de la carrera, que son de 10 durante todo el recorrido,  ya están que se salen. Tienes que alcanzarlos subiendo un pequeño tramo de asfalto, y desde que te divisan ya te están gritando palabras de ánimo. Como si fueras el único en carrera. Toda su atención en ese momento para ti. Y cuando llegas te dan un abrazo…uffff esa cabrilla hija del gran Súper Paco, que arte madre mía! Y todos los que estaban a su lado. Elogiándote, diciéndote que pares a recuperar, come de esto, come de lo otro, bebe agua, ya lo tienes hecho….. se puede tirar la toalla así? Imposible!!!

Allí además me encontré a Juanjo. Iba muy bien, me informó de que mi hermano Tite iba por delante. Qué alegría saber de él. Sabía que haría la carrera sólo, y me preocupaba pensar cómo iría. Una vez reunidas y recuperadas las cuatro, continuamos para afrontar los último 12 kilómetros de Jarapalos. A pesar de la dureza y de que el cansancio ya hacía mella en nosotras, era una lástima que terminara. Y mientras tanto Rocío gritando… “Y esto es Jarapalos?? pues vaya, tampoco es para tanto!” Alguno la miró con una cara que tuvo que confirmarle que estaba bromeando!

Mientras bajábamos desesperadas en busca de la meta, yo miraba continuamente hacia atrás. Paqui me seguía sin despegarse, todas corríamos a pesar del cansancio, en fila india y sin despistarnos, hasta que llegamos al último avituallamiento. Quizás la pista que te lleva a él a pleno sol, fue lo que se me hizo más duro a estas alturas de la carrera. Allí Jovi me dijo que íbamos fenomenal de tiempo, que nos quedaban 5 kms y que era probable que llegáramos en 7 horas, 7 horas y cuarto. Ya le habíamos contado que la hicimos en 7:50 el año pasado. Pero esa es la misma sensación que yo tuve entonces y me equivoqué. Y aunque la desanimé un poco, le dije que esos últimos kilómetros se hacían largos. Aunque parezca que no en el trazado, hay que volver a subir, nada comparado con lo hecho hasta el momento, pero ahora ya cuesta mucho. Y hay que bajar también. Una bajada interminable que te lleva al asfalto para alargar la agonía durante un kilómetro y medio más. Pero entonces le dije que no importaba. Que esto ya estaba hecho. Que ahora sólo le quedaba disfrutar de estar a punto de conseguir ser finisher de La Maratón Alpina de Jarapalos!

Y así las cuatro corríamos y corríamos gritando, contentas, eufóricas…Vimos a lo lejos a Juanjo. Creo que le gritamos tanto que lo espantamos! Qué grande es madre mía. Sin apenas entrenar en montaña es la segunda vez que lo consigue y sólo!

Y llegamos al asfalto! Aquí si me alegro de verlo! Vaya que si me alegro! Es señal de que hemos llegado. Ya huele la meta! Jovi se resiente un poco, no puede apenas correr con su rodilla tan fastidiada. Así era como el año pasado yo llegaba. Rocío nos dice que tiremos Paqui y yo…y digo ¿cómo??? Despues de todo lo pasado ni de broma! Paqui y yo bajamos ritmo, esperamos, vamos como locas gritando que lo habíamos conseguido y un señor nos dice entre risas que nos van a echar de carrera por escanadalosas! Y así fue como llegamos, escuchando ya a todos los nuestros animándonos! Que momento tan feliz! Al final 7:35h, 15 minutos menos que el año pasado! Os dejo nuestro video de llegada a meta. Muchas gracias a Santi y a Pequi por grabarnos. Menudo recuerdo nos habéis dejado!

Estoy enamorada de esta carrera. Creo que volveré cada año y hasta que el cuerpo aguante. Y teniendo en cuenta que de mayor quiero ser como Súper Paco, todavía me quedan unas cuantas.   Duele? claro que duele. Pero nada comparado con lo grande que te hace sentir terminarla. Correr no es de cobardes, no señor. Correr esta carrera es de valientes, y desde el primero al último que logra hacerla, absolutamente todos son dignos de admiración. Cuanto me acordé en los momentos de sufrimiento de cada uno de mis compañeros. De todos los Q que allí estaban. En esos momentos estás sólo. Es tu propia lucha. Cada uno a su manera. Cada uno persiguiendo su propio sueño. Para unos terminarla en manada, para otros terminar en un tiempo concreto, otros quieren saber hasta dónde pueden llegar, otros quieren hacerlo aún temiendo a una lesión recién curada, y para otros el sueño es simplemente terminarla. Todos estuvisteis en mis pensamientos y fue una agradable sorpresa descubrir al llegar a meta, que TODOS, habíamos logrado alcanzarla.

Termino pues, dando mi enhorabuena a cada uno de vosotros. Y de forma muy especial a mi hermano Tite. Ha demostrado no sólo estar fuerte físicamente para consegurilo. También ha demostrado tener muy bien puesta la cabecita para haberlo hecho sólo. Eres admirable!

A mi querida amiga y compañera Paqui, decirle que se portó como una auténtica campeona. Tal y como yo necesito verla para no venirme abajo. Las circunstancias no te lo han puesto nada fácil, pero contigo no puede nada. Ha sido un auténtico placer para mí volver a compartir esta experiencia contigo. Y espero que lo hagamos muchas veces más!

paquiñusimeta

Y… pollitos!!! a vosotras daros las gracias por haberos unido a estas Maripuris, a las que les disteis la vida en plena carrera. Sois dignas de admiración. Vuestras dos primeras carreras en montaña han sido de 30 y 44 kms…casi na! Lo que es empezar la casa por el tejado! Pero vosotras juntas podéis con eso y con más, y no quiero yo ni pensar, entrenando, donde vais a llegar! Jovi, a tus pies, vaya carrera que te marcaste a pesar de tus molestias y como aguantaste el tipo sin rechistar. Rocío, qué máquina eres! Subes, bajas, corres, haces fotos, nos chillas, nos animas…puedes con todo joia!

Gracias a la organización. Matrícula de honor para todos ellos, por todo lo contado y por mucho más. Hay que vivirlo para saber cuanto te pueden llegar a dar. Increíble!

A Cualquiera Puede Hacerlo, a los Arapahoes al completo, gracias de nuevo y una y mil veces más, porque sin vosotros yo no tendría estas historias que contar. Familia, os quiero!

Ahora a curar bien esta lesión y…..NOS VEMOS EN LA MONTAÑA!!

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *