¿Atado tradicional o sistema ATS?

Sois muchos los que me habéis preguntado sobre mis preferencias a la hora de atarme las sandalias, sobre si prefiero el atado tradicional o el sistema  ATS (All Terrain Strapping) original de LUNA Sandals.

Hace ya casi dos años (se cumplirán en febrero) que no me pongo ningún tipo de zapatilla para correr sea cual sea el terreno, montaña o asfalto. En asfalto unas veces corro descalzo y otras con el modelo Venado y en montaña siempre  con las Oso o con las Mono. Además, salvo cuando es estrictamente necesario, siempre voy con sandalias para el día a día, normalmente con las Mono.

Durante estos dos años he tenido tiempo más que suficiente para adaptarme a correr con sandalias y con los dos tipos de atado, pero si no es por el sistema ATS de LUNA jamás hubiera empezado a correr con sandalias, ya que me veía incapaz de conseguir atarme las sandalias con el sistema tradicional. Cuando probé mis primeras Venado en febrero de 2013 (las acabo de jubilar ahora, son las de la foto de más abajo) y comprobé lo fácil que era ajustárselas y lo cómodo que iba, supe que iba a pasar mucho tiempo antes de que volviera a ponerme algo cerrado en los pies para correr.

A principios de este verano comencé a probar  el atado tradicional, por buscar nuevos desafíos y sensaciones. También porque en las Oso que usaba se rompieron las cintas por el desgaste, por la zona que va entre los dedos (saltó la pieza que va debajo de la suela). Como no tenía otras Oso, seguí usándolas pero con atado tradicional.

La primera salida larga en montaña con ellas fue una salida dominguera con los arapajoes por Sierra Nevada, y aunque tuve que parar varias veces durante el recorrido para ajustármelas, las sensaciones fueron muy buenas y agradables. Me sentí como un verdadero indio saltando por el monte con las sandalias atadas de esa manera. Iba probando diferentes maneras de atármelas.

Durante el verano sustituí el sistema ATS de una de mis Venado (la izquierda) y le puse el atado tradicional, de manera que estuve corriendo todo el verano con la sandalia de un pie atada de manera tradicional y la otra con el ATS. Cuando salía al monte usaba el atado tradicional con las Oso viejas y el ATS con las Oso nuevas, aunque las nuevas las usaba sólo en carreras. Este 2014 he corrido bastantes carreras, todas en montaña y todas con sandalias, entre ellas 3 ultras (Tabernas, MIM y Sierra Nevada), y aún me queda por hacer el maratón alpino Jarapalos el mes que viene.

En carrera siempre he llevado el atado ATS, ya que me aporta seguridad en cualquier tipo de terreno y se que la sandalia no se va a mover en bajadas o subidas. Con el paso de las horas, basta con apretar la correa alguna vez si es necesario, al igual que en unas zapas te aprietas los cordones. Con el atado tradicional, ante cualquier molestia o necesidad de ajuste, tienes que desatarla entera y volver a atarla de nuevo, perdiendo mucho más tiempo. Además, si se mojan (algo habitual en las carreras o ultras por montaña) las cintas pueden perder tensión y hay que volver a ajustárselas, siendo mucho más fácil y rápido hacerlo con el sistema ATS que con el tradicional.

En asfalto sin embargo empiezo a ir más cómodo y a gusto con el atado tradicional. La sensación de llevar el tobillo sujeto y de no llevar ningún broche o pieza de plástico contra el pie es muy agradable. También tengo la sensación de ser más “tarahumara”, más sencillo, y me gusta el ritual que supone atarlas antes de salir a correr,  despacio y a conciencia, como si me estuviera preparando para una batalla o algo así. Y como en en asfalto los movimientos son mucho menos bruscos que en montaña, cuando das con tu ajuste correcto no necesitas tocarlo ni reajustarlo más. Ya veremos que tal en las próximas carreras que haga en asfalto calzado.

Así que ya veis, cada sistema tiene su encanto y su utilidad, y para mi lo bueno es poder usar y alternar uno u otro disfrutando de diferentes maneras. Habrá quién no se encuentre a gusto con el ATS porque le molesten los broches o porque se le deslicen, así que a esos les recomiendo que prueben el tradicional. El atado tradicional supone mayor tiempo de adaptación y una mayor experiencia, pero una vez te haces a el es bastante sencillo de hacer y muy cómodo.

Os dejo un vídeo donde os muestro la manera que tengo yo de atarme las sandalias al estilo tradicional. Es una mezcla de la manera de atado  que he visto en algunos vídeos de corredores tarahumara, entre ellos uno de Arnulfo, y otros vídeos de Patrick Sweeney. Hay muchas maneras de hacerlo, incluso un aliciente más es ir cambiando la forma en la que  lo haces cada vez.

¿Y a ti cómo te gusta más atarte las sandalias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *