Las dos caras del Aneto (ultra trail 67 km), Por Antonio Er León.

Cuando a principio de año me plantee las carreras/retos que quería hacer ya decidí que este año intentaría hacer más cosas por montaña, menos asfalto y al menos un ultra trail por montaña para el verano, en principio iba a ser la SNUT (Sierra Nevada Ultra Trail) pero por distintos motivos al final nuestro club no la iba a hacer, así que decidí que el trail el Aneto era un buen reto. Conocía la zona y por fechas me venía bien.

Poco a poco se fue formando un grupo y al final fuimos 5 del Granada Ultra Trail, Emilio (el presi), Manolo, Pablo y Marga. La idea era hacer la carrera en equipo, pero solo se podía equipos de 3 y se decidió que Pablo y Marga fueran un equipo y el resto otro.

El grupo

El trail es muy bonito y discurre por los valles de Vallibierna y el valle de Benasque, haciendo una especie de ‘Y’ donde se sube por el valle de Benasque hasta su cruce en Senarta con el valle de Vallibierna y se sube pasando por el refugio de Coronas hasta el collado de Vallibierna, vuelta por el mismo sitio y subida hasta el collado de la Picada por el valle de Benasque. Después vuelta desandando el camino hasta Benasque.

El recorrido es precioso, pero a mí nunca me ha gustado repetir los recorridos, así que el 9 de junio pedí a la organización que me cambiara al trail de la vuelta al Aneto, 97km y casi 5000m de desnivel positivo. Pero que mala suerte haciendo un entreno el día 10 de junio, me hice un esguince. Así que no sin problemas me cambié y me descambié, haciendo al final las dos caras y no yendo en equipo.

La preparación para el trail no fue la que yo hubiera querido ya que al tener que recuperarme del esguince, he tenido que bajar el ritmo y hacer otras cosas como nadar o bicicleta. Pero al final creo que llegué más o menos bien. Y los diez días antes me los he pasado en el Pirineo y aunque no he podido correr todo lo que quisiera, he hecho entrenos largos y bonitos como la Killian Clasic.

No me enrollo mas y os cuento la carrera.

El día de la carrera los nervios me despertaron bien temprano, a las 5:30am, con lo que pude hacer todos mis rituales, como afeitarme… y a las 8:30 Pablo y Marga pasaron por mi para recoger los dorsales e ir a que nos miren las mochilas para ver si llevamos todo lo necesario. Cosa graciosa, cuando recoges el dorsal, nos pesan y nos miden para un estudio para la universidad de Zaragoza y me dicen que tengo el record de gemelo.

Yo sólo en la salida

La carrera empieza a las 11 en punto, con un cohete que espero oigan mi familia en el campin para calcular cuando pasaré por allí, como siempre son mi gasolina. Hay un ambientazo por las calles de Benasque y vamos todos juntos, muy contentos, haciendo bromas.

Al salir del pueblo, los 2 primeros km el recorrido trascurre paralelo a la carretera y al rio, pero pronto se mete a la derecha, dejando la carretera pero no el río. Es un carril fácil que va subiendo muy fácil y así llegamos al campin donde están nuestros animadores y nos dan el empujón y nos desean animo y fuerza para el resto del día. Este subidon, me hace despegarme un poco de Emilio y Manolo y al no verlos cerca decido que seguiré solo a mi ritmo y que ya nos veríamos.

A partir del Campin hasta el control de Senarta, es un camino que va al principio paralelo al río y luego se mete en la montaña para subir al nivel de la presa de Paso Nuevo, desde que salimos ya hemos hecho unos 300m de desnivel en unos 6km, por ahora esto es llevadero, pero ya empiezo a ver gente caminando.

En el control de Senarta, está en la pista que ya va hacia el valle de Vallibierna, pista que yo recordaba y sabía que no era muy pendiente. A unos 500m del control, esta mi primera sorpresa, dejamos la pista y seguimos la GR por una senda que sale a la derecha, será un km de buen desnivel para desembocar de nuevo en la pista. Llegamos a la pista y veo que todo el mundo anda, pero a mi me parece que se puede correr y así lo hago. Al verme pasar, algunos se animan y prácticamente compartiré la primera parte de la carrera con esta gente.

Paisaje de llegada a Refugio Coronas

La pista sigue como yo recordaba, no ganando mucha altura, hasta el refugio de Coronas, me vienen recuerdos de la buena noche que eche allí hace ya unos años, que diferente es todo de verano al invierno.

A partir del refugio, todo se empieza a complicar, el terreno pasa de una pista a un camino lleno de grandes piedras, pero por ahora vamos bien y disfrutando. Mi tobillo se va portando muy bien, pero voy asegurando mucho, no quiero sustos, no hace ni 2 meses que me hice el esguince.

Subiendo a Vallibierna

Lo peor es cuando llegamos a los Ibones de Vallibierna, ahí es cuando me cruzo con los primeros y ni ellos pueden correr aquí, rocas de granito enormes que hay que ir saltando y hasta escalando. Esta zona, aunque muy bonita, la verdad que lo pasé mal, tenía que ir super despacio y asegurando cada paso, eso y la altura, me hicieron llegar arriba con unas ganas de comerme un bocata enormes y así lo hice, con unas vistas increíbles y pensando en que había hecho la primera parte de la carrera, eran las 14:45, y para hacer 19km me había llevado casi 4 horas, pero esos 1600m de desnivel se notan.

En el collado de Vallibierna

 

Vistas desde Vallibierna

Después de mi bocata, un bote con sales, tiro para abajo y en la base del collado me encuentro con Marga y Pablo, van muy animados y les veo muy bien. Al poco me encuentro a Manolo solo y me comenta que Emilio viene un poco después con problemas de estomago. Pasa un rato hasta que me encuentro a Emilio, aunque me dice que va bien, no le veo muy bien.

Bajada de collado Vallibierna

Sigo para abajo con mucho cuidado y hasta la pista no empiezo a correr, aunque para ser sincero, hago ya partes andando, los peñones y la tensión me han machacado bastante. Pero el saber que en Senarta, estará mi gente me da ánimos, pero que sorpresa, llego y aunque esta la furgoneta no veo a Lara ni a los niños, los busco y no los veo, bajo al rio, vuelvo por la pista y no los encuentro, no me puedo ir, tengo que verlos, necesito mi empujoncito, pero no los veo, pierdo por lo menos 15 minutos dando vueltas, hubo una familia que hasta me dijo de adoptarme. Tanto busqué que al final me alcanzaron Pablo y Marga y un poco más tarde Manolo y decido seguir y resulta que habían seguido el camino y estaban más adelante y yo no lo pensé. Bueno, subidon de verlos y una coca cola fresquita que me dieron, me hace seguir y alcanzar pronto a los otros y seguir ya con Manolo. Este era el km 31, mitad de recorrido más o menos, un sitio clave y al que había que llegar entero. Yo llegué con muy buenas sensaciones y muchas ganas de afrontar la siguiente parte.

Apartir de Senarta, la carrera sigue por una pista ascendente y un trozo de unos 300m de asfalto para llegar a los Baños del Hospital de Benasque, edificio del balneario de Benasque, que por cierto es horrible. Desde aquí cogemos una vereda que va subiendo y en la que nos indicaron que debíamos coger agua. No subiría más de unos 2 o 3 km, pero se hace muy pesada, ya que nos empezamos a cruzar con la gente que hacían el maratón y los primeros de la vuelta al Aneto y las dos caras. Que maquinas, nosotros por el km 35 y ellos ya vuelven. Llegado a un punto la senda desciende hasta el Hospital de Benasque, donde hay mucha animación de familias y turistas y donde nos dan un vaso de caldito que aunque no estaba muy caliente, se agradece.

Desde el Hospital de Benasque, (precioso hotel de lujo y km 40), el camino es prácticamente llano durante un km y después hay unos 500m durillos y sigue bastante fácil hasta la base del collado. En esta parte aunque no es muy complicada Manolo va un poco más fuerte que yo y le digo que siga, que yo necesito ir a mi ritmo y más ahora con las fuerzas justitas. Voy subiendo a mi ritmo y me encuentro a Leonardo, un chaval de Granada que conocí en el trail de los Guajares, el tío va fuerte, de hecho quedó entre los 50 primero y me dice que me lo tome con paciencia que se hace largo. Sabio consejo que tomo al pie de la letra.

Vista glaciar Maladeta

Hasta ahora el tiempo nos había respetado, salvo uno o dos chaparroncillos muy leves y una granizada al pasar por el Hospital de Benasque, pero en la base del collado de Picada, decido de que es el momento de abrigarse, ya son casi las 9 de la noche y empieza a refrescar. Mientras me abrigo y miro las increíbles vistas del glaciar de la Maladeta veo a Marga y Pablo, así que decido comer algo y esperarlos, para hacer el puerto juntos, pero Marga va un pelin más lentita, así que al final sigo solo.

Al final Manolo me saca 12 minutos en el puerto y me lo encuentro cuando a mi me queda poco y dice que me espera en la base del collado, porque hace frio y para bajar con luz. Cuando corono, las vistas hacia el otro valle son increíbles y hace un frio considerable, charlo un rato con los del control que se parten de risa al ver en mi dorsal que he puesto “Er Leon”, ya que con tanto cambio no me pusieron el nombre. Y tiro para abajo rapidísimo, atrochando e intentando que no se me haga de noche, pero al final del todo, anochece y aún con el frontal me paso la vereda y me bajo hasta el llano, donde alguien que no consigo ver, me indica por dónde ir, eso si, atravesando una lagunilla, con agua hasta las rodillas.

Con tanto lio, no encuentro a Manolo y empiezo a tirar rápido para abajo, pensaba que ya todos irían por delante y eso me hace correr más para ver si los pillo. Hay un momento en que alcancé una pareja y en la oscuridad creía que eran Marga y Pablo, pero no. Así que seguí tirando hasta el control del hospital, donde tampoco encuetro a nadie, así que me tomo 2 calditos de los que da la organización y para arriba, que ahora toca subir a los baños.

Hasta los baños es una vereda estrecha, que yo hago trotando con precaución y esto hace que me adelanten algunos, pero una vez cojo la pista, bajo corriendo a lo que puedo y adelanto a muchísima gente. Ya sabía que terminaba y miré el reloj y vi que llevaba 13 horas, así que decidí que tenía que llegar antes de las 14. Y así lo hice, corrí bastante rápido en los últimos 22km y al final llegue un minuto después de Manolo, pero eso no lo supe hasta verlo en la meta, una pena, podríamos haber llegado juntos como hicimos en Jarapalos.

Una gran experiencia, por ser un trail de autosuficiencia en el que has de llevar todo y con grandes desniveles 3870m positivos. El sitio espectacular y como siempre, lo mejor, tener a mi equipo animador conmigo, Lara, Hannah y Oli, sin vosotros no sería lo mismo.

Crono final

Antonio Er León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *