Barefoot somos todos

Pocos son ya los corredores que no han oído o leído algo sobre el barefoot. Poco a poco este término ha ido imponiéndose y en el se engloba a todo lo relacionado con el minimalismo y el descalcismo, aunque realmente de descalcismo no habla casi nadie, ya que lo que realmente importa a los corredores (y así lo saben las partes interesadas) son las zapatillas, todo lo demás da igual. Se sigue pensando  que si antes no se usaban zapatillas o si siguen sin usarlas determinadas culturas, es porque no tienen acceso a ellas, no porque no las necesiten (al menos lo que en occidente entendemos como zapatillas de running).

Hay mucha gente que está conociendo esto del barefoot precisamente por eso, por las zapatillas, toda vez que las marcas ya se han tirado al mercado minimalista a saco, sabedoras de su tremendo potencial. Esto ha hecho que mucha gente piense que esto no es más que una nueva moda o tendencia en el calzado impuesta por las marcas comerciales  en su afán de innovar y vender más, pensando por lo tanto que es algo que acabará pasando, como todas las modas. A toda la gente que piense esto conviene recordarle que el barefoot se está imponiendo o al menos dándose a conocer de forma masiva a pesar de las marcas y  no gracias a ellas. Conviene recordarles que están siendo los propios corredores con sus propias experiencias los que están haciendo que otros corredores se interesen por esto, y que sólo una vez que la evidencia es  apabullante e imposible de frenar, las marcas han decidido entrar en el juego. Por lo tanto, esto no es una moda impuesta por las revistas ni por las grandes marcas de zapatillas (alguna aún sigue renegando incluso), el barefoot ha existido siempre y ahora es más conocido gracias a internet y a los propios corredores. 

Otra de las confusiones que está trayendo la popularización del barefoot es el consideralo una forma distinta de correr, como si fuera una alternativa dentro del running. Cada vez es más frecuente encontrarme por las redes sociales a gente que me dice, “yo no soy barefoot, pero os respeto”, o “yo no soy barefoot, pero tiene su lógica”, o cosas por el estilo. Ante esto, sólo cabe decirles una cosa: TODOS SOMOS BAREFOOT.

El barefoot no es nada nuevo. El barefoot no es nada inventado. El barefoot no es una corriente, filosofía o una manera alternativa o distinta de correr. El barefoot sólo es correr, nada más. El barefoot es correr como animales humanos que somos. Todos los animales corredores corren de una manera determinada por su anatomía y su biomecánica, perfeccionada y pulida a lo largo de millones de años de evolución. Un caballo corre como un caballo,  un gato corre como un gato y un humano corre como un humano, no hay más que hablar. 

Lo que sí es una moda que dura ya 40 años es correr haciendo jogging, es decir, correr con un calzado muy amortiguado y con un talón muy elevado que te hace impactar primero con el talón, muy por delante de nuestro centro de gravedad y con la pierna estirada. Una moda que hace que hace que el 80% de los corredores se lesionen cada año y que muchos de ellos acaben por dejar de correr. Yo no digo que así no se pueda correr, evidentemente se puede (si llevas el calzado diseñado para ello, claro), lo que digo es que a esta manera de correr es a la que hay que ponerle etiquetas o considerarla una moda (jogging, correr de talón, correr amortiguado, etc.) porque así es como se creó, como una alternativa o forma distinta de correr a como corrían los seres humanos. Cada uno es muy libre de correr como quiera, faltaría más, pero que tenga claro que sólo existe una manera de correr como un ser humano, y esa manera es la manera de correr que evita las lesiones, una manera de correr que se ha ido perfeccionando durante millones de años y que todos podemos realizar con comodidad y naturalidad. Si alguien no lo ve claro, que coja a un niño de 2 o 3 años y se ponga a correr con el, a ver cómo corre el niño y a ver como corre el adulto.

En este espectacular vídeo se puede ver correr a dos de los más grandes corredores de la historia, Tergat y Gebrselassie. Observad donde pisan y cómo pisan. ¿Son barefoot? ¿Son minimalistas? Sólo son seres humanos corriendo como corren los seres humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *